Artículo

11 razones para ganar la 2ª

Por los héroes de Ginebra '84 y por los que se sintieron campeones en el 96. Por reinar lejos de Barcelona, por las cuentas pendientes y hasta para enamorar a un continente. A las 21h (Teledeporte), contra el Olympiacos, debe caer la 2ª Euroliga

En 1997 ya se hablaba de maldición continental. Y aún quedarían más...
©
  
“Para el Barça, ser campeón de Europa de basket lo ha sido ya casi todo: una ilusión, una esperanza, un imposible, una asignatura pendiente, una obsesión y hasta una desesperada sensación de impotencia ante la adversidad, la mala suerte y la injusticia”.

Jordi Román, en “Cambiar la historia”. El Mundo Deportivo. 24 de abril de 1997.


Las palabras de Román en la víspera del encuentro de Final Four contra el Olympiacos, hace 13 años, cobraron aún más valor, más crudeza, más realismo, en los años posteriores. Sólo el inolvidable título de 2003 impidió que esas tres líneas, tatuadas con desazón en el corazón de los aficionados barcelonistas, siga hoy vigente.

Empero, los dos sinsabores de 2006 y 2009, amén de los siete años de sequía en el viejo continente desde que De la Fuente levantase con orgullo la Euroliga en el Palau Sant Jordi, deben tocar el orgullo culé para volver a enfrentarse con la máxima ambición a un imposible que ya no lo es tanto. La ilusión, la esperanza y la obsesión no han cambiado desde aquella edición de 1997. Ahora, en 2010 y contra el Olympiacos, su verdugo en aquella ocasión, muchos pueden y han de ser los motivos por los que el Regal Barça se tome esta final como una asignatura pendiente que ha de ganar sí o sí. Exponemos 11 de ellos, uno por cada presencia en la Final Four:

1. Hay que ganarla fuera de casa.Ya toca. Que un título es un título y jamás nadie le pondrá un asterisco al triunfo de 2003. Al contrario. En casa, delante de los suyos, con un ambiente excepcional y una locura colectiva de los aficionados, que remaron juntos hacia un destino y una ilusión común: ser campeones. Qué mejor forma de estrenarse en esta Euroliga. No obstante, al Regal Barça, para consagrarse definitivamente allende los Pirineos, ha de dar un golpe en la mesa, conquistar su primer trofeo de la Euroliga en cancha neutral, con el mérito añadido de que lo haría con un ambiente en las gradas más que probablemente adverso. Así se saborea más.



2. Por un guiño del destino.Dedicado a los supersticiosos. Por cuarta vez consecutiva, el CSKA ha sido el rival en la Final Four, con 2 victorias y 2 derrotas. Las decepciones, siempre en semifinales, supusieron el fin del sueño blaugrana pero la victoria, aquella de 2003, supuso el pase a una final que se venció. Toca repetir. Además, la final es en París, de tan triste recuerdo para los barcelonistas en 1991 y, especialmente, en el escándalo de 1996. A la tercera irá la vencida.

3. Su defensa se debe imponer.La principal virtud del cuadro heleno es un ataque peligrosísimo, con un potencial ofensivo tan talentoso como ilimitado. Contra eso, la mejor respuesta es la defensa de los de Pascual, que pueden presumir de ser los mejores en este aspecto en Europa. Un dato. En 21 partidos disputados, sólo dos equipos han podido en esta Euroliga anotarle más de 70 puntos: el Panathinaikos (71) y, por partida doble, el Real Madrid (73 y 78). Y, a pesar de ello, los barcelonistas se llevaron el triunfo.

4. Cuentas pendientes en la plantilla. Fran Vázquez, el eterno infravalorado, desea poner su nombre entre los más grandes del continente y la final es un test para él. Grimau sueña con levantar el trofeo emulando a De la Fuente, para olvidar las decepciones de 2006 y 2009, algo que también intentará Sada. Lakovic (también cayó en 2005) y Barton pueden quitarse la espina de un año con un rol menos importante, especialmente en el caso del checo, víctima de lesiones. Lorbek desea consagrarse con un título que no obtuvo en la final ni con Fortitudo de Bolonia (2004) ni con el CSKA el pasado año y hasta Mickeal, que cumple su primera campaña en el Regal Barça, sufrió la decepción europea en la Final Four 2008 con el TAU Cerámica.



5. La primera para Pascual.Hace 13 años, el actual técnico barcelonista se hacía más de 1000 kilómetros en coche para vivir en primera persona la decepción culé contra el Olympiacos. ¿Quién le hubiera dicho que él tendría en su mano cambiar la historia por aquel entonces? O cuando entrenaba al Aracena en EBA. Todo ha ido muy rápido en los últimos dos años y medio para Xavi, que ha sabido estar a la altura de las circunstancias, crecer cada día para llenar su palmarés en tiempo récord. Este domingo, puede sumar su primera Euroliga al segundo intento.

6. Navarro, el coleccionista de MVPs.Desde que volvió de su periplo norteamericano, ha sido MVP de la Final ACB 2009, MVP de la temporada regular de la pasada Euroliga, MVP de la Supercopa en esta temporada e integrante en el quinteto ideal en esta edición de la competición europea. Por ser, hasta ha estado en el mejor 5 de un Mundial, el de 2006. El único jugador del Regal Barça que sabe lo que es ganar este trofeo puede presumir de ser el primer español con dos títulos, además de ser el único nacional con Mundial y Euroliga en su palmarés, algo que sólo han logrado mitos soviéticos y yugoslavos, junto al norteamericano Dominique Wilkins. En 17 de los 18 partidos que ha alcanzado los dobles dígitos en anotación, su equipo ha ganado. Tiene que aparecer y lo hará. Puede decantar la final.

7. El día de Ricky. Y ya irían muchos. Si gana el título, podrá presumir, a sus 19 años, de un póker de éxitos en Europa, con FIBA Cup, Eurocup, Euroliga y Eurobasket en su palmarés. Por el camino, 2 Copas, una Supercopa y una más que preciada plata olímpica. Deslumbró en su debut en la Final Four contra el CSKA y tiene un reto importante, con otro joven maravilla enfrente, Teodosic, y un auténtico referente en Europa con veteranía de sobra, Papaloukas. Como vuelva a estar a la altura, a aquellos que le llaman sobrevalorado o le restan méritos porque sus números sean inferiores a los de otros rivales, se van a quedar sin argumentos para ponerle un solo pero a su progresión.



8. La venganza de Basile.Con el Skipper de Bolonia llegó a la finalísima de 2004 e incluso fue el jugador de su equipo con más minutos (35) en aquel evento. Sin embargo, su recuerdo no puede ser más gris. Junto a Lorbek, con poca presencia, el italiano vivió un encuentro de pesadilla, masacrado absolutamente por el Maccabi, que fulminó por 44 puntos (118-74) al cuadro transalpino, a pesar de los 10 puntos de Gianluca. El jugador más veterano de la Final Four no pudo vengarse el pasado año pero puede por fin reinar en Europa a sus 35 años. Ya toca.

9. La rabia de Morris.. A Terence le recuerdan en la previa con insistencia que es el primer jugador en el torneo capaz de llegar a tres finales de forma consecutiva con tres equipos diferentes. Y el norteamericano masculla. Lo que no quiere es hacer un nuevo récord, siendo el primero que pierde tres veces seguidas con tres clubes distintos. Ya lo hizo jugando con el Maccabi (77-91 contra CSKA en 2008), defendiendo la elástica moscovita (73-71 frente al Panathinaikos) y no puede permitírselo este año.

10. Boni Ndong, el orgullo de Africa.Además de Ricky Rubio, Boniface también debutó este viernes en una Final Four. Y con muy buena actuación. Aquel que llegó como temporero a Málaga para salir por la puerta grande con destino Barcelona, es el foco de atención para los aficionados al basket de África, que pueden ver al tercer jugador procedente de su continente en proclamarse campeón de Europa. Antes lo consiguieron dos jugadores de Costa de Marfil, Richard Dacoury y Marc M’Bahia, en el sorprendente Limoges de 1993.



11. Por los que lo intentaron sin éxito.En los últimos 26 años, desde aquel sueño de Ginebra que se tornó en pesadilla, ellos lo dieron todo por conseguirlo pero no obtuvieron recompensa. No hay éxito en el presente sin buenas bases en el pasado y estos jugadores colocaron al Barça en la élite. Epi, Ansa, Starks, Solozábal, Davis, De la Cruz, Sibilio, Shara, Norris, Jiménez, Solozábal, Crespo, Costa, Waiters, Wood, Ferrán Martínez, Trumbo, Ortiz, Lisard González, Montero, Massenburg, Roberts, Galilea, Andreu, Díez, Alemany, Karnisovas, Rafa Jofresa, Rivas, Djordjevic, Esteller, Goldwire, Alston, Gurovic, Rentzias, Elson, Gasol, Shammond Williams, Thornton, Marconato, Kakiouzis, Cota, Andersen, Santiago e Ilyasova se quedaron con la miel en los labios, al igual que Maljkovic, Ivanovic y en especial un Aíto que no se mereció irse con las manos vacías tras rozar la gloria en tantas ocasiones. Por ellos irá este partido. Por ellos irá la segunda.