Artículo

¡Esto es Europa!

Muchas ligas europeas ya han acabado su competición y algunas otras apuran los últimos partidos. En este contexto, Natxo Mendaza relata la emoción de la liga italiana, con el Climamio Bolonia a un solo partido de alzarse campeón y la máxima igualdad en Grecia, donde AEK y Panathinaikos empatan a uno la serie. En Francia, el Strasbourg es el nuevo campeón mientras que en Portugal es el Queluz el que ha acreditado ser el mejor

Gianluca Basile está siendo el termómetro del Climamio en la final (Foto Euroleague)
© Euroleague/Getty
  

Italia: Todo queda en casa
El Climamio Bolonia se encuentra a tan solo un triunfo de coronarse como nuevo campeón de la Lega tras adelantarse por 2 triunfos a 1 al Armani Jeans Milano tras la disputa del tercer encuentro de la final, celebrado en la noche de ayer. La tónica hasta el momento es el absoluto dominio de los equipos que actúan como local, por lo que la candidatura del equipo boloñés, que gozaría de un desempate en el Paladozza en caso de necesitar un quinto partido, se presenta como la favorita. El siguiente duelo tendrá lugar este próximo jueves 16 de junio, en Milán.

Otro de los aspectos que se están repitiendo en esta final son los arrolladores inicios de partido del Climamio cuando ha jugado al amparo de su público. En el duelo inaugural, los de Repesa abrieron con un demoledor parcial de 27 a 8 (41 a 1 en valoración), que condicionó totalmente el desarrollo posterior del mismo, mientras que en el tercero se escaparon por nueve (26-17) al finalizar los diez primeros minutos. En ambos casos, el Armani Jeans no desfalleció y logró reducir la desventaja paulatinamente, aunque se quedó sin recursos ni argumentos en los minutos finales.

La dependencia ya conocida del tiro exterior que sufre el Climamio no es por conocida menos difícil de aprovechar. En el primer encuentro fue Douglas, quien con 21 puntos y 5 triples, se erigió en referencia ofensiva, mientras que un excepcional último cuarto de Basile y la avasalladora superioridad en el rebote (48 a 31) salvaron los muebles del Climamio en el tercer duelo de la serie cuando los milaneses amenazaban con remontar. La baja del lesionado Vujanic parece no haber afectado demasiado al juego del Climamio, que ha encontrado en el tándem Rombaldoni - Belinelli una respuesta adecuada a esas carencias (Basile es otra de las opciones utilizadas por Repesa). La joven perla italiana, junto a Mancinelli, está aportando minutos de calidad en una rotación en la que sólo los ya mencionados Douglas y Basile superan los treinta minutos de media.

Anularles fue una de las claves en las que el Armani Jeans basó la victoria en el segundo partido que le dio el único punto que hasta ahora posee. El escolta transalpino se quedó en sólo 2 puntos, realizando únicamente tres tiros de campo, mientras que el panameño firmó 9, con 3 de 9 en sus lanzamientos. La sólida defensa milanesa sobre ambos tiradores fue uno de los pilares en los que los de Lino Lardo basaron su triunfo, y se antoja como elemento imprescindible si quieren alargar la serie. Blair, que está jugando a un gran nivel en esta final, y Djordjevic, se convirtieron en la puntilla que acabó con el Climamio en ese segundo encuentro. El ex Pamesa Dante Calabria, con casi 16 puntos de media, es otro de los valores sólidos de un Armani Jeans Milano que deberá apelar a la épica si quiere repetir la gesta que protagonizó en semifinales ante el Benetton Treviso.

Climamio Bolonia 77 - Armani Jeans Milano 70
Armani Jeans Milano 73 - Climamio Bolonia 66
Climamio Bolonia 80 - Armani Jeans Milano 71

Pelekanos, a la derecha en esta foto (EFE) de archivo, fue uno de los inesperados protagonistas de la final
Grecia: Tablas
Tras la disputa de los dos primeros encuentros, el Panathinaikos y el AEK de Atenas empatan a una victoria en la final de la liga griega, competición que tendrá su continuación esta misma noche con la celebración de su tercer episodio. De momento, ambos contendientes se han mostrado muy fuertes frente a sus respectivas aficiones, motivo por el cual el empate campea en el marcador parcial de la eliminatoria - el formato con el que se disputa esta serie final (1-1-1-1-1) no cambia con respecto a las rondas previas, por lo que se alterna cancha en cada duelo-. Además de por su primera victoria en la final, los aficionados del AEK pueden olvidar la particular maldición que parecía perseguirles en sus ocho anteriores enfrentamientos con los verdes, a los que no ganaban desde las finales del 2003.

Los hombres de Obradovic, que cuentan con la ventaja del factor cancha debido a su dominio durante la fase regular, abrieron con una victoria su participación en la final (78-62). Sin embargo, esos dieciséis puntos de ventaja que señaló el marcador final no fueron un reflejo demasiado fiel de lo sucedido durante el encuentro. El AEK aguantó hasta el intermedio (37-34), pero acabó lastrado por los problemas de faltas de su juego interior y por la ausencia de Bailey, quien se perderá toda la serie debido a su lesión de espalda. El Panathiniakos abrió brecha tras el descanso y terminó de romper el encuentro gracias a dos triples de Lakovic (22) en el último periodo que sepultaron definitivamente a los hombres que dirige Katsikaris. Batiste, aunque no estuvo especialmente acertado en ataque, fue otro de los destacados gracias a su gran trabajo defensivo (13 rebotes).

Pese al revés, el AEK no bajó la guardia en el segundo encuentro y, gracias a una espectacular reacción en los últimos diez minutos, dio la vuelta a la tortilla y se acabó imponiendo por 84 a 79 al vigente campeón de liga para empatar la eliminatoria a uno. El protagonismo del encuentro pasó de las manos de un renacido Zissis -21 puntos, tras quedarse en sólo uno en el partido anterior- a dos de los actores secundarios en la rotación de Katsikaris; el croata Kus y el griego Pelekanos. El primero clavó un triple y dos tiros libres en el último medio minuto que certificaron la victoria local, mientras que el segundo sustituyó a Bailey a la perfección anotando 16 puntos con unos excepcionales porcentajes. Alvertis, con 15, fue de los pocos que pusieron empeño en las filas del Panathinaikos.

Resultados Final
Cuadro Playoff

Crawford Palmer, en la foto (EFE) en su etapa ACB, lideró el triunfo del Strasbourg en la Liga Francesa
Francia: Strasbourg, nuevo campeón
El Strasbourg protagonizó el episodio más brillante de toda su historia al proclamarse campeón de la liga gala después de imponerse al SLUC Nancy por 72 a 68 en la final que se celebró este pasado sábado en el majestuoso pabellón de Paris-Bercy. El Strasbourg suma su primer título de manera brillante, tras dejar en la cuneta a equipos de la talla del Pau Orthez -anterior campeón-, Villeurbanne, o el propio Nancy, vigente vencedor de la Semana de los Ases. Gracias a este inesperado éxito, el equipo dirigido por Girard se ha ganado un puesto en la próxima edición de la Euroliga. El Pau Orthez, a pesar de su eliminación en los cuartos de final, será el otro representante francés en la máxima competición continental la temporada que viene.

El triunfo del Strasbourg no fue ni mucho menos sencillo, como puede deducirse de lo apretado del marcador final. De hecho, el Nancy dominó el luminoso durante la primera mitad del partido, logrando ventajas de hasta quince puntos. Los problemas de faltas en los hombres altos y la inspiración de los tiradores del Strasbourg en el último cuarto fueron dos de los factores claves que propiciaron el cambio de escenario tras la reanudación. El israelí Nissim, con dos bombas consecutivas, dio las primeras ventajas a su equipo mientras que Ricardo Greer, a la postre MVP de la final, sentenció con otros dos triples seguidos en los últimos minutos del encuentro. Greer finalizó con 14 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias, estadística no demasiado espectacular pero que no refleja la importancia de su rendimiento en los momentos clave. Por parte del Nancy, el jugador más sólido volvió a ser Zianveni, con 17 puntos y 12 rebotes.

Estadísticas Final

El Queluz cumplió los pronósticos y se proclamó campeón en Portugal (Foto EFE)
Portugal: Queluz, por la vía rápida
El Queluz, uno de los dos representantes portugueses en la ULEB Cup esta temporada -compartió grupo con el Pamesa Valencia en la primera fase-, confirmó su dominio durante la liga regular y conquistó el título de liga firmando un contundente 3 a 0 en la final frente al Ovarense, precisamente el otro equipo luso que saboreó las mieles de la segunda competición continental. El Queluz ha firmado un brillante final de temporada, arrasando tanto en las semifinales como en la final, eliminatorias en las que no ha perdido un solo encuentro. Su única dificultad la vivió en cuartos, donde el CAB Madeira del español Pep Clarós forzó el quinto partido de desempate. El norteamericano Leroy Watkins, quien promedió 20.7 puntos y 7.3 rebotes, fue designado como MVP de la final. Otro español, el alero Tomás Rodríguez, fue también protagonista gracias a su acierto desde el perímetro. Rodríguez, que promedió 18 puntos durante los tres partidos de la final, fue clave en el primero de la serie gracias a un espectacular 6/8 desde la línea de seis veinticinco. Gracias a su triunfo en la liga, el Queluz podrá repetir experiencia en la ULEB Cup la temporada que viene.

Resultados Final
Queluz-Ovarense: 75-74 (1-0)
Queluz-Ovarense: 93-86 (2-0)
Ovarense-Queluz: 58-63 (0-3)

Resultados y Cuadro Playoff