Artículo

La paciencia: El secreto de la estabilidad de San Antonio Spurs
La gente nace, la gente muere y los Spurs siguen llegando a las 50 victorias. Los ciclos pasan para todos menos para ellos. Tienen más arrugas, menos pelo, más inteligencia y el mismo nivel de juego. ¿Cuál es el secreto de la globalizada San Antonio?


Redacción, 27 Mar. 2014.- Hay dos clases de seguidores de la NBA. Están los que cada año piensan que los Spurs, por ley de vida, tienen que bajar el nivel de juego y resultados, y luego están los que creen que van a ser un hueso duro de roer por enésima temporada consecutiva. La vida pasa. Lakers y Celtics suman 47 victorias entre ambos siendo la peor temporada de la historia si se analiza el conjunto de ambas franquicias, Charlotte está luchando, misteriosamente, por los Playoffs, mientras que, por Texas, por Texas todo sigue igual.

La ciudad de San Antonio ha crecido mucho desde el año 2000. La globalización se cumple al pie de la letra dentro de su jurisdicción. Su cercanía con la zona centro/sur del continente le sitúa como una ciudad atractiva para los latinos, ya que actualmente son más del 60%. La historia cultural también les da la razón. La ciudad, en sus comienzos, fue poblada por canarios y de ahí que tengan la catedral católica más antigua de todo Estados Unidos, con la Virgen de la Candelaria, patrona de Canarias, observando desde lo alto.

El equipo va acorde con la ciudad. Es una franquicia que ha crecido mucho desde la llegada de David Robinson, Tim Ducan o Gregg Popovich, la globalización también está presente en su plantilla con nueve de sus 14 jugadores nacidos fuera de Estados Unidos. Australia, Italia, Francia, Argentina, Islas Vírgenes, Canadá o Brasil forman el pasaporte de los Spurs. Y por antigüedad en sus jugadores pocos equipos pueden superarles, por no decir ninguno.

La palabra que define a San Antonio es estabilidad. Es el ejemplo perfecto de una buena gestión deportiva. Si algo funciona, no lo toques. Pero los años pasan, puede decir alguno. Sí, pero si algo funciona, ¡no lo toques!

El eje de los Spurs es el ejemplo perfecto de que la maquinaria antigua aguanta más que la actual, con su obsolescencia programada. A los casi 38 años de Duncan, a los 36 de Ginobili y a los casi 32 de Parker, la columna central del equipo, se han sumado los 22 años de Kawhi Leonard o Cory Joseph y los 26 de Danny Green, como complementos de futuro. Futuro pero también presente, ¡y qué presente!

Con una edad media de unos 28 años, San Antonio ha sido el primero esta temporada en llegar a las 50 victorias. Este hito lo ha conseguido en las últimas 15 temporadas, lo que supone que se siga aumentando el récord de la competición (la anterior marca la tienen los Lakers con 12 temporadas, del año 1999 al 2011).

Esta cifra podría haber sido superior, llegando a las 17 si no hubiera habido un 'lockout' en la temporada 1998-1999. Aquel año se jugaron solamente 50 partidos, con los Spurs ganando 37 de ellos. ¡Al menos 50 victorias en 16 de 17 temporadas y la que falta va con asterisco!

Gervin (EFE)

¿Cuál es el secreto? De Dallas a San Antonio, de la ABA a la NBA, de Gervin a David Robinson y de Robinson a Duncan. Y fue en ese periodo final de transición entre los dos interiores donde la luz por fin salió.

Antes del almirante, la franquicia solía llegar a los Playoffs pero sin llegar nunca a dar ese paso para hacer algo más grande. Y tras la marcha de Gervin llegaron los balances negativos, la pérdida de interés del público y los constantes rumores de venta de la franquicia a otra ciudad. El Draft de 1987 lo cambió todo.

Consiguieron el número 1. Eligieron a David Robinson y le esperaron hasta el '89. El pívot, procedente de La Marina de los Estados Unidos, tuvo que servir al país durante dos años. La paciencia se aprende. La paciencia corre por las calles de la latina San Antonio.

Llegó Robinson con el ‘Rookie del Año’ bajo el brazo, pero no cambió nada. El típico ‘quiero y no puedo’ de años anteriores. Con la misma ilusión que en la etapa de Gervin pero sin dar el paso que tanto esperaba la ciudad tejana.

Y del Draft del ’87 al Draft del `97. Del número uno al número uno. De David Robinson a Tim Duncan. Aunque justo antes sucedió uno de los momentos históricos de la franquicia. El cambio de rol de Popovich en el equipo, pasando a ser primer entrenador.

David Robinson y Malik Rose, contentos (EFE)

El destino ha deparado felicidad en los años impares para San Antonio. Hubo que esperar otros dos años para una correcta aclimatación (o liderazgo) a la liga de Tim Duncan, quien también ‘nació’ con el ‘ROY’ en sustitución del pan. En 1999, con la dupla interior junto con los Antonio Daniels, Avery Johnson, Steve Kerr y Malik Rose, llegó el primer título para la franquicia al ganar en el quinto partido a los Knicks de Sprewell, Allan Houston, Ewing, Camby, Larry Johnson o Kurt Thomas.

Demasiado Duncan para los de la gran manzana. Dos años en la liga y ya tenía su primer MVP de las finales. Tuvo tiempo de saborearlo, ya que en las tres siguientes temporadas fueron eliminados por los Suns, y en dos ocasiones por los Lakers. Esta última temporada, a pesar de no enfundarse el título, Duncan se hacía con su primer MVP de la temporada, contando ya con Tony Parker como compañero, elegido en el puesto 28 del Draft de 2001.

Ya en la siguiente temporada (2002-2003) volvieron a las Finales. Era un año especial. Sería el último de David Robinson y había que demostrar que la renovación del equipo había sido clave para volver a dominar la NBA tras tres años sin anillo al dedo. Al francés, que había llegado hacía un año, se le sumaba un joven Ginobili, que había sido seleccionado años atrás en un pobre puesto 57 (1999). Duncan, rodeado de su nuevo equipo, volvía a dominar ese año la NBA y la Asociación le entregaba su segundo MVP de las finales.

Duncan y Robinson, felices en la despedida (EFE)

Pronto, Robinson se convertiría en pasado y el relevo estaba en manos de Duncan, de un número 28 y de un 57 del Draft. Según las matemáticas, no pintaba nada bien el futuro de los históricos Spurs a pesar de tener al mejor jugador de la liga. Por ello, había que aprovechar ese año. Los Nets de New Jersey de Kidd, Jefferson, Mutombo, Kerry Kittles, Kenyon Martin o Jason Collins, delante. Fácil. 4-2, segundo anillo y consagración para el de las Islas Vírgenes, también apoyado por un tirador como Stephen Jackson o por un defensor como Bruce 'Lee' Bowen.

Al año siguiente, año par, el destino les deparó el peor final posible. Su sueño se acabó en las Semifinales de Conferencia gracias a la suerte, o a la mala suerte. Tras un tiro ‘in extremis’ de Duncan que paró el crono en 0.4 segundos y que ponía a los Spurs uno arriba en el quinto partido, Derek Fisher aniquiló, en ese cortísimo espacio de tiempo, a la plantilla de Popovich.

Solo era un año fuera de las finales. La paciencia de San Antonio aguanta mucho más que eso. Lo que no les mata les hace más fuertes. Brent Barry y Robert Horry eran los hombres para fortalecer el 'roster'. Junto a ellos, Udrih, Nesterovic o Devin Brown y el ya archiconocido trío formado por Duncan, Ginobili y Parker.

2005. Año impar. Esperar y llegar a la final para conocer al rival. Los “nuevos” Bad Boys de Detroit formados por Billups, Hamilton, Prince, Rasheed y Ben Wallace. Todo el mundo podía cantar el quinteto de Larry Brown de memoria. En el banquillo, Arroyo, McDyess y un mal prospecto como Darko Milicic. Quizá el rival más duro de las tres finales. Todo se resolvió en el séptimo partido, no podía haber menos. Pero sin ese triple en el quinto partido de Horry todo hubiera sido diferente. Horry... Siempre Horry.

Como si estuviera escrito, los problemas volverían en 2006 con una fascitis plantar de Duncan durante la temporada. Aún así, llegaron a las Semifinales de Conferencia para jugar contra los Mavs. Aún así, llegaron al séptimo partido. Aún así, Duncan anotó 41 puntos y cogió 15 rebotes en dicho encuentro (Parker sumaría 24 y Ginobili 23). Aún así, apareció Nowitzki con 37 puntos y 15 rebotes para tumbarles. Otro año. Paciencia latina.

Nowitzki, fuerte ante Duncan (EFE)

Al año siguiente, desde el comienzo de la temporada se conocía el peligro de la costa Este. Si llegaban a la final, había un tal LeBron James silenciando la boca de sus críticos con las eternas comparaciones con Kobe o Jordan. Estaba bastante claro que era su año y que él solito iba a llevar a sus Cavaliers a la Final de la NBA por primera vez en la historia de la franquicia de Ohio. Los Spurs hicieron su trabajo y así fue: se encontraron con el demonio.

Los Spurs tenían gente nueva. Ahora eran Bonner, Ely, Elson, Oberto o Michael Finley los que querían poner su firma en el libro de San Antonio. Pero la historia era la misma. El trío sería el encargado de borrar la tinta del que denominaban “El Elegido”, que venía junto a Ilgauskas, Gooden, Hughes, un joven Gibson o Shannon Brown. Dicho y hecho: 4-0 y dieron voz, de nuevo, a los críticos de LeBron. Ahora, las tornas cambiarían, Parker se hizo con el MVP de las Finales, quitándoselo por primera vez al 21 de los Spurs, y siendo el primer europeo de la historia en conseguirlo.



A partir de ahí, eternos candidatos sin premio. El trébol del año impar se acabó. La edad se convertiría en el primer argumento de los críticos. Pero en San Antonio todo sigue igual.

Han hecho siempre un gran trabajo, pero paralelamente han tenido la mala suerte de encontrarse con muy buenos proyectos durante estos años como el 'Big Three' de los Celtics con Pierce, Allen y Garnett, la dupla Kobe-Pau Gasol, el año de Dirk Nowitzki y el trono de LeBron James en Florida.

¿Mala racha de los Spurs?
TemporadaVictorias-DerrotasPosición C. OestePlayoffs
200856-263Final Conferencia (4-1) Lakers
200954-283¼ Final Conferencia (4-1) Mavericks
201050-327½ Final Conferencia (4-0) Suns
201161-211¼ Final Conferencias (4-2) Grizzlies
2012*50-161Final Conferencia (4-2) Thunder
201358-242Final NBA (4-3) Heat

*Lockout NBA

En todas las temporadas llegaron a las 50 victorias en la Conferencia más complicada de la NBA. Cierto es que podrían haber mostrado esa continuidad en los Playoffs, donde su experiencia, quizá, no estuvo a la altura en ciertas temporadas, pero mientras fueron superando cifras históricas conjuntas e individuales mientras intentaban llegar los más lejos posible.



Pero de los errores se aprende. Y mejor que Popovich nadie conoce a San Antonio. Redujo los minutos de su trío en temporada regular, incluso retando a la figura de David Stern. En la temporada 2012-13, el técnico de los Spurs dejó descansar a Parker, Ginobili, Green y Duncan en un partido contra Miami Heat televisado a nivel nacional. La decisión les costó una multa de 250.000 dólares por parte de la NBA.

Según dijo Stern, la decisión no era normal al ser al inicio de la temporada, época en la que aún los jugadores no están cansados, y la edad de Parker y Green tampoco era justificada para hacer algo así. Lo cierto es que casi ganan el partido y ese año, los Spurs llegaron finos a final de temporada. ¡Y tan finos! Se plantaron en la Final. Pero James, ahora en las filas de los Heat, se cobró la venganza de su etapa en Cleveland. Sudando. Sudando mucho. Sudando tanto como un 4-3.

Con menos minutos en la piel del trío, junto con la experiencia de haber jugado juntos 670 partidos, este año vuelven a ser firmes candidatos.

Tríos con más partidos
JugadoresEquiposPartidos jugados juntosPartidos ganados juntos
Larry Bird, Kevin McHale y Robert ParishBoston Celtics720540
Duncan, Parker y GinobiliSan Antonio Spurs670497
Kareem Abdul-Jabbar, Magic Johnson y Michael CooperLos Angeles Lakers663490





El ejemplo más claro para demostrar que este puede ser el año se ve en los números. Van primeros de la Conferencia Oeste con 55 partidos ganados y 16 perdidos. Habiendo ganado 15 encuentros consecutivos, siendo ésta la racha más larga hecha por cualquier equipo en esta temporada y también, la más larga de los Spurs desde que draftearan a Duncan en 1997, aunque aún les quedan dos para llegar a las 17 victorias que consiguió la franquicia en la temporada 1995-96, siendo éste el récord.



¿Cómo se puede decir que los Spurs están viejos con la cantidad de cifras que tienen por superar? ¿Cómo se puede hablar de rendición con la motivación que eso supone? San Antonio no respira al mismo ritmo que el resto del planeta. Allí, la tranquilidad es la constante. Los Spurs consiguen todo lo que se proponen, con calma, con tiempo... con la paciencia latina de la ciudad tejana a la que representan.

Los tres amigos de San Antonio, concienciados con el reto que tienen por delante (Foto EFE)

Álex Conde
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos