Supercopa Endesa 2019

Artículo

Robbie Hummel: "Ha sido una hazaña poder ganar a los cuatro equipos"

Robbie Hummel fue uno de los héroes en el triunfo del Blusens Monbus en la cancha del Real Madrid, en un partido en el que considera tuvo su mejor actuación

ACB Photo / M. Pozo
© ACB Photo / M.Pozo
  

Santiago de Compostela, 15 abr. 2013.- Robbie Hummel con 19 puntos, 15 de ellos en el último cuarto, fue uno de los artífices que condujo al Blusens Monbus a la victoria ante el líder de la Liga Endesa, el Real Madrid. El ala-pívot del conjunto santiagués se mostró muy contento por el triunfo y cree que el secreto del Blusens Monbus pasa por “ejecutar el baloncesto que sabemos hacer. Ese es nuestro secreto y el que nos da las victorias”.

Robbie, de nuevo has sido clave en el desenlace final del encuentro, ¿Consideras que contra el Real Madrid ha sido tu mejor partido en lo que llevas jugado en la Liga Endesa?
Sí, pienso que ha sido posiblemente mi mejor partido, además ante uno de los mejores equipos. La situación del partido también me ha favorecido. He conseguido anotar en momentos decisivos del último cuarto y la victoria nos mantiene en puestos de play off. Pienso que en conjunto hemos hecho un gran partido.


El equipo ha sido capaz de ganar en las cuatro canchas de los equipos de Euroliga, ¿Cómo valoras la temporada del equipo? ¿Cuál es el secreto de este conjunto?
Ha sido una hazaña poder ganar a los cuatro equipos que están disputando la Euroliga en sus campos. Esto nos da mucha confianza. Nosotros tenemos que seguir con nuestros sistemas, jugando fuerte y ejecutando el baloncesto que sabemos hacer. Éste es nuestro secreto, y el que nos da las victorias.

Cada día se te ve con más responsabilidad en el tiro y con más confianza. ¿Podríamos decir que ya estás adaptado al baloncesto europeo?
Sí, sin duda. Los partidos aquí son diferentes, pero poco a poco la gente va conociendo mi nombre, y yo trato de ejecutar los sistemas que me piden. En el fondo es baloncesto profesional y todo depende de los partidos que vas jugando y el nivel de confianza que adquieres. El cuerpo técnico ha hecho un gran trabajo conmigo y yo estoy respondiendo con una mayor regularidad.

El próximo partido es contra el FIATC Joventut, en casa, y delante de vuestros aficionados. Posiblemente una nueva oportunidad de seguir soñando. ¿Todavía recordáis el partido de la primera vuelta?
Sí, claro. Para nosotros es un partido muy importante y todavía tenemos el recuerdo de la derrota en Badalona. Tuvimos la oportunidad de ganar ese partid, pero desgraciadamente se nos escapó y nos quedamos sin la oportunidad de disputar la Copa. Sin embargo, pienso que ahora somos un equipo con mayor experiencia, hemos aprendido muchas cosas aunque seamos los mismos jugadores. Ahora tenemos un mayor grado de acoplamiento y sabemos que somos capaces de lograr la victoria y eso vamos a intentar conseguir con el apoyo de nuestros aficionados.

¿Es Santiago un buen sitio donde vivir y seguir progresando en el baloncesto?
Sí, eso pienso. Además es un gran sitio para visitar y para aprender sobre la cultura europea. Santiago es maravilloso para vivir. Yo he estado en muchas ciudades en Estados Unidos, pero nunca había estado tanto tiempo en otra ciudad y pienso que Santiago es un sitio de una gran importancia cultural, con muy buena comida y además me está sirviendo para seguir practicando y aprendiendo español. Aquí estoy muy contento, aparte de poder jugar al baloncesto. Todos los compañeros tenemos una buena amistad y somos un equipo muy unido.

Medio centenar de aficionados reciben al equipo en Lavacolla

Aficionados del Blusens Monbus inundaban las redes sociales de su euforia por la victoria ante el líder de Liga Endesa, el Real Madrid, en el Palacio de los Deportes. A través de las redes sociales, los aficionados que no se pudieron desplazar hasta la capital se dieron cita en el aeropuerto santiagués para recibir al equipo.

Sobre las nueve y media de la noche, cuando el conjunto que entrena Moncho Fernández llegó al aeropuerto, unos cincuenta aficionados (los autobuses que se desplazaron hasta Madrid no regresaron hasta la medianoche) recibieron al cuerpo técnico y a los jugadores a grito de “O-BRA-DOI-RO".