Se produjo un warning: getimagesize(https:http://static.acb.com/web/fotos/7/7/9/4/3/77943_8_87513_8.jpg): failed to open stream: No such file or directory en /data/www/acb/portal/Modulos/Web/Componentes/Articulo/Controlador/ArticuloControlador.php en la linea 86

Crónica Cajasol B. Cív- CB Lucentum | ACB.COM
Supercopa Endesa 2019

Crónica

English lidera al Cajasol B. Cívica ante un CB Lucentum impotente (86-61)

Los de Plaza se han estrenado en la Liga Endesa con una victoria sin paliativos. Los alicantinos fueron un espejismo del conjunto visto en la primera jornada y no tuvieron ninguna opción. English, decisivo y Singler, irreconocible

ACB Photo/Tolo Parra
© ACB Photo / Tolo Parra
  



Sevilla, 12 oct (EFE).- El Cajasol Banca Cívica se impuso hoy por un contundente 86-61 a un flojo Lucentum Alicante, en un partido en el que los sevillanos se estrenaron con su primer triunfo en la Liga Endesa al aplastar a su rival con una magnífica defensa y gran acierto en el tiro, sobre todo el canadiense Carl English -con 25 puntos-.

Después de su meritorio triunfo en casa ante Bizkaia Bilbao, el equipo alicantino llegó al San Pablo dispuesto a refrendar su buen arranque, aunque ya desde el inicio estuvo atascado en ataque frente a un Cajasol muy motivado y que desplegó una defensa muy fuerte.



La igualdad sólo se mantuvo tres minutos (4-4, m.3), pues los sevillanos, con Txemi Urtasun por fuera y Paul Davis por dentro muy activos, empezaron a marcar diferencias (9-4, m.4) y, tras un 11-2 de parcial, aumentaron su renta hasta los doce puntos (22-10, m.8).

El primer cuarto acabó con un 26-13 preocupante para el Lucentum, donde su figura del último choque, el estadounidense Kyle Singler, estuvo más que desaparecido -no anotó ni un punto en los 20 primeros minutos, que acabó además con cuatro personales-, al igual que todo su equipo: nefasto en el tiro exterior y blando en defensa.

Todo lo contrario que el Cajasol, que estuvo muy concentrado, no bajó el pistón en defensa y pareció estar "ungido" por los dioses, con muchas rotaciones desde el banquillo, gran ambición, mucho ritmo, solidaridad y una buena aportación de todos los jugadores.

ACB Photo/Tolo Parra
© ACB Photo/Tolo Parra


Dos triples seguidos de Benjamin Dewar, uno de los pocos que mantenía el tipo en el equipo levantino junto con el pívot Lamont Barnes, redujeron la distancia a 27 puntos al descanso (53-26).

En la segunda parte, el Lucentum tiró de orgullo para reaccionar tras su nefasta primera mitad, sobre todo con triples de Alex Urtasun -que se enfrentó a su hermano gemelo, Txemi, más acertado en las filas del Cajasol, de Hazell y de Freire, que le llevaron a un parcial de 10-10 y a rebajar la distancia a 19 puntos (63-44, m.28).

Pero fue un espejismo, porque el equipo sevillano venció a su relajación y volvió a meterse en el partido para acabar el tercer cuarto con los mismos 27 puntos de ventaja (72-45), a lo que ayudó cuatro tiros libres anotados por Txemi Urtasun tras una falta y una técnica señaladas, precisamente, a su hermano Alex.



El último cuarto continuó con la impotencia del Lucentum Alicante, que siguió a la deriva ante un Cajasol muy certero en ataque y atosigante en defensa, con lo que elevó su ventaja de nuevo a la máxima de 33 puntos (80-47, m.33) con triples de Carl English, diferencia que los alicantinos, más por amor propio, acortaron para acabar con el 86-61 final.

86 - Cajasol (26+27+19+14): Calloway (-), Txemi Urtasun (11), Jasen (4), Guille Rubio (6), Davis (12) -cinco inicial-, Satoransky (11), Bogdanovic (10), English (25), Tepic (6), Triguero (1) e Izquierdo (-).

61 - Lucentum Alicante (13+13+19+16): Llompart (1), Dewar (8), Singler (12), Ivanov (3), Barnes (13) -cinco inicial-, Freire (5), Jódar (-), Alex Urtasun (3), Stojic (2), Hazell (7) y Kone (7).

Árbitros: Emilio Pérez Pizarro, Óscar Perea y David Soto. Eliminaron por cinco personales a Paul Davis (m.37), por el Cajasol, y a Kyle Singler (m.39) por el Lucentum.

Incidencias: Partido correspondiente a la segunda jornada de la Liga Endesa, disputado en el Palacio de Deportes de San Pablo ante unos 4.500 espectadores.