Se produjo un warning: getimagesize(https:http://static.acb.com/web/fotos/0/2/3/5/7/2357_3_04332_3.jpg): failed to open stream: No such file or directory en /data/www/acb/portal/Modulos/Web/Componentes/Articulo/Controlador/ArticuloControlador.php en la linea 86

La liga 82-83 | ACB.COM
Supercopa Endesa 2019

Artículo

Partidos históricos: Barcelona – Real Madrid, la liga 82-83 en juego

El Palau Blaugrana vivió el 12 de febrero de 1983 un partido histórico, un duelo entre el FC Barcelona y el Real Madrid con media liga en juego. En la última campaña antes de la era ACB, sin Play Off, el encuentro era prácticamente una final: si el Real Madrid ganaba tendría el título en el bolsillo. Los blancos parecían superiores y vencían claramente durante todo el choque, pero el Barça logró una épica remontada en los minutos finales, culminada con un palmeo in extremis de Santillana que dio la victoria al Barcelona y forzó un desempate por el título de liga. En este artículo, recordamos aquel histórico encuentro del Palau Blaugrana

Luis Miguel Santillana tras lograr el palmeo que forzaba el partido de desempate (Foto Nuevo Basket)
©
  

La Liga 82-83, última antes de la entrada de la ACB como tal, fue harto especial. Y no sólo por el hecho de ser la última, sino porque hasta esa fecha, el Real Madrid había ganado 22 ligas de las 26 disputadas. Las otras cuatro se las repartían a partes iguales Barcelona y Joventut.

Había sólo 14 equipos; 26 jornadas. Así, nos presentamos en la jornada 20 con el Real Madrid invicto, y el Barça con una única derrota... lógicamente ante el Real Madrid, en el Pabellón de la Ciudad Deportiva, en la primera vuelta por 91-85, con 26 puntos de Delibasic y 23 de Fernando Martín por los blancos, y 31 de Chicho Sibilio por los derrotados. Conviene recordar que esa fue la última temporada en la que no hubo play-offs; el que más puntos sumaba en la liga regular se llevaba el título... y valían los empates pues no había prórrogas: 1 punto más en la clasificación; 2 por la victoria, y lógicamente 0 por la derrota. Los averages tampoco valían, al menos para decidir el vencedor final: a igualdad de puntos, partido de desempate.

Resumiendo, que el partido de la segunda vuelta entre los dos eternos enemigos era vital. El 12 de febrero del 83, sábado, se midieron los dos grandes en un Palau Blaugrana, por supuesto, preparado para la ocasión. Josep Lluis Núñez i Clemente, en una de sus múltiples pataletas, prohibió la entrada de las cámaras de TV nacionales, y el encuentro sólo se pudo ver por la entonces recién creada TV3. Así ha costado conseguir el vídeo del partido...

Por un lado saltaba a la pista un Real Madrid que por primera vez exhibía publicidad en sus camisetas, "ZANUSSI". Como consecuencia, se había variado el diseño y la serigrafía de años anteriores, despareciendo el nombre "Real Madrid” que bordeaba el escudo, también desaparecido, a la altura del estómago, para dar cabida a la publicidad. Los números también han cambiado, ya no están los preciosos anteriores de un solo trazo grueso, apareciendo ahora los formados por tres líneas, y que tan habituales fueron en toda suerte de equipos y selecciones en años posteriores. Los chandals, completamente blancos e inmaculados, también tenían una chispa de la que carecieron todos los posteriores...

En cambio, las camisetas del Barça son iguales a las anteriores y muchos años posteriores, con "F.C. Barcelona" en semicírculo apenas inclinado a la altura del estómago, y los nombres de cada jugador en la espalda. Bueno, excepto las camisetas de Flores y Santillana, que son claramente más viejas, hasta sin nombre. Desde tres años antes, cuando abandonó el pantalón blanco, la equipación del Barça no sufrió cambio alguno hasta comienzos de los 90.

Arbitran Herrera y Requena, sin ninguna baja en los equipos entrenados por Antoni Serra y Lolo Sáinz. Por el equipo local empiezan, Solozábal, Epi, Sibilio, De la Cruz y Starks. Por los visitantes, Corbalán, Delibasic, López Iturriaga, Fernando Martín y Romay. Vamos, los quintetos de siempre.

Balón al aire, por fin, que gana Fernando Martín ante el Lagarto De la Cruz, y el ataque fulgurante que acaba con un mate del propio Martín. Parecía un preludio de lo que iba a pasar durante muchos minutos, pues el Real Madrid siempre fue un equipo que utilizaba mucho el contraataque. Era normal con aquellos jugadores.

Las defensas, al hombre en ambos equipos. Y los árbitros ya desde muy prontito demuestran que de verse influenciados por el terrible ambiente, nada de nada. Poco tarda pues en aparecer el eterno "Así, así, así gana el Madrid".

El partido transcurre bajo los signos de la igualdad. Una pequeña ventaja inicial blanca es rápidamente contrarrestada por los blaugranas, que tienen a un Epi más "Súper" que nunca, y a un Starks trabajador infatigable ante el tamaño y buen hacer de Romay en las dos pinturas.

Poco tarda Lolo, m. 8, en plantar su mega-habitual zona 2-3, y no había problemas de faltas. Y poco después, renunciar a su habitual inmovilismo a la hora de los cambios para dar entrada al veteranísimo Brabender en sustitución de un tampoco tan desafortunado Iturriaga, con alternativas en el juego... e igualdad en el marcador.

Es en los últimos minutos de la primera mitad, coincidiendo con la entrada de un negado Quim Costa, cuando los blancos, aupados por el todavía genial Delibasic, con su ritmo pausado... aunque terriblemente veloz en su ejecución, estéticamente perfecto, como de dibujos animados... y con la habitual intensidad de Fernando Martín, consiguen su máxima ventaja, 36-45.

Una curiosidad. Durante todo el partido, como cada dos o tres minutos, aparece publicidad del "Videoclub Musa" en la parte inferior de la pantalla... ¡pero también en una voz en off que "come" a la del único narrador!

Y comienza la segunda parte con los mismos quintetos que acabaron la primera. Los primeros minutos mantienen la ventaja merengue en aproximadamente esos 10 puntos que llevaban al descanso. Para el minuto 4, cambios en el Barça. Santillana por un protestón De la Cruz, y sorprendentemente es el capitán Manolo Flores, en lugar del habitual primer recambio en los aleros Perico Ansa, quien sustituye a un gris Sibilio, para variar en los partidos decisivos. Y la diferencia que no decrece.

Discurre el minuto 8 cuando, en una confusa jugada bajo la cesta blanca, Santillana derriba a Romay de un directo al mentón. Imposible verlo si no es en la repetición; y sale el trainer culé Toni Bové a atender a Fernandito. Recuperado Romay, el partido continua como si nada hubiera pasado. Como tiene que ser. Y la diferencia sigue sin menguar.

El Palau Blaugrana tras el palmeo de Santillana que forzaba el partido de desempate (Foto N. Basket)
© El Palau Blaugrana tras el palmeo de Santillana que forzaba el partido de desempate (Foto N. Basket)
Es más, hasta el Palau aplaude un par de bonitas canastas de Corbalán, que dan al Real Madrid su máxima ventaja, +13 en la mitad del segundo tiempo. Poco después Flores penetra y anota... y un árbitro da la canasta con falta de Romay, y el otro la anula por falta de ataque. Lío. Y caen monedas al Palau. La verdad es que no hay falta por ninguna parte... Al final, decisión salomónica: personal doble; lucha. Más monedas. Es justo esa falta la que mete, tan pronto, en bonus al Barça. En aquel entonces se tiraban todas las faltas desde la línea (también había la posibilidad de escoger banda) tras la octava personal. Por cierto, las faltas de tiro daban tres oportunidades para anotar un máximo de dos puntos. Esto se cambió poco después; en el 84.

Los veteranos culés, Santillana (eterno verdinegro que tras un año retirado no pudo negarse a la oferta blaugrana y dar por fin un tercer pívot de calidad al equipo) y Flores (en su última campaña en activo), son los que no permiten una excesiva fuga madridista; el primero con sus suspensiones lejanas, y el segundo con sus valientes entradas.

Pero, con todo, parece imposible que el Barça se acerque. Quedan cinco minutos, Real Madrid +10, y Romay a la calle por faltas. Segundo cambio de Lolo, primero obligado. El veterano Rullán, a la cancha. Y breves descansos para Epi y Starks.

Hace ya tiempo que Lolo ha dado la batuta del equipo a Delibasic, el que nunca falla... pero que lleva toda la segunda mitad negado de cara al aro. Y Flores le aprieta cada vez más... A falta de 1:45 una suspensión de Mirza, la primera en muchos muchos minutos, pone al Real Madrid +6. Considerando además que el empate favorecía a los blancos, la derrota se antojaba muy muy improbable. Y llega la quinta falta de Corbalán. Llorente a la cancha, en el tercer y último cambio de Lolo, segundo de ellos forzado por las eliminaciones.

Y hablando de faltas, eso es lo que hace el Barça para detener el crono. Los árbitros iguen sin esconderse. Lolo puede pedir banda... pero valiente escoge tiros. Y son los veteranos del equipo, Rullán y Brabender, los que fallan tres de cuatro desde el 4,60. Entre tanto, Epi anota un 2+1.

El Real Madrid está dos arriba a falta de un minuto y posesión blaugrana. Valiente entrada, una más, de Flores que empata el partido. Quedan dos posesiones... y la del Real Madrid ya sabemos quién se la va a jugar: el de siempre, Delibasic. Pero no encuentra el aro, sino el canto del tablero. Rebote blaugrana.

Pocas ideas aparentes en el último ataque. Finalmente se consigue meter un buen balón a Starks que ante la defensa de Rullán ejecuta una media vuelta que encuentra el aro... pero es Santillana, entrando desde atrás, quien anota muy arriba un palmeo increíble, 82-80. La sirena ni se oye con el griterío... pero no había más tiempo. El Barça ha ganado, y la liga 82-83 está viva.

El palmeo de Santillana, visto en una foto en los Nuevo Basket de la época, parece sencillísimo. Pero, ¡ojo!, viéndolo en vivo, nada más lejos de la realidad. Santillana encuentra pasillo, marca los tiempos del salto estupendamente, y tiene que palmear con la zurda, su mano mala. Un canastón.

Todos quieren abrazar a Santi, al narrador de la TV3 le salen más gallos que a José Ángel de la Casa en el España-Malta... y Josep Lluis Núñez vuelve a llorar en el palco cual María Magdalena repetitiva hasta la exasperación. Ha sido un partidazo increíble.

Por el Barcelona jugaron y anotaron: Santillana 10, Costa, Sibilio 14, Solozábal 3, Flores 6, Starks 14, De la Cruz 5 y Epi 30.

Por el Real Madrid: Brabender 12, Romay 10, Llorente, Martín 19, Corbalán 12, Rullán 1, Delibasic 22 y López Iturriaga 4.

Los seis partidos restantes de liga son ganados tanto por el Barça como por el Real Madrid con la suficiencia habitual. No había vuelta de hoja: con igualdad en lo alto de la clasificación... ¡Partido de desempate! El único de la historia. Sería en un lugar equidistante entre Barcelona y Madrid: Oviedo, escasamente cuatro días después del fin de la Liga a doble vuelta. Así otro día hablaremos de él.