Nota de agencia

Perasovic, un loco del basket que llega al Caja San Fernando

El desde ayer nuevo entrenador del Caja San Fernando, Velimir Perasovic (Split, Croacia, 09/02/1965), llega al conjunto sevillano con un cuarto de siglo de baloncesto bajo el brazo y el reto de prolongar en su estreno como técnico, los logros que consiguiera como jugador

Perasovic ha cosechado grandes éxitos en su carrera como jugador (Foto EFE)
© EFE
  

Sevilla, 20 mayo 2004 (Europa Press).- De hecho, al balcánico no le interesó para nada el ´basket´ en sus comienzos, ya que prefería el fútbol, pero, debido a su estatura y cuando tenía 14 años, sus amigos del colegio le pidieron que echara una mano en el equipo, en el que alcanzó desde el comienzo la condición de máximo anotador que tantas veces tendría luego como jugador profesional.

De la escuela pasó a la Jugoplastika y, aunque la primera prueba no fue de su agrado los ojeadores del club insistieron hasta que, finalmente, ´Peras´ terminó por quedarse para debutar con el primer equipo en 1979 y convertirse en uno de los jugadores estrellas de su país hasta 1992.

Con la ´Jugo´ Perasovic alcanzó sus primeros éxitos: tres Copas de Europa (89, 90 y 91), cuatro Ligas Yugoslavas (88, 89, 90 y 91), dos Copas de Yugoslavia (90 y 91) y una Copa de Croacia (92), en la que fue sin duda la mejor generación del baloncesto yugoslavo.

Su pase a España se produjo en la temporada 92-93, en plena guerra de los Balcanes y con el Dyc Breogán como testigo. El Tau (1993-97), Fuenlabrada (1997-2002) y, finalmente, el Lucentum Alicante en la campaña 2001-02 jalonan su periplo por la ACB, donde acrecentó su fama.

No en vano, Perasovic ha sido cuatro veces máximo anotador de la Liga, estableciendo su récord personal en los 773 puntos que anotó para el Tau en 1994-95, año en el que los vascos fueron campeones de Copa, que es el único título conquistado por el balcánico en España. En otras tres ocasiones Perasovic, se convirtió también en el mejor triplista de la competición, en la que batió la marca histórica de 12.000 minutos jugados sobre una cancha de baloncesto.

Para el ex alero, tal y como él ha puesto de relieve en diferentes ocasiones, uno de los jugadores que recuerda con mayor admiración de su paso por España es Pau Gasol y la ´explosión´ que le llevó a transformarse en tan sólo un año en el elemento más descollante de todo el panorama baloncestítico nacional.

Un obseso del trabajo e historiador aficionado

Pero la faceta de Perasovic que más deben tener en cuenta los jugadores del Caja San Fernando es su condición de obseso del trabajo.

Y es que el croata es perfeccionista hasta el límite de que, durante su período como jugador en España realizaba, invariablamente y en solitario, una serie de trescientos tiros a canasta después de que sus compañeros de equipo hubiesen terminado el entrenamiento.

De la pasión de Perasovic por su trabajo da, igualmente, buena muestra la conocida anécdota de que solía llevar una pelota de baloncesto en el maletero de su coche por si, mientras conducía, veía alguna cancha y le entraban ganas de practicar.

Paralelamente, Perasovic aportará al Caja una buena dosis de estrategia extraída directamente de sus lecturas de Historia, ya que se conoce al dedillo la Segunda Guerra Mundial --en la que estuvo implicado su país natal-- y la Guerra Civil española de 1936-39, con sus principales batallas.

Por todo ello y, al margen de la sentencia que aporten luego los resultados del equipo, se puede dar por seguro que el Caja recupera, al menos de momento, a un personaje peculiar que llega con ganas de volver a triunfar en el baloncesto nacional.