Supercopa Endesa 2019

Artículo

Oleson y Blanco, el dúo letal del Alta Gestión Fuenlabrada

Juegan en la misma posición, atesoran capacidad para matar desde todas las posiciones y tuvieron un inicio de ligar perfecto. El Alta Gestión Fuenlabrada puede presumir de dúo letal en el perímetro: Oleson y Blanco

Brad Oleson y Saúl Blanco no pudieron tener un debut mejor
© ACB
  

Redacción, 6 oct. 2008.- "No se puede empezar mejor". Coinciden en el análisis los dos mejores jugadores del Alta Gestión Fuenlabrada en el exitoso debut de los madrileños contra el CB Murcia, Brad Oleson y Saúl Blanco. Por distintos motivos, ambos jugadores se tomaron como algo personal este primer partido y el resultado fue inmejorable.

El escolta asturiano anotó 23 puntos y consiguió una valoración de 33 que le valió para ser designado Mejor jugador de la Jornada. "Casi ni me lo creo todavía", confiesa. Este partido era importante porque era contra un "equipo que estará en nuestra liga" y porque siempre viene bien ganar en casa el primer partido. Pero además, Blanco se perfila como referente de un equipo que ha confiado en él y que ha hecho un esfuerzo para retenerlo. Su compañero Oleson lo califica como "el líder real del equipo; este año tiene que dar un paso adelante y tomar las riendas".

Blanco rehuye el halago, pero asume la importancia de su evolución: "No me siento como un líder, pero sé que soy un jugador importante dentro del equipo. Del año pasado a éste había que dar un pasito adelante y tomar más responsabilidades. Si todo sigue saliendo así de bien estaremos todos contentos, tanto yo como, por supuesto, todo el club". Así pues los objetivos individuales para el joven escolta son "seguir creciendo como jugador" y mantener el sentido del humor: "no estaría mal que cada semana saliera así de bien. Me conformaría con eso", dice entre risas.

El primer partido de Saúl esta temporada era especial, pero más aún lo era el de su colega de posición Brad Oleson. El norteamericano se mostraba "muy emocionado. Era mi primer partido en ACB y quería demostrar que puedo jugar a este nivel; creo que lo conseguí. Los compañeros hicieron que fuera más fácil tener un buen partido. También el público estuvo muy bien, animándonos en todo momento". Oleson no sólo demostró que puede jugar en la ACB, sino que además puede hacerlo al máximo nivel, confirmando que la apuesta de contrato por cuatro temporadas del Alta Gestión Fuenlabrada fue una buena decisión.

Al respecto, Oleson tiene claro que "el acuerdo demuestra que confían en mí. Eso me hace estar más tranquilo, porque no me tengo que preocupar ni estar pensando constantemente en el futuro. Eso me da mucha más confianza y me quita algo de presión". De la temporada espera "primero mantenernos y después, si eso se consigue, pensar en el Playoff". A nivel personal "espero lo mismo, que el equipo tenga éxitos como el que tuvimos ayer. Si triunfamos como equipo, podré estar satisfecho de mi trabajo individual".

El jugador español secunda esta opinión: "Está bastante claro que lo primero es la permanencia y hacer que el Fernando Martín vuelva a ser el fortín que fue años atrás. Si encima te metes en una Copa o un Playoff... pues sería un premio, aunque ahora no pensamos en eso".

Piropos mútuos

El debut no pudo ser mejor, por lo que ninguno de los dos se corta a la hora de elogiar el juego de su compañero. Oleson asegura que "nunca había jugado con alguien como Saúl. Lo hace todo: tira, bota, pasa.. hace jugar al equipo", mientras que Blanco responde con el mismo tono: "él también hace de todo. Es muy intenso, es un anotador increíble, un auténtico killer. Cuando estamos atascados, sabemos que le podemos dar el balón y que puede meter 8 o 9 puntos en casi nada".

Así como Saúl Blanco ya hace dos temporadas que va demostrando su buen hacer en las canchas ACB, Oleson es una cara nueva para los aficionados de la primera categoría nacional. Procedente de la LEB Oro, pocos sabían cómo jugaba hasta que ha empezado a despuntar en la pretemporada. "Oleson sorprenderá a los que aún no le conozcan. Será una de las revelaciones de la liga, seguro. En tres años ha estado en tres categorías distintas y siempre haciendo estadísticas impresionantes".

Será una revelación, aunque moderada, porque "los entrenadores ya le conocen de la pretemporada, se pierde el factor sorpresa. Pero a pesar de eso, estoy seguro que aún tiene mucho más que enseñar". Y es que el juego de este escolta norteamericano siempre flirtea con los mejores números. "Brad ha debutado con unas estadísticas increíbles como venía haciendo en pretemporada", dice Blanco. Y parece que no tiene intención de dejar de hacerlo.

¿Por qué no jugar con dos escoltas?

¿Jugar con dos escoltas y sin alero? Todo se puede hacer, sobre todo si tienes mucha calidad. Si sabes jugar tus cartas, puedes ganar tanto como pierdes o más aún. Luis Guil apuesta por tener en pista durante muchos minutos a dos escoltas bajitos como Oleson y Blanco, a pesar de los problemas en defensa que eso puede crear. "Es un riesgo entre comillas que juguemos juntos, porque yo tendré problemas para defender a un alero grande como Ignerski, Claver o Jiménez, pero eso es decisión del entrenador. Si tenemos que jugar con tres pequeños por fuera, trabajaremos fuerte para sacar la máxima ventaja posible", dice Blanco.

"Podemos jugar juntos mucho tiempo porque nos complementamos. Uno de los dos tiene que jugar en ataque y en defensa como tres; eso crea problemas en defensa, donde tenemos que trabajar juntos y más fuerte, pero nos da ventajas en ataque" añade Oleson, quien destaca como principal diferencia entre la ACB y la LEB Oro que "en la ACB los jugadores juegan muy duro. Son más grandes y juegan más duro, esa es la principal."

Veremos, pues, a dos escoltas en pista durante buena parte de la temporada, pero no será la única novedad del nuevo Fuenla que dirige Guil. "Respecto del año pasado también ha cambiado la forma de jugar. Antes jugábamos más tranquilos y pausados, buscando opciones en estático de pick and roll. Este año Luis quiere un juego rápido, más vistoso, en el que los jugadores tengamos libertad para encarar a nuestro defensor en el uno contra uno".

El tiempo dictará sentencia, pero lo que no se puede discutir es que el inicio no pudo ser mejor.