Supercopa Endesa 2019

Crónica

El Real Madrid recupera el instinto de aniquilación (98-87)

Adecco Estudiantes realizó un buen partido y se adelantó en la eliminatoria superando a Adecco Estudiantes. La ferocidad exhibida por los hombres del Real Madrid dio un vuelco al perfil de equilibrio seguido en los choques precedentes para convertirlo en un monólogo incontestable

Raúl López volvió a ser el hombre talisman en el conjunto blanco
© EFE
  

Madrid, 20 May. 2002 (EFE).-

  • Estadísticas del partido


  • Detalle de jugadas


  • Carta de tiro


  • Rueda de prensa


  • Cuadro Playoff'2002
  • El Real Madrid alteró el curso de la eliminatoria frente al Adecco Estudiantes con un inesperado aldabonazo en el tercer asalto de la serie, resuelto merced a una autoritaria demostración de fortaleza por parte de los vigentes subcampeones ligueros. La ferocidad exhibida por los hombres de Sergio Scariolo dio un vuelco al perfil de equilibrio seguido en los choques precedentes para convertirlo en un monólogo incontestable. La igualdad que había presidido los ochenta minutos previos dejó paso a un duelo completamente descompensado y, salvo en el tercer cuarto, absolutamente dominado por los blancos.

    El Adecco Estudiantes albergó la esperanza de volver a plantar cara al gran adversario hasta la mitad del primer cuarto (13-12). La formación local ya había dado muestras de encontrarse en buenas condiciones. Funcionaba en defensa, aprovechaba su superioridad en el juego interior, sacaba ventajas con la velocidad de Raúl López y su principal fusilero, Alberto Herreros, hacía dianas con facilidad. La segunda personal de Felipe Reyes cuando apenas habían transcurrido cinco minutos marcó el comienzo del calvario colegial. El serbo-griego Dragan Tarlac cometió su segunda prácticamente al unísono, pero el Madrid ni siquiera lo notó. El croata Zan Tabak hacía estragos en un demoledor mano a mano sobre la pintura con Iker Iturbe que los blancos tradujeron en un parcial de 12-0 ante la impotencia de un rival desencajado (25-12).

    La contundencia madridista borró del mapa al Estudiantes, desaparecido en combate hasta el descanso. El banquillo estudiantil recibió una técnica por protestar, Nacho Azofra, el único base sano de su equipo, tuvo que dejar el sitio al joven Andrés Misó, que juega de escolta, y mientras tanto el Madrid se acercaba al intermedio a veinte puntos de distancia (50-30 m.19). Tan fácil lo vieron los blancos que olvidaron a quien tenían enfrente. El estadounidense Marlon Garnett y Carlos Jiménez nunca obviaron el significado de su camiseta. Entre ambos hicieron posible que el partido recobrase el pulso (59-52 m.27), pero Alberto Angulo también tenía el día -quince puntos en el tercer cuarto- y al Madrid le sobraba confianza.

    Los triples terminaron de reforzar la convicción de Angulo y sus compañeros. Las aproximaciones colegiales fracasaron ante los lanzadores del Madrid clavados en el arco, donde encontraron puntos y la oportunidad de dar un golpe de autoridad a la eliminatoria antes de volver al Palacio Vistalegre para buscar el pase a semifinales.

    Arbitros: Ramos, Martínez y Redondo. Excluyeron por personales a López (m.38), Azofra (m.39), Alfonso Reyes (m.40). Señalaron técnica al entrenador del Estudiantes, José Vicente Hernández, por protestar (m.12).

    Incidencias: tercer encuentro de las eliminatorias de cuartos de final por el título de la Liga ACB 2001-2002 disputado en el Pabellón Raimundo Saporta, de Madrid, ante unos 5.000 espectadores.