Supercopa Endesa 2019

Crónica

Adecco Estudiantes en semifinales tras derrotar al Madrid (85-90)

El Adecco Estudiantes jugará las semifinales contra el Tau Cerámica, paseará su camiseta por la próxima Euroliga y volverá a buscar un sitio en la final de la Liga ACB con el Real Madrid de vacaciones, inédito en las tres competiciones que ha disputado

Los dos equipos han luchado duro por llevarse la victoria, que al final fue para el Estu (Foto EFE)
© EFE
  
  • Estadísticas del partido

  • Resumen de jugadas

  • Carta de tiro

  • Evolución del marcador

  • Cincos en pista

  • Cuadro de Playoff


  • Por Jorge Muñoa. Madrid, 13 mayo 2004 (Efe).- El Real Madrid respondió al ultimátum que tenía encima con orgullo, pero sin resolver sus grandes lagunas, esparcidas por ambos lados de la cancha. Le cuesta atacar y para proteger el aro sufre un verdadero calvario. Si no fuera por la decisiva influencia que el factor psicológico ejerce sobre el rendimiento individual y colectivo, los blancos habrían entrado en barrena sin remisión. Después de todo, así terminaron. Rotos, destrozados.

    Pero en un equipo donde juega el estadounidense Elmer Bennett siempre hay un rincón para la esperanza. El base catalizó la precipitación que se adueñó del inicio y consiguió, pese a los errores ofensivos y el recurrente problema que el poder reboteador estudiantil plantea a los blancos, abrir una pequeña brecha (13-9 m.7).

    El banco local ya había tenido que modificar antes de tiempo su quinteto y dar entrada a Antonio Bueno para ganar pujanza en las alturas. Bennett, sin embargo, es humano. El cansancio que acumula en sus piernas salta a la vista. Lucas Victoriano le dio respiro y, acto seguido, el Madrid volvió a perderse.

    Del 13-9 con Bennett pasó al 17-22 que cerró el primer cuarto con los últimos nueve puntos visitantes anotados desde la línea de personal. La escapada colegial terminó con 19-27 (m.13), justo en el momento en que el norteamericano regresó al parqué.

    El Madrid renació de nuevo guiado por el base de Memphis. Un parcial de 13-4 cambió el signo del choque (32-31), pero en los prolegómenos del descanso salió a relucir la sobrecarga de minutos que pesa sobre el estadounidense. Cuando las piernas se paran también se bloquea la mente. Dos pases seguidos entregados al contrario, pases que Bennett raramente falla, dieron al Adecco Estudiantes la oportunidad de marcharse al descanso con ventaja (36-40).

    Los azules seguían explotando sus bazas con inteligencia, a la espera de que el paso del tiempo y la ansiedad hicieran mella en su rival. Bennett salió dispuesto a comerse a quien se le pusiera por delante. La ambición y el afán por multiplicarse para tapar las carencias de los suyos acabaron por pasarle factura. En el minuto veinticinco le cayó la cuarta personal y tuvo que salir del campo. Más armas para el Adecco Estudiantes.

    El Madrid debió verlo todo perdido porque la marcha del yanqui le sacó del pozo. Los blancos sufrieron una metamorfosis instantánea, sorprendente. Empezaron a defender con el corazón, a pelear con el alma, a mostrar, por fin, deseo, lo único que podía llevarles al quinto partido en vista del 59-62 en vigor a falta del último periodo.

    El milagro sin Bennett sonaba a utopía y Bennett salió de la banda para batirse el cobre. La madre de todas las batallas le esperaba sobre la pista y, también, aunque no quisiera verlo, la derrota.

    El adversario, impasible, manejó sus posiciones con frialdad, astucia y acierto (66-76 m.36). Sentía la fuerza de los ganadores, de los que se saben superiores, de los que creen en la victoria. Sentía el final de la eliminatoria muy, muy próximo, y el final llegó, las semifinales también y, con ellas, el billete para la Euroliga.

    Hernández: 'Ha habido corazón y equipo'

    José Vicente Hernández, entrenador del Estudiantes, resaltó el trabajo de su equipo para eliminar al Real Madrid con argumentos ajenos a la estadística, "el corazón y el equipo", que al final ha supuesto un 3-1 sobre el conjunto blanco.

    "Estoy muy contento por el trabajo que se ha hecho. En ´play-off´ no es normal jugar de maravilla. Es muy extraño porque los partidos se ponen broncos. A lo mejor no hemos hecho un gran baloncesto, pero ha habido un gran convencimiento por parte del equipo, ha habido corazón y ha habido equipo, cosas que no están en las estadísticas", explicó el preparado colegial

    "Estas situaciones hay que disfrutarlas. Hemos ido minuto a minuto, partido a partido, sabiendo que estábamos haciendo lo que teníamos que hacer. Nos hemos desviado de nuestra línea muy pocas veces en esta eliminatoria. El objetivo estaba delante de nuestra cara y no hemos pensado en ninguna otra cosa. Ni siquiera sé cuando jugamos el próximo partido", continuó.

    Hernández desea que sus jugadores "sigan disfrutando cada rebote, cada defensa, cada minuto, cada situación, que no sientan ninguna ansiedad. Hay que cumplir todos los días y el Estudiantes ha cumplido todos los días, trabajando un día detrás de otro. Hay que estar todos contentos".

    Jiménez: 'Sabemos que tenemos opciones ante el Tau

    Carlos Jiménez indicó que "ha sido una serie muy igualada, de mucha presión y después de arreglar el error del primer partido el equipo sabía que una de las claves era aguantarles".

    "En el momento que nos fuimos al descanso con cuatro puntos de ventaja sabíamos que la ansiedad ya no nos iba a afectar. Era una cuestión de sensaciones", comentó el internacional español.

    "Han sido tres partidos de ´play-off´. Los dos equipos nos jugábamos muchísimas cosas, no sólo luchar por el título de Liga. Teníamos ganas de revancha por la eliminación de la ULEB y quizá esa haya sido una de las claves de nuestra regularidad", afirmó Jiménez.

    Al alero estudiantil le gustaría "que este no sea el mejor momento de forma del equipo y todavía esté por llegar. Si no es el mejor, es uno de los mejores de esta temporada y ha llegado en el instante justo".

    "No había ningún planteamiento de llevar los partidos a lo físico, es que era un ´play-off´ y la tensión te hace jugar más fuerte y que haya más roces", defendió el jugador madrileño.

    Jiménez desea "disfrutar un poco de esta victoria antes de empezar a pensar en el Tau. El Estudiantes ha ido minuto a minuto, partido a partido".

    "Al Tau en Vitoria y el Tau nos ganó en Vistalegre. El equipo cree en sus posibilidades y, sin menospreciar al Tau, sabemos que tenemos nuestras opciones", adelantó Jiménez.

    Lamas: 'Hemos ganado batallas, pero no guerras'

    El argentino Julio César Lamas, entrenador del Real Madrid, reconoció que su equipo ha sido capaz "de ganar batallas, pero no guerras" a lo largo de toda la temporada, marcada decisivamente por la derrota en la final de la Copa ULEB, que marcó el punto de inflexión de su equipo en el tramo final del campeonato.

    "Hay que valorar y reflexionar y en unos días más se podrá tener una mejor valoración de la temporada, más meditada que ahora. El equipo, sus resultados, han mejorado respecto al año anterior, pero hemos alcanzado para ganar batallas, no guerras", apuntó el suramericano.

    Lamas reiteró que "el equipo ha mejorado a lo largo del año y ha habido fases en las que ha jugado muy bien. Sin embargo, después de perder la final de la Copa ULEB no ha vuelto a alcanzar el nivel que tenía", admitió el técnico blanco.

    "El partido -el último de la serie contra el equipo estudiantil- fue muy duro, muy intenso, como todos contra el Estudiantes. El acierto que tuvieron en el último cuarto, sobre todo desde la línea de tres puntos, definió el final que ha habido", dijo.

    El argentino aseguró que "todos hicieron lo máximo posible, entrenaron bien y trabajaron bien, aunque no se llegó a recuperar la fluidez en el juego que tenía hasta llegar a la final de la ULEB".

    "Las guerras hubieran sido llegar a la Euroliga o ganar la ULEB y no tuvimos la capacidad. Ahora mismo, honestamente, creo que es lo que ha sucedido en la temporada. En cuanto a los resultados, aunque han sido mejores que en los últimos tiempos, no han alcanzado", asumió Lamas.

    El técnico madridista apuntó que, próximamente, llegará la hora de analizar el rendimiento de cada jugador y planificar la próxima temporada, en la que no entrarán "aquellos que no hayan cumplido con las expectativas del club".

    Herreros: 'Estoy orgulloso de mi trabajo, pero no satisfecho'

    Alberto Herreros, capitán del Real Madrid, compareció ante la prensa en una noche muy dura para los blancos, minutos después de caer eliminados en cuartos de final ante el Estudiantes, y aseguró cerrar la temporada "orgulloso" de su trabajo personal, pero sin la satisfacción de haber alcanzado resultados colectivos.

    "El partido lo dominó el Estudiantes, pero el Madrid siempre tuvo opciones. Ellos estuvieron acertados en un par de acciones que volvieron loco al equipo. Es una pena porque el equipo quería el quinto partido y pasar a semifinales, pero aquí nos hemos quedado", lamentó el capitán blanco.

    "Ahora no tengo la cabeza para pensar si voy a seguir o no voy a seguir. Sólo me preocupan mis compañeros", prosiguió Herreros, que restó importancia a las acciones tensas del choque: "Nos estábamos jugando mucho y es normal, es algo que pasa en todos los equipos. Ha habido confrontaciones, pero no tiene mayor importancia. Somos profesionales y aquí todos vamos a lo mismo".

    "A lo mejor, por la importancia de lo que nos jugábamos quizá se han dicho cosas más altas que otras, pero no pasa nada", insistió el jugador madridista.

    Herreros explicó que "la derrota en la final de la Copa ULEB hizo mucho daño al equipo. Ahora cada uno tiene que pensar si ha dado todo al equipo y quien lo haya hecho debe estar satisfecho".

    "Todos estábamos ilusionados y con ganas de jugar los cuartos contra Estudiantes. A veces las cosas te salen mejor y otras peor. Yo personalmente estoy orgulloso porque he dado todo por el equipo", afirmó.

    Herreros señaló que "es una tontería decir que el Real Madrid no está en semifinales por culpa de los árbitros", aunque admitió que no entienda algunas cosas.

    "No comprendo que cada vez que pitan una falta miren a nuestro banquillo. Eso es que buscan algo. Lo que tienen que hacer es pitar lo que ven y nada más", defendió.

    Herreros también hizo autocrítica: "No he estado acertado en los dos últimos partidos, pero estoy orgulloso del trabajo. Satisfecho no estoy porque estamos fuera. Si hubiéramos jugado todo el año con la intensidad que tuvimos en algunas fases de este partido a lo mejor habíamos acabado de otra manera".

    "La palabra fracaso es muy dura, es una palabra que me suena muy fuerte. Hemos jugado una final europea, que hace muchos años que no se lograba, y la perdimos. La palabra fracaso suena bastante dura", agregó.

    Bennett: 'Estudiantes ha merecido pasar'

    El base estadounidense Elmer Bennett recordó que "en un Madrid-Estudiantes siempre se lucha hasta el final. El Estudiantes ha merecido pasar a semifinales, pero ahora mismo es muy duro hablar de este partido".

    "Hicimos todo lo que pudimos, pero yo estoy satisfecho con mi trabajo y con el trabajo de mis compañeros. Cuando haces todo lo que puedes hay que estar satisfecho, no por los resultados, pero sí por el trabajo. Después de perder la final es normal tener un bajón, pero en los últimos partidos todo el mundo ha trabajado a tope por el mismo objetivo y para hacer un buen baloncesto", recalcó el norteamericano, el mejor jugador blanco a lo largo de toda la temporada.

    85 - Real Madrid (17+19+23+26): Bennett (14), Herreros (1), Stojic (11), Fotsis (24), Kambala (13) -cinco inicial-, Bueno (2), Mumbrú (9), Victoriano (-), Suárez (-), Núñez (3) y Burke (8).

    90 - Adecco Estudiantes (22+18+22+28): Brewer (10), Misó (4), Jiménez (6), Reyes (11), Patterson (8) -cinco inicial-, Jasen (8), Iturbe (7), Azofra (11) y Loncar (25).

    Arbitros: García Ortiz, Hierrezuelo y Perea. Excluyeron por personales a Herreros (m.36), Jiménez (m.37), Stojic (m.38), Patterson (m.38), Bennett (m.40) y Kambala (m.40). Señalaron técnica a Burke por hacer comentarios (m.10) y al banquillo madridista, en dos ocasiones, por protestar (m.30 y m.38).

    Incidencias: cuarto encuentro de las eliminatorias de cuartos de final por el título de la Liga ACB disputado en el Pabellón Raimundo Saporta ante unos 5.000 espectadores.