Artículo

Lucentum Alicante: Mens sana in corpore sano

Panta rei, que dice la cita en latín. 'Todo fluye', traducimos. Sí, asienten en Alicante, donde el devenir del Lucentum augura más positivismo que nunca. Txus Vidorreta a la batuta, dirige un bloque sólido, consistente. Balance de 4-1, coliderando la tabla con los grandes. ¿Dónde yacen las claves de este gran arranque?

Foto ACB Photo
© ACB Photo
  

Es fácil, muy fácil, caer en tópicos al narrar ese inicio fulgurante del conjunto modesto. La revelación, el milagro, el fenómeno. Retahíla de adjetivos para calificar ese bloque que aguanta el tirón de los grandes. Que levanta el partido ante el subcampeón de la competición -un equipo de Euroliga-, o que cimenta con oficio y orgullo una victoria en una de las canchas más complicadas de la Liga Endesa. Ese es el Lucentum Alicante.

Ni es el mejor ataque (6º). Ni la mejor defensa (11º). E incluso, -“ojo al dato”, que diría aquel-, ¡es el equipo menos reboteador! (25 rechaces de media, 16 menos que el primero, con 41). Mas ahí están: cuartos con un balance 4-1, empatados con Barça Regal, Real Madrid y Unicaja. Coliderato. ¿Ficticio? Parece que el Lucentum va en serio.



Aguerrido conjunto de Txus Vidorreta, el capitán de la nave lucentina que acumula tres triunfos consecutivos, algo que no lograba desde la temporada 2006-07. Tras un verano más convulso de lo deseado, la entidad no cesó en su empeño de bregar por su existencia. Técnico confirmado, comprometido con el proyecto, en un gesto de apego mutuo. “Es la pieza fundamental del puzle”, espetaban desde la cúpula directiva. Un rompecabezas arduo de moldear: sólo tres jugadores de la plantilla 2010-2011 formarían parte del renacido Lucentum.

Desde las buenas vibraciones

La rutinaria, a veces típica y tópica, pero necesaria campaña de abonados, alzaba su voz desde las ”Good Vibrations”. Desde las buenas vibraciones se quería forjar la elección de quienes acompañarían a Pedro Llompart, Mario Stojic y Álex Urtasun.

Caía Ben Dewar, sobrio y experimentado escolta-alero procedente de Francia, se buscaba la anotación con el norteamericano Jeremy Hazell. Y la robustez interior tenía el sello de Kaloyan Ivanov, Lamont Barnes y Mohamed Kone. A la manija, savia joven ‘verde amarela’: Rafa Freire. ¿La apuesta? El euro campeón sub20 Alberto Jódar. ¿Y la joya de la corona? Kyle Singler y su sonrisa paciente.

Aterrizaba en Alicante el mejor universitario de Estados Unidos. MVP, comandando a Duke, en la final de la NCAA. Fenómeno mediático más allá del charco. Perenne y transparente sonrisa. Talento a raudales, garra y compromiso. Y no tardó en demostrarlo. Todo desde las buenas vibraciones… más allá de nombres y etiquetas.

Con las consignas claras

Enamoraban con épica en su puesta en escena, tomaban La Fonteta -en la gesta más complaciente para su afición- y vapuleaban y se confirmaban exhibiéndose de nuevo en el ya temido Centro de Tecnificación de Alicante. Todo ello, para un balance de cuatro victorias y una derrota.

ACB Photo / M.A. Polo
© ACB Photo / M.A. Polo


Dulce cómputo en un casillero que no es más que el reflejo del buen hacer. El compensado equilibrio de una plantilla en la que, de nuevo como reza el tópico, el bloque está por encima de las individualidades. Fácil sería achacar el mérito al portento Singler (máximo anotador -16 ppp-). Pero nada más simple que a las cifras remitirse para revelar la no dependencia del Lucentum al talento de Oregon. Elaboradísimo último triunfo alicantino en Fontes do Sar, parqué donde las victorias se labran picando mucha piedra. Sucumbe Blusens Monbus a la maquinaria levantina. ¿Actuación de Kyle Singler? Seis puntos para cuatro de valoración en 33 minutos.

El tarro de las esencias alicantinas fluye mucho más allá de su estrella. Aguerrida defensa, dureza mental, concentración, hambre. Buscar crecer en ataque desde la defensa. Y una cifra constata esta última sentencia: 9 balones son los que roba el Lucentum por partido. Es el equipo más recuperador de la Liga Endesa.

Y en ataque, ¿cuáles son las claves? Excelsa batería exterior la del Lucentum, capaz de fusilar a triples a su rival. Bien lo saben en Pucela, victimas de uno de los mayores chaparrones desde el más allá. Singler (3/4), Dewar (3/6), Llompart (3/6), Stojic (4/4) y Hazell (4/5) fue la carta de triples ante el Blancos de Rueda. Un total de 17 de 30 con un porcentaje del 57% igualando la mejor marca en un partido desde la línea de tres puntos con la nueva distancia de 6,75 metros. Merced a ello, son el equipo con más triples anotados, un total de 42 de los 113 lanzados.

Podría parecer que la dependencia del tiro exterior es excesiva. No obstante, el equilibrio exterior/interior es un hecho fehaciente. Lamont Barnes y Kaloyan Ivanov, fiable dupla interior. Sin titubeos bajo los aros, combinan entre ambos 19 puntos y 11 rebotes por partido. ¿Quizás poca batería y rotación en la pintura? Las dificultades podrían llegar por ahí. El hecho de ser el equipo menos reboteador de la competición puede sacar a relucir esas carencias.

¿Y quién dirige? ¿Quién surte? Renacido, maduro Pedro Llompart. Asiste, recupera, anota. Sazonadas dosis de experiencia en la manija del Meridiano Alicante, en un ejercicio de mimetismo a las mejores épocas de Pepe Sánchez en la Costa Blanca. Y es que la pasada Jornada 4 igualó el récord de asistencias repartidas en el club lucentino: 12. Orgullo compartido con el mago Pepe.

El año Ivanov
La melodía búlgara percute a la perfección. ‘Timmings’ acompasados, ejecución perfecta. Retumba la pintura. Replica el interior lucentino en la zona. Versátil, robusto. La garra grabada a fuego. Kaloyan Ivanov, comodísimo en Alicante. Confianza ciega de Txus Vidorreta para el segundo hombre con más minutos en pista. Máximo reboteador, segundo más valorado. Diez puntos, seis rebotes por partido. Es el ‘Año Ivanov’.

Rotundo y sin dudas “Creo que hasta ahora se está viendo la mejor versión de mi juego desde que estoy en ACB”.

Cuando todo va de cara… “Estoy con confianza, tengo el apoyo de todo el equipo, el entrenador y eso es lo que necesito y lo que está ayudándome para estar jugando como hasta ahora”.

Pieza clave “Fue uno de los principales motivos por los que fiché por el Lucentum Alicante. Hablé con el entrenador y él me dijo que contaba conmigo y que en el equipo que se estaba confeccionando iba a ser importante. “

Rocosa pareja “Cuando vi que se fichó a Lamont Barnes me puse muy contento. Con el trabajo que hace tanto en defensa como en ataque, es un jugador total, siempre te ayuda en todas las facetas. Ha sido un fichaje muy importante para Alicante. Es una máquina y está siempre a tope.”

¿Mirar a cotas más altas? “Todo el mundo nos lo comenta, pero la permanencia no se consigue con cuatro victorias. Todavía es muy, muy pronto para mirar otros objetivos, la historia dice que necesitamos 11 o 12 victorias para la permanencia y ahora no debemos estar pensando en otras cosas como la Copa del Rey o el Playoff. Se debe seguir pensando que nuestro objetivo es la permanencia. Hasta que no logremos no cambiaremos de objetivo.”

Haciendo vestuario “En este equipo la clave es que todos estamos en la misma sintonía, todos estamos juntos, sin problemas. Somos un gran grupo de gente, muy amigos entre todos y eso siempre ha sido lo más importante para construir un gran quipo. No somos un equipo con grandes estrellas como el Real Madrid o FC Barcelona, así que no nos podemos permitir ir cada uno a nuestro rollo. Tenemos que estar unidos” .

Las virtudes de Vidorreta “Txus es muy bueno haciendo el scouting del rival. Es impresionante como conoce a cada equipo, sabe cómo juegan en defensa y en ataque. Siempre sabe sus puntos fuertes y débiles.”

Pendientes del ‘lockout’ “Kyle es un poco sorpresa para todos, pero quien le conocía sabía que tiene todo el baloncesto en sus manos. Sabe hacer todas las cosas y no sólo las sabe hacer sino que las hace muy bien. Tiene el baloncesto en su cabeza. Es un lujo para la Liga Endesa”

El cartero de Alicante “A Pedro Llompart no lo conocía, pero lo que le he visto es que es un base con gran experiencia y le lleva al campo. Puede hacer daño tirando o pasando el balón. Es un base muy peligroso en ataque y está haciendo un gran trabajo para el equipo…¡cómo asiste!”

“Lucentum-manía” “La afición está genial. El pabellón casi siempre está lleno y eso ayuda mucho. Por ejemplo, en el partido contra el Bizkaia Bilbao Basket, la afición fue el sexto jugador. Cómo apretaron en los últimos minutos… Debemos devolverles todo el cariño”.

Foto ACB Photo
© Foto ACB Photo


Capaz de abrir una brecha de 36 puntos en una primera mitad. O anotar 56 tantos en 20 minutos, sumando 11 triples en el mismo tiempo. O de endosar un parcial de 53-8. Arrollador. Cual avalancha. Así es capaz de exponerse este Lucentum.

Rodillo lucentino que ya ha firmado su segundo mejor arranque en la competición, sólo por detrás del 4-0 de la 2004-05 (que llegó a ser un increíble 9-0 de inicio). En 9 temporadas, esta es la segunda ocasión en la que el balance es favorable en la Jornada 5. Comprensible gozo que contrasta con la agonía de la pasada campaña, en la que se llegaron a ver con un balance de una victoria y ocho derrotas.

Sueña Alicante, revive el Lucentum, se deleita el Centro de Tecnificación. ¿Anhelar metas más altas? La ristra de tópicos no podía liquidarse sin el “partido a partido”. “Aseguremos la permanencia”, suspiran.