Crónica

Cafés Candelas coge aire en un competido pero desacertado derbi gallego

Cafés Candelas Breogán se llevó el derbi gallego contra Monbus Obradoiro (69-56) en un partido en el que los lucenses llevaron la iniciativa desde el salto inicial. Sergi Vidal, jugador clave con 12 puntos, cuatro asistencias y cuatro rebotes

Aleksandar Cvetkovic, hacia dentro (ACB Photo / J. L. Vega)
© ACB Photo / J.L. Vega
  


Lugo, 27 Oct. 2018 (EFE).- El Cafés Candelas Breogán se ha impuesto este sábado en el Pazo dos Deportes de Lugo al Monbus Obradoiro por 69-56 en un reñido duelo en el que ha sido el primer derbi baloncestístico gallego en la Liga Endesa en 17 años y que ha tenido más brillo en las gradas que en la cancha.

El pundonor de Nacho Llovet ha sido el clavo ardiendo al que se ha aferrado el Monbus Obradoiro a lo largo de todo el encuentro ante la falta de acierto de sus figuras, pero no ha bastado para imponerse a un Cafés Candelas Breogán con un gran trabajo coral y que ahora coge aire para salir de la parte baja de la tabla ante un presumible rival directo.

El último derbi gallego se remontaba a la temporada 2000-01 y la euforia por un nuevo derbi se ha notado en la expectación que ha despertado el evento, capaz de llenar con casi 5.000 espectadores un Pazo dos Deportes que ha recibido con una sonora pitada a Moncho Fernández, otrora parte del cuerpo técnico del equipo local y hoy entrenador del Monbus Obradoiro.

Tras una interpretación del himno gallego rematada con atronadores cánticos de "Fogar de Breogán" comenzó el encuentro, marcado en sus primeros compases por el alto ritmo impuesto por ambos equipos, que, sin embargo, no estuvo acompañado de acierto en el lanzamiento.

La defensa con constantes cambios de los locales desconcertó al conjunto compostelano, que no fue capaz de sacar ventaja de los emparejamientos favorables de sus hombres altos en la pintura, mejor castigados en el otro aro por los jugadores del Cafés Candelas Breogán.

La lesión de Tarence Kinsey a los dos minutos empañó un comienzo de partido favorable para los hombres entrenados por Natxo Lezkano, que gozaban de una ventaja de ocho puntos (10-2) mediado el primer cuarto, sostenida hasta el final 16-9.

En el segundo período, el ritmo del partido se trabó con la entrada de las segundas unidades y la sucesión de faltas personales en ambas canastas, ya que ambos equipos entraron en bonus antes de que transcurrieran los primeros cuatro minutos.

De este modo, ante unos ataques cada vez más desacertados y unas circulaciones de balón atrancadas, los tiros libres se convirtieron en la forma de sumar para ambos conjuntos y mantuvieron un tanteo bajo que reflejaba 25-17 en el marcador a tan solo dos minutos y medio del descanso.



Con tan solo cuatro tiros de campo acertados y un 16% de acierto concluía la primera mitad para un Monbus Obradoiro que caía derrotado por 31-18 ante un Cafés Candelas Breogán sin estadísticas mucho mejores, apenas 10 aciertos de 28 intentos.

Las tornas del partido cambiarían momentáneamente tras la reanudación, puesto que dos triples consecutivos de Kostas Vasileiadis serían contrarrestados por otro de Alec Brown y un dos más uno de Jerome Jordan para elevar el marcador hasta 36-24 con apenas minuto y medio de juego.

El Cafés Candelas Breogán salió indemne de este intercambio de golpes y fue capaz de mantener su ventaja en cifras similares a tres minutos de la conclusión del tercer cuarto, cuando Sergi Vidal clavó un triple que puso el 44-32 y provocó que un exasperado Moncho Fernández recurriese a un nuevo tiempo muerto.

Una bandeja fácil para Lucio Redivo mantuvo la máxima diferencia a favor del Cafés Candelas Breogán, trece puntos para cerrar el tercer cuarto, concluido con un tanteo de 51-38 y un igualado parcial de 20-20.

Los arrestos del Monbus Obradoiro para voltear el partido en el último cuarto no obtuvieron el éxito deseado pese a ser capaces de situar al Cafés Candelas Breogán en bonus de faltas cuando apenas habían pasado dos minutos y de acercarse a tan solo cuatro puntos merced a un parcial de 0-8 (55-51 con 5:41 por jugarse).

En esos momentos, el Cafés Candelas Breogán encontró en su defensa y en su dominio interior la capacidad de mantenerse a flote y sellar una victoria encarrilada gracias a la muñeca de Aleksandar Cvetkovic y al liderazgo de Vidal, el más destacado de los celestes junto a Redivo, y finalmente fijada en 69-56.

Este resultado da al conjunto lucense su segunda victoria de la temporada, las dos en casa, y lo iguala en la tabla con el Monbus Obradoiro, ya que ambos equipos presentan un global de 2-4.

69 - Cafés Candelas Breogán (16+15+20+18): Cvetkovic (10), Kinsey (0), Vidal (12), Brown (8), Gerun (5) -cinco inicial-, Díaz (0), Belemene (2), Löfberg (9), y Sulejmanovic (2), Redivo (12), Jordan (9).

56 - Monbus Obradoiro (9+9+20+18): Llovet (14), Brodziansky (6), Obst (3), Pozas (0), Vasileiadis (11) -cinco inicial-, Sàbat (6), Stephens (0), Spires (10), Navarro (0), Hlinason (1), Singler (5).

Árbitros: Conde, Perea, Sánchez Sixto. Sin eliminados.

Incidencias: Partido correspondiente a la sexta jornada de la Liga Endesa disputado en el Pazo dos Deportes de Lugo ante 5.327 aficionados.