Supercopa Endesa 2019

Nota de agencia

Calderón: "El fin de un ciclo es imposible, sólo hay que tener paciencia"

Recién aterrizado en Estambul, Calderón descarta cualquier fin de ciclo: "Sólo hay que tener paciencia, nada más. Aquí hay gente con 19 años y que va a estar más de diez años en la selección"

Calderón no entiende de cambios de ciclo (Foto Carlos.M.Picazas/FEB)
© FEB / Carlos M. Picazas
  

Estambul, 10 Sep. 2010 (EFE).- José Manuel Calderón, jugador de los Toronto Raptors en la NBA e internacional español, aterrizó hoy en Estambul y le faltó tiempo para ver jugar a la selección y para afirmar que no era "el final de ningún ciclo" y que "sólo hay que tener paciencia".

"Mucha gente lo ve todo negro o todo blanco. El que conozca el grupo de cerca sabe que el fin de un ciclo es imposible, sólo hay que tener paciencia, nada más. Aquí hay gente con 19 años y que va a estar más de diez años en la selección"
, afirmó José Manuel Calderón.

De la derrota ante Serbia también habló el base, que ya está casi recuperado de la lesión que se produjo en el partido amistoso contra Estados Unidos cuatro días antes del comienzo del Mundial. "Serbia jugó un poco mejor que nosotros y Teodosic metió un triple en el último instante y desde donde lo metió. La selección es un grupo unido y esto da muchas vueltas. También hay que darle alguna ventajilla a los rivales de vez en cuando", dijo con ironía el base extremeño.

"El equipo ha sabido reaccionar. Seguro que lo han pasado muy mal porque perder así siempre duele más, pero ahora han ganado a Eslovenia en un partido complicado y jugarán por el quinto o sexto puesto. Hay que mirar las cosas de forma positiva", observó.

Calderón ya está pensando en futuros compromisos con la selección, aunque prefiere ser prudente. "La gente me conoce y sabe que yo siempre intento dar lo máximo para mi equipo. Me gustaría jugar el próximo Europeo en Lituania y ganar una medalla para la selección y para todos, pero después de lo que me ha pasado este año, hasta que no esté subido en el avión no me lo creeré", finalizó José Manuel Calderón, cuyo primer objetivo era reunirse en el hotel con sus compañeros y cenar con ellos.