Artículo

Clásicos ACB: Esperando ofertas...

Los veranos eternos han dejado desaparecidos a Montañez, De la Fuente, Laviña, Jasen, Barton, Paco Vázquez, Bullock y Betts. ¿Dónde están? Esperando...

Plantilla del TDK Manresa la temporada 1998-99, con Paco Vázquez, Laviña y Montañez (Foto Archivo ACB)
© Archivo ACB
  

Redacción, 7 Nov. 2012.- Los veranos pueden ser eternos, los rumores incesantes y las ofertas no llegar nunca. El representante que te lanza mensajes tranquilizadores. Tus (ex) compañeros que van firmando sin que tu nombre aparezca más que tangencialmente ligado (o usado) en un medio u otro. El club que te había pedido paciencia que termina optando por otras opciones. Llega finales de agosto y la oportunidad que no ha llegado. "Ya sabíamos que sería un verano largo", escribía Mario Bruno Fernández en Nuevo Basket, exponiendo cómo de sufridos pueden ser los tiempos del mercado para algunos jugadores. Sobre todo, si superan la treintena.

Tan complicados que, si la situación se agrava con una reconocida crisis económica que, además, reduce el número de equipos participantes en categorías inferiores, puede empezar la temporada sin haber firmado por equipo alguno. Sin estar retirados, pero entrenándose a la espera de que llegue alguna proposición... y fructifique. Esa es la situación que han vivido este verano varios veteranos a los que su carrera había convertido en clásicos ACB. Ferran Laviña, Rodrigo de la Fuente, Paco Vázquez, Román Montañez, Pancho Jasen, Lubos Barton, Louis Bullock o Andy Betts siguen siendo jugadores en activo. Aunque sin equipo.


Román Montañez, mentalmente descansado
Escolta | 1.91 m. | 33 años | Trayectoria

Después de catorce temporadas consecutivas como jugador ACB, Román Montañez se encuentra por primera vez sin equipo llegado el mes de noviembre. Y lo tiene claro: "Quiero jugar al baloncesto, de una manera u otra". Entrena con el Sant Nicolau Sabadell (equipo vinculado del Assignia Manresa en Liga EBA): "Empecé la pretemporada con el Manresa, pero decidí separarme para que ellos pudieran trabajar tranquilos y yo también desvincularme del equipo. Como al Sant Nicolau lo lleva Aleix Duran, que era entrenador ayudante del Assignia Manresa, le pedí si podía entrenar con ellos". Además, en su estrecha vinculación con el club del Bages, sigue un plan específico de gimnasio que supervisa el preparador físico del Assignia, Xavi Schelling.

"Parecía que había rumores de que podía acabar en algún equipo de Liga Endesa, pero no se concretaron", explica. De hecho, llegó a publicarse acerca de un posible interés de Asefa Estudiantes, FIATC Joventut y Blancos de Rueda. Además, según el propio jugador, también tuvo ofertas del extranjero. Pese a haber desarrollado su carrera íntegramente en España, no descarta marcharse: "Si fuera una opción buena para mí, cogería las maletas y me iría. Hubo algo, pero no se dieron las circunstancias o no creí que fuese el momento".

"Yo creo que estoy preparado para incorporarme a un equipo", explica, remarcando la importancia de la frescura mental que proporciona llevar ya varios meses fuera de las presiones de la alta competición: "El hecho de estar sin equipo hace que mentalmente estés más fresco. Tengo ganas y no he tenido que soportar la presión de empezar la bien temporada, que en Manresa cada año teníamos la obligación de empezar bien, lo que hacía que te fueras comiendo un poco la cabeza". Bien lo deben saber sus ahora ex compañeros.

La retirada, eso sí, no sobrevuela en ningún momento: "Físicamente me encuentro bien y creo que aún puedo dar buen baloncesto: voy a seguir esperando a ver si sale algo". Eso sí, "resignado a cómo está la cosa", describe en referencia a una crisis económica también acusada en lo baloncestístico.


Rodrigo de la Fuente, jugador antes que gestor deportivo
Alero | 2.00 m. | 35 años | Trayectoria

Se repite el guion de la temporada pasada. Entrenar con el Asefa Estudiantes esperando ofertas. La campaña anterior ya terminó firmando con los colegiales, en el mes de noviembre, para promediar 6,1 puntos y 2,8 rebotes. Y Rodrigo de la Fuente no esconde que le habría hecho ilusión continuar vistiendo la camiseta del club del Ramiro: "Me llegaron ofertas tempranas de fuera, tanto de Grecia como de Italia, pero quise esperar para ver qué tal se daba en Estudiantes. Hasta al final no se supo exactamente qué iba a pasar. (...) Al saber que no iba a continuar y haber cambios en el club, he decidido esperar".

Rodrigo de la Fuente, defendido por Sasha Djordjevic en la Copa del Rey 2000 (Foto Archivo ACB)

Compás de espera para uno de los pocos jugadores españoles que han hecho carrera fuera de las fronteras españolas (sin incluir NBA). "Estoy esperando algo que me llame la atención", dice. En España o en Europa (Benetton Treviso, Lottomatica Roma y Banca Tercas Teramo han sido sus tres equipos foráneos como profesional).

"Sé que la situación no es fácil, vivimos un momento muy complicado a nivel mundial", explica refiriéndose a la misma maldita crisis en la que también incidía Román Montañez. Sin plantearse nada a más largo plazo que esperar esa proposición que todos ansían, De la Fuente se forma para su futuro inmediato, que espera esté vinculado al mundo de la canasta. Aprovechando el tiempo libre, estudia cursos de gestión deportiva: "Hay que estar preparado, como jugador pero también como gestor".


Ferran Laviña, en casa, con Arquitectura en la recámara
Escolta | 1.92 m. | 35 años | Trayectoria

Para un jugador acostumbrado a pasar largas temporadas en una misma ciudad (ocho años en Manresa, tres en Badalona y tres más en Fuenlabrada), encontrarse sin equipo en el mes de noviembre es una situación desconcertante. Y, como toda novedad, es anímicamente compleja de abordar: "Hay altibajos. Vas pasando procesos diferentes. Hay un momento en el que estás entrenando y te ves bien y hay momentos en que te encuentras peor y piensas '¿Qué estoy haciendo aquí?'. Pero entra dentro de la normalidad, es mi primera experiencia en esta situación", explica el escolta catalán.

Actualmente, entrena con el CB Prat, el vinculado del FIATC Joventut que juega en LEB Plata. "Le pedí a la gente de la Penya poder entrenar en el Olímpic para mantenerme en forma", antes de que surgiera la posibilidad de entrenar con el vinculado, a través de Carles Duran. Duran, ahora entrenador del CB Prat Joventut, fue entrenador asistente del primer equipo cuando Laviña militaba en él. "Hablé con él y me dijo que, si estaba entrenando solo y quería entrenar con ellos, se lo pidiese. Y así hice". Ahora, sus compañeros son canteranos del conjunto verdinegro como Albert Homs, Guillem Vives, Álex Barrera, Joonas Caven, Ferran Bassas o Álex Suárez.

El verano fue largo, según explica, esperando que fructificara una renovación con el Mad-Croc Fuenlabrada que no se materializó: "Hubo algunos equipos interesados que preguntaron por mi situación, pero no pasó de allí". Nada llegó a cristalizar y se encontró, por primera vez en su carrera, sin equipo una vez iniciada la pretemporada.

La espera se mantiene. "Estoy físicamente bien, dispuesto a estudiar las propuestas que salgan", dice. ¿Incluidas ofertas del extranjero? "Ahora mismo no estoy cerrado a nada. En mi caso, con familia, dos criaturas y establecido en Badalona después de estar fuera tres años es complicado moverse, por lo que tendría que reflexionarlo y tendría que ser una oferta suficientemente interesante". Tampoco descarta jugar en una categoría que no sea la Liga Endesa, si es que surge la oportunidad: "No estamos cerrados a ofertas de ninguna categoría. Ahora mismo no hay interés de nadie. Tengo que esperar un tiempo prudencial y ver cómo evolucionan las cosas".

Como De la Fuente, si no surgieran opciones atractivas para seguir la carrera como jugador, es momento de retomar la formación. Laviña empezó la Licenciatura de Arquitectura, carrera que tuvo que abandonar: "Los últimos años era imposible y, además, era complicado el traslado de expediente cuando me fui a Madrid". En caso de que una vez pasada la Navidad siga sin equipo, se plantea retomar los libros: "Intentaré volverme a matricular en el segundo semestre, a ver qué compatibilidad tiene con jugar o entrenar en algún equipo. Si me puedo matricular y retomar la carrera, mi interés es hacerlo, si me permite coger alguna opción deportiva. Si no, ya no lo haré".


Pancho Jasen, con la cabeza ocupada
Alero | 1.98 m. | 34 años | Trayectoria

Tras perder la semifinal de los Juegos Olímpicos, Hernán Pancho Jasen decidió tomarse un descanso: "Estaba cansado de tantos años sin parar en el verano". Su compromiso con la albiceleste, su interés por tomarse un descanso y la falta de firmeza en ofertas de su agrado conformaban ese "cúmulo de situaciones" que el alero argentino describe como causante de su situación actual.

Viviendo en Madrid, Jasen dedica su tiempo a entrenarse en solitario en el gimnasio: "Sobre todo porque me gusta cuidar el físico". A diferencia del resto de jugadores, no está en la dinámica de ningún equipo, sino que entrena "con equipos de formación, haciendo lanzamiento".

"No quiero dejarme estar, porque si no cuesta mucho más coger el ritmo. Por eso estoy manteniéndome, para poder estar en algún equipo a corto plazo". Pancho Jasen quiere seguir jugando, aunque sabe que no puede tomar una decisión a la ligera: "Con la familia detrás, uno no se puede mover solo". Eso sí, tiene claro que el periodo de descanso ha terminado: "No quiero seguir descansando, sigo entrenando por si llega la oportunidad". Como todos, de inicio no descarta ninguna posibilidad: "A uno lo que le divierte y lo que quiere es jugar a baloncesto, así que no puede descartar ninguna opción".

Eso incluye jugar en España, en Europa y la posibilidad de volver a la Argentina, de donde le llegaron algunas propuestas mientras estaba concentrado con la selección para la disputa del torneo olímpico. Entonces, prefirió esperar. Y sigue esperando. Eso sí, sin tiempo para torturarse anímicamente. Mientras espera, mantiene la forma y atiende sus negocios. "Tengo mis cosas fuera del baloncesto. Estoy ocupado, no estoy sin hacer nada. Es importante tener la cabeza ocupada".


Lubos Barton: ¿qué les falta a los equipos?
Alero | 2.02 m. | 32 años | Trayectoria

Al igual que Pancho Jasen, Lubos Barton también ha estado muy activo este verano. Exitosamente activo, de hecho. La República Checa logró la clasificación para el Eurobasket de Eslovenia 2013, en un complicado grupo, que les emparejaba con Italia y Turquía. Barton fue el tercer jugador con más minutos en pista de la selección centroeuropea, promediando 8,1 puntos, 6,6 rebotes y 1,8 asistencias.

Después de un periodo de vacaciones, lleva ya un mes entrenando con el filial del Barça Regal, de Adecco Oro. Con residencia en Barcelona, el checo es consciente de la importancia de "hacer algo en trabajo de equipo. No son partidos, pero por lo menos entreno". Y es que, nacido en 1980, todavía tiene buenos partidos guardados: "Físicamente estoy bien, espero que la lesión no vuelva y creo que todavía tengo dos años buenos, quizá tres, por ofrecer".

"Aquí en España la situación para gente como yo es malísima", explica resignado. Y, de hecho, su prioridad es quedarse en la Liga Endesa: "Preferiría quedarme aquí, pero no a cualquier precio. Quiero tener un equipo donde me sienta cómodo". Según cuenta, desechó algunas proposiciones del extranjero: "Fuera de España sí hubo alguna oferta, sobre todo de Turquía e Italia, pero nada que me interesara mucho".

Sabedor de que jugadores con su experiencia y con una edad que todavía no les excluye del mercado son valiosos, espera ese movimiento de jugadores que se produce pasados dos meses de competición. Esa fase en la que los equipos reajustan las piezas que no están funcionando tal como preveían en verano. "Muchas competiciones llevan cinco o seis semanas, y los equipos empiezan a ver ahora qué les falta", explica, "y espero que ahí pueda venir algo para mí".


Paco Vázquez, de reformas en Málaga
Escolta| 1.90 m. | 38 años | Trayectoria

"Estoy en Málaga. Compré una casa aquí y estoy haciendo reformas", contesta nada más empezar la entrevista. "En vez de estar en Ibiza, mi tierra, sin entrenar, entreno con el vinculado de Unicaja", el Clinicas Rincón Benahavís de LEB Plata, donde comparte pista con promesas cajistas como Alberto Díaz o Dejan Todorovic, que ya han asomado la cabeza en el Unicaja de Repesa.

Después de cerrar su etapa en Bilbao, Paco Vázquez jugó la temporada pasada en LEB Oro, en las filas del Lleida Basquetbol (6,1 puntos, 1,4 rebotes y 1,3 asistencias). "A final de temporada había interés por continuar, pero las condiciones cambiaron. El presupuesto bajó mucho e intentaron mirar otro tipo de equipo, buscando jugadores de otro perfil", relata. Más allá de esa posibilidad, no hubo más que rumores, según explica él mismo. En su caso, no descarta irse a jugar "a cualquier lado de forma altruista" si es que en unas semanas no surge una opción atractiva. "Las ganas de jugar las tengo". ¿Acaso puede existir mejor razón? "Pero cada vez es más complicado".

Aunque sus pretensiones han cambiado: "A las alturas que me encuentro de mi carrera lo que estoy buscando es divertirme. No estoy buscando para nada ganar dinero. Ya lo gané en su momento, ha sido mi profesión muchos años", por lo que no se plantea marcharse al extranjero. La diversión es ya el único motor: "Mi carrera ya la he hecho. He hecho lo que tenía que hacer, mi palmarés es el que es". Y reza: medalla de plata en el Europeo Sub22 de Estambul 1996, oro en los Juegos del Mediterráneo de Bari 1997, campeón de la Liga ACB con el TDK Manresa en 1998, bronce en la Universiada de Palma de Mallorca en 1999, campeón de la Copa Korac en 2001 con Unicaja, bronce en el Eurobasket 2001 de Turquía y campeón de la FIBA Eurocup de 2006 con el DKV Joventut. Por eso las ganas por compartir vestuario con amigos van balanceando el afán competitivo: "Si juego en algún equipo será para competir e ir al máximo, pero también para compartir tiempo con amigos, con algún entrenador que conozca y que me diga que vaya a disfrutar un poco. Tanto puede ser en EBA, como LEB Plata o LEB Oro".

"Me encuentro muy bien físicamente. No me planteo retirarme, pero no descarto que a final de temporada diga 'a otra cosa mariposa'", explica mientras va dejando paso al gusanillo por entrenar, que lleva incubando a lo largo de su carrera y que se va replicando al compartir entrenamientos con jóvenes promesas como las del Clínicas Rincón. Por eso se está sacando el título de entrenador: "Me veo como entrenador. Me he visto desde hace muchos años".


Estados Unidos: dos esperas y un adiós

"No, no considerará ofertas". Adiós a Curtis Borchardt. El único de los desaparecidos que ya no está en activo es el pívot de brillantes movimientos pero frágiles rodillas. Así lo declara su representante, Patrick King (Pro One Sports), en conversación telefónica. El pívot de Buffalo se ha trasladado con su familia desde Palo Alto (California) a Seattle (Washington), donde su padre, Jon, jugó tres temporadas en los Seattle Seahawks de la NFL.

"Curtis sigue entrenándose un poco, pero no como para volver a jugar", explica King. Entonces, ¿si recibiese una oferta podría considerarla? "No". Adiós y gracias, Curtis.

Curtis Borchardt y Andrew Betts, actualmente en Estados Unidos (ACB Photo / L. García)

Los que todavía esperan seguir jugando como jugadores profesionales son Louis Bullock y Andy Betts. El escolta de 36 años, que terminó la temporada pasada jugando en el Asefa Estudiantes, está entrenándose en Estados Unidos. Según informa su representante, Quique Villalobos (BDA Sports), había tenido algunas ofertas que decidió no considerar, para estar cerca de su mujer en el nacimiento de su tercer hijo.

Villalobos es también el representante de Betts, que promedió la temporada pasada 5,6 puntos y 3,4 rebotes en el Lagun Aro revelación de la temporada. El pívot está entrenándose por su cuenta en Denver, lejos de su tierra. Lugar de procedencia de su mujer (a la que conoció en su periodo universitario en Long Beach State), ahí es donde los Betts han fijado su su residencia.

"Tuve un par de ofertas, pero no consideré que fuesen correctas", explica el inglés vía correo electrónico. "Las rechacé únicamente porque eran ofertas demasiado bajas, aunque ahora estoy pidiendo mucho menos que antes", describe Andy, que se considera preparado para jugar con "cualquier equipo que me pueda hacer una oferta seria".

Así que, esperando esa oferta. La que esperan todos, claro.