Artículo

Beqa Burjanadze en "Tirando a fallar": "Imposible no es nada"

Beqa Burjanadze pasó por los micrófonos de "Tirando a fallar", donde repasó la situación del Delteco GBC y recordó su historia de superación

ACB Photo/U. Murillo
© ACB Photo / U. Murillo
  

Redacción, 22 abr. 2019.- Este domingo, en "Tirando a fallar", José Manuel Puertas entrevistó a Beqa Burjanadze, líder de un Delteco GBC que sigue peleando por salir de los puestos de descenso.

El jugador georgiano repasó la actualidad de su equipo y recordó la dura historia que ha tenido que atravesar a lo largo de su vida hasta alcanzar el momento que está viviendo en la actualidad, en el que se ha convertido en el líder de un equipo que ha experimentado una clara mejoría en las últimas jornadas.


"Imposible no es nada"

"Cada miembro del equipo lleva dentro el ADN de no rendirse. Nadie da por hecho que vamos a descender, todavía tenemos nuestras oportunidades y esa mentalidad la hemos tenido incluso con las malas rachas y los altibajos. Somos positivos y pensamos que se puede lograr el objetivo. Hay que seguir.

Desde el principio de temporada ha sido duro para mí. He vuelto después de casi dos años sin tocar balón, saliendo a disputar una competición tan dura como ésta. No he tenido pretemporada con el equipo, ni tiempo de prepararme física y mentalmente. Por eso me ha costado, pero con paciencia y trabajo diario y con la ayuda de entrenadores y compañeros, he logrado encontrarme cada vez mejor.

He tenido en mi vida muchos momentos muy malos, he estado en situaciones muy complicadas en las que todo el mundo decía que era muy complicado salir. Pero aquí estoy, disponible y capaz de jugar al basket y de estar donde estoy. Sólo puedo dar gracias a las personas que me han ayudado en este camino.

Imposible no es nada, eso me ha enseñado mi vida. Nosotros no hablamos de lo imposible, menos ahora que estamos empatados con dos equipos a 8 victorias. Somos muy positivos y estamos con mucha ambición.

En mi vida una de las mayores lecciones que he aprendido es lo que expresa la frase "Strongs never quit" ("los fuertes nunca se rinden"). Esas palabras me definen.

Shota Kratsashvili es el que me salvó la vida. Es un abuelo muy cariñoso y muy amable. Es una especie de curandero de un pueblo de Georgia, que me curó cuando me lesioné los talones a los 8 años, cuando la cirugía y los doctores no fueron capaces de ayudarme. Él volvió a ponerme en pie, con sus cremas, en 15 días.

Sigo en contacto con él, nos llamamos muchas veces y las veces que he ido a Georgia le he visitado. Ahora sus tratamientos los siguen sus hijos y muchos deportistas acuden a ellos.

Mi madre lo vendió todo para pagar mi tratamiento en Alemania y me llevaba a su espalda cuando yo no podía apoyar la pierna. Es una mujer muy fuerte, no solo físicamente, también mentalmente".