Supercopa Endesa 2019

Artículo

El análisis de... Javier Gancedo

Seguimos profundizando en el Eurobasket 2007 de la mano de Javier Gancedo, periodista especializado que nos analiza y da su opinión sobre los equipos

Grecia y Francia, principales alternativas a España para Javier Gancedo (Foto EFE)
© EFE
  

1. España
Todo parecen ventajas para el vigente campeón del mundo. España cuenta con un crac desequilibrante como Pau Gasol, una serie de jugadores muy mejorados esta temporada como Rudy Fernandez, Marc Gasol, Alex Mumbru, Berni Rodriguez y por encima de todos, Felipe Reyes, a la altura de los mejores '4' de Europa. Juegan con el factor cancha a favor, llevan 25 partidos invictos antes de entrar en la competición y tiene, Pau aparte, jugadores desequilibrantes como Jose Manuel Calderon o Juan Carlos Navarro, que no tienen miedo de jugarse el último balón. La lesión de Jorge Garbajosa puede ser importante, pero como los propios Golden Boys dicen, son un grupo de amigos que se reúne para jugar al baloncesto. La química, tan importante en competiciones de ciclos cortos como un EuroBasket, es crucial, y si se une a un entrenador que sabe hacer jugar a su equipo, un talento increíble y a miles de fans apoyando desde la grada, no hay límites para España en este campeonato.

2. Grecia
Llegan heridos y como vigentes campeones de Europa, liderados por un backcourt estelar. Theo Papaloukas, MVP de la Euroleague este año, y Dimitris Diamantidis, MVP de la Final Four, son mejores jugadores que hace un año. A ellos se une un motivadísimo Vassilis Spanoulis, con ganas de demostrar el baloncesto que lleva dentro, además de los siempre fiables Nikos Zisis y Nikos Hatzivrettas. Expertos en finales apretados, Grecia es capaz de levantar casi cualquier situación adversa. La no presencia de Sofoklis Schortsianitis y la duda de Antonios Fotsis lastra su juego interior, pero la dupla Lazaros Papadopoulos - Michalis Kakiouzis garantiza calidad, experiencia y saber estar. Ataques pausados, con Papaloukas llevando la batuta y Papadopoulos mandando en el poste bajo, y una defensa durísima son sus mejores armas. Bien podría ser el campeonato de Demos Dikoudis ante la ausencia de Fotsis. Igualmente, hay que tener en cuenta al versátil Panos Vasilopoulos.

3. Francia
Fueron quintos en el Mundial de Japón pese a la baja de última hora de Tony Parker, y ahora, con la presencia del astro galo, sus posibilidades de medalla se multiplica casi exponencialmente. Parker es imparable en situaciones de 1x1 o 2x2 y marcará el estilo de juego de Francia: rápido, atlético y con jugadores versátiles como Boris Diaw o Tariq Kirksay dispuestos a volver loco a más de uno. Ojo con Kirksay, que puede ser una gran sorpresa por su capacidad reboteadora y su espíritu guerrero. Quizás su punto débil es el puesto de '5', ya que tanto Fred Weis como Ronny Turiaf tienden a acumular faltas tontas, lastrando el juego del equipo. Florent Pietrus tendrá un rol más decisivo que en Unicaja estos años, mientras que exteriores como Joseph Gomis o Yohann Sangare, presente y pasado de Valladolid en ACB, deberán ayudar a Parker en la dirección y anotación. Atléticamente son de lo mejor del campeonato, junto con, quizás, Rusia.

4. Turquía
Consiguieron ser sextos en el Mundial de Japón gracias a su unidad y espíritu de equipo, mandando un mensaje alto y claro a sus dos estrellas NBA, Hedo Turkoglu y Mehmet Okur. Ambos jugadores han cambiado el chip y pensando en el colectivo. Talento en los bases con Ender Arslan y Engin Atsur, recién fichado por la Benetton y con un buen futuro en Europa. El tiro exterior no va a ser un problema cuando se cuenta con artilleros de élite como Ibrahim Kutluay, el eléctrico Cenk Akyol y Ersan Ilyasova, dispuesto a demostrar lo que vale. Okur será su referencia interior, pero el resto del frontcourt son buenos amigos y están hartos de jugar juntos. Kaya Peker y Ermal Kuqo se buscan casi sin mirarse, mientras que Kerem Gonlum es un gran reboteador ofensivo. Ambición, entrega, compromiso, sacrificio, juventud y talento. Si Bogdan Tanjevic modernizara su baloncesto les iría aún mejor. Aún así, bien puede ser la sorpresa del campeonato.

5. Lituania
A priori, pocas selecciones tienen la calidad que puede aportar Lituania. Sarunas Jasikevicius, antiguo Rey de Europa, vuelve al los que fueron sus dominios para demostrar todo su talento. Ramunas Siskauskas es la nueva superestrella del baloncesto europeo, dando un paso que quizás Simas Jasaitis llegue (o no llegue) a dar en el futuro. Un anotador incansable como Rimantas Kaukenas y dos versátiles y jóvenes aleros como Jonas Maciulis y el poderoso Linas Kleiza hacen de Lituania un equipo temible en el perímetro. Pero es que cerca del aro el nivel no decrece. Los gemelos Lavrinovic vuelven a jugar juntos para ofrecer su rango de tiro, capacidad defensiva y autoridad. Robertas Javtokas sigue siendo uno de los jugadores pívots defensivos del continente mientras que Kleiza y Dainius Salenga son buenos tiradores de media distancia que también aportan en el rebote. ¿El mayor problema? Demasiado ego. Si todos van a una, Lituania luchará por las medallas.

6. Serbia
Empieza una nueva era en el baloncesto serbio, con jóvenes repletos de talento llamando a la puerta de la selección. Han dominado los campeonatos de selecciones inferiores este verano, lo cual indica que Serbia se está rearmando para tiempos mejores, pero su presente bien podría ser brillante. Milos Teodosic es el nuevo gran base europeo, Zoran Erceg es un diamante en bruto mientras que Dragan Labovic es un trabajador incansable no exento de calidad. El liderazgo del equipo será para dos de la vieja guardia, eso sí. Milan Gurovic es sencillamente imparable si se dan las condiciones adecuadas para que ofrezca todo su talento, mientras que Marko Jaric debe dar un par de lecciones sobre el campo a Teodosic. Ojo con Darko Milicic, una fuerza de la naturaleza despuesto a demostrar muchas cosas, además de Vuk Radivojevic, que acabó la temporada con el Estrella Roja al 120%. La juventud al poder, de forma implícita en 2007 y sin ningún género de dudas en el futuro inmediato.

7. Alemania
Decir Alemania es decir Dirk Nowitzki, lo cual no sorprende a nadie. El entrenador Dirk Bauermann, conocido en sus clubs por su juego colectivo (maravilloso el Bayer Leverkusen de principios de los 90), cambia el chip para sacar el máximo provecho del MVP de la NBA, que se dice bien y pronto. Su calidad, carácter, compromiso, liderazgo y solidez están fueras de toda duda, pero esto sigue siendo un deporte de equipo y Nowitzki necesitará bastante ayuda para que Alemania llegue lejos. Patrick Femerling, nuevo recordman de su selección, viene de una gran temporada en Sevilla, mientras que Jan-Hendrik Jagla tiene ganas de demostrar que el DKV, una vez más, ha acertado de pleno. Los escuderos de Nowitzki serán los habituales: Pascal Roller, Steffen Hamann, Ademola Okulaja, Mithat Demirel o Demond Greene, recuperado de una horripilante lesión. Si Nowitzki consigue sacar el máximo de sus compañeros de equipo, Alemania será un hueso duro de roer.

8. Rusia
Sorprendente la decisión del entrenador David Blatt de dejar fuera a Vitaliy Fridzon. No parece que haya el mejor ambiente en el grupo tras las duras declaraciones de Aleksey Savrasenko cargando contra todos. En cualquier caso, Rusia llega con un equipo muy atlético dispuesto a correr el campo y aprovecharse de su ventaja física. Al contrario que en el CSKA, JR Holden ejercerá de base puro la mayor parte del tiempo, con dos viejos conocidos como Sergei Monya o Viktor Khryapa en las alas. Evidentemente, Andrei Kirilenko será la estrella del equipo, aportando todas las pequeñas cosas que pueden hacer no solo que su equipo gane, sino que además llegue lejos en el EuroBasket. La falta de un recambio interior para Savrasenko puede mermar las posibilidades de Rusia, que sin embargo completa un backcourt estelar con Sergey Bykov, Petr Samoylenko y un gran proyecto de jugador, Anton Ponkrashov. Demasiados exteriores y quizás, falta de química.

9. Eslovenia
Ningún equipo tiene más bajas en este EuroBasket que Eslovenia, un país de 2,000,000 de personas pero que aún tiene el suficiente talento para ser competitivo pese a sus circunstancias. Matjaz Smodis, el mejor alero europeo de su generación, debe ser el líder natural de su equipo. Ganador como pocos y con un rango de tiro ilimitado, Smodis es el jugador a parar. otros tres jugadores deben ser importantes. Jaka Lakovic no se corta en los momentos decisivos y sigue siendo uno de los mejores bases de Europa, Goran Jagodnik es un anotador incansable pese a su veteranía mientras que Erazem Lorbek ha vuelto a demostrar el tipo de jugador que es y debe ratificarlo en su regreso a España. Quizás falta carácter en el juego interior que rodea a Smodis (Rasho Nesterovic, Uros Slokar) y desde luego falta profundidad de banquillo debido a las múltiples ausencias, pero el equipo que se confíe ante Eslovenia puede pagar un precio muy caro en este EuroBasket.

10. Italia
La squadra azzurra es un equipo de transición en estos momentos. Tiene jugadores de la vieja guardia como los barcelonistas Gianluca Basile o Denis Marconato, además de contrastados valores como Massimo Bulleri o el propio Matteo Soragna, pero es la generación 'drafta' la que pide paso a marchas forzadas. Andrea Bargnani es un fenómeno social en su país y está rodeado de un talento con potencial casi ilimitado. El alero zurdo Stefano Mancinelli aportará calidad y carácter a raudales, mientras que Marco Belinelli está dispuesto a demostrar que su combinación entre rapidez, mecánica de tiro y efectividad es casi inigualable en Europa. El pívot Angelo Gigli o el base escolta Marco Mordente ofrecen profundidad de banquillo y mucha, mucha clase. El problema quizás sea que parece un poco pronto para que los jóvenes brillen. El relevo está garantizado, pero deben tener mejor química y aprender a jugar juntos para ser grandes y ser capaces de retar a las grandes selecciones europeos.

11. Croacia
Las bajas, fundamentalmente las de Dalibor Bagaric y el gran Nikola Vujcic, han lastrado el potencial de Croacia, que tiene su mejor activo en su potente perímetro. Zoran Planinic ya ha demostrado qué es lo que puede hacer en la posición de base, mientras que Marko Popovic tiene mucho que demostrar y empieza a recordar al anotador incansable de sus días en el Zadar. El siempre intenso Mario Stojic o un Davor Kus que ha dado un salto de calidad esta temporada deben ayudar al perímetro croata junto a jugadores como Roko-Leni Ukic o Marko Tomas, eternas promesas en su país que deben empezar a demostrar todo su talento. El problema, una vez más, será el juego interior. Marko Banic y Niksa Prkacin son dos muy buenos jugadores de poste bajo, mientras que Mario Kasun espera resarcirse de su pésima temporada en Barcelona. Si Popovic está bien, el equipo puede sorprender, pero sin Vujcic es difícil que lo hagan.

12. Letonia
El baloncesto letón pasa por su mejor momento en muchas, muchas décadas. ASK Riga y Ventspils jugarán la ULEB Cup el año que viene, Andris Biedrins es el primer letón en tener un alto específico en un equipo NBA (un saludo para el gran Gundars Vetra) mientras que jugadores como Sandis Valters (impresionante su partidazo ante España hace dos años), Kristaps Janicenoks o Armands Skele son buenos anotadores que no se cortan un pelo a la hora de asumir responsabilidad. Mi jugador favorito de esta selección es Janis Blums, que aquí tiene un papel mucho más importante que su rol de especialista en el Lietuvos Rytas el año pasado. Buen pasador y mejor tirador, Blums está ante una oportunidad única. El problema quizás sea la defensa de su juego interior, con Biedrins, Kaspars Berzins, Raitis Grafs y Kaspars Cipruss, que vuelve a Sevilla, su antigua casa, en la primera fase de grupo. Como siempre, Uvis Helmanis esperará su oportunidad agazapado detrás del 6.25. Suele ser letal.

13. Israel

Puede que haya sido el último equipo en clasificarse, pero ahora trata de ser uno de los primeros en no irse. Israel llega con la ventaja de tener mayor ritmo de competición que cualquier otra selección, ya que ha estado compitiendo a vida o muerte mientras que otros jugaban amistosos. Sorprende la exclusión de Raviv Limonad, que se une a las ausencias de probablemente sus dos mejores jugadores, Tal Burstein y Jamie Arnold. Dadas las circunstancias, Yotam Halperin pasa de ser un jugador poco utilizado en el Maccabi Elite a ser la superestrella de su selección. Halperin ya ha dado muestras de sobra de su capacidad anotadora - solo hay que recordar su temporada de exilio en el Union Olimpija - y está bien rodeado en el perímetro por el intenso base Dror Hagag y por el polivalente y carismático Meir Tapiro. Mucha fuerza interior con Erez Markovic, Ido Kozikaro y Yaniv Green rodeando al emergente Lior Eliyahu, otro joven israeli sobradamente preparado. Darán mucha guerra.

14. República Checa
Ha tenido mala suerte la República Checa en el sorteo, en el que se ha visto emparejado con Lituania, Turquía y Alemania. Eso no quiere decir que Chequia no pueda dar la sorpresa, especialmente cuando tiene jugadores de la talla de Lubos Barton, Petr Benda o Jiri Welsch. No vamos a descubrir la clase que tiene un jugador como Barton, puro talento, y tampoco esconderemos que la temporada de Welsch no ha sido la mejor posible. ¿Qué mejor momento para reivindicarse? Benda es un gran reboteador y la gran referencia interior del equipo junto a Ondrej Starosta, que ha tenido buenos momentos con el CAI este año. El base nacionalizado Maurice Whitfield, primer y único jugador de estas características en la historia de su selección, debe marcar un ritmo de juego a pocos puntos, intentando que Welsch y Barton se involucren en ataque. Aún así, parece altamente complicado que superen la primera fase, porque juegan ante dos equipazos y el mejor alero del mundo.

15. Portugal
El voluntarioso y trabajador equipo luso ya ha hecho bastante clasificándose para la gran cita en España, pero ha tenido relativa buena suerte en el sorteo y tendrá una oportunidad de oro de meterse entre los 12 primeros si gana a Letonia en Sevilla. Es difícil, pero podría pasar. Se trata de un conjunto muy sólido que basa su producción en sus tres aleros: Sergio Ramos, Joao Santos y Betinho Gomes. Ramos ya demostró su calidad en Lleida mientras que Santos es un buen triplista con un rol muy distinto al que tiene en Valladolid. Francisco Jordao y el peculiar Elvis Evora (ojo a su mecánica de tiro) forman una pareja interior decente que bien podría poner en problemas a Grafs, Cipruss y demás. Sí, es así, el campeonato de Portugal se va a reducir a un solo partido y todos son conscientes de que cualquier otra cosa es una sorpresa descomunal. No menos de seis jugadores portugueses jugarán en LEB Oro o Plata el año que viene.

16. Polonia
La verdad es que las bajas de Michal Ignerski y Marcin Gortat lastran significativamente el poderío polaco, ya de por sí limitado. Su mayor referencia quizás sean veteranos como Adam Wojcik o el incansable Andrzej Pluta, además de el poderío físico y la determinación de Filip Dylewicz, uno de esos jugadores que haría lo que fuese para ver a su equipo ganar, sea lo que sea. El pelirrojo Radoslaw Hyzy y el versátil Robert Witka verán más minutos ante la baja de Ignerski. Pensando en 'su' Eurobasket en 2009, quizás no sería mala idea confiar en Kamil Pietras. En el torneo junior de la Final Four de Praga en 2006, Pietras se merendó absolutamente a todo el mundo, dejando boquiabierto a más de uno. Si Szymon Szewczyk no abuso del tiro exterior e intenta explotar su rapidez y físico, Polonia tendría más posibilidades de ganar un solo partido. La empresa, en cualquier caso, se antoja complicada. Todos queremos ver jugar a Przemyslaw Frasunkiewicz.