Artículo

Carlos Díaz: Pívot leonés amigo de los niños
Él mismo no tiene inconvenientes en definirse a sí mismo como “un boxeador”. “Tenía mucha fuerza por pura genética”, agrega, consciente del trabajo que se le reservaba

Carlos Díaz, cromo de la temporada 96-97

Redacción, 24 Mar. 2014.- Carlos Díaz Moro tuvo a las lesiones como enemigo principal en su trayectoria baloncestística, terminada prematuramente por problemas físicos. Al menos en el tiempo en el que estuvo en activo gozó del orgullo de representar a su ciudad, León, en la máxima categoría, totalizando 28 partidos entre las temporadas 96-97 (13) y 97-98 (15). En sus minutos (5 por encuentro) tuvo una aportación residual (0,9 puntos y 0,8 rebotes).

Se crió en la cantera del Baloncesto León, ascendiendo poco a poco peldaños hasta llegar al primer equipo. Su segundo ‘momento inolvidable’ fue en su única experiencia fuera de la ciudad, en Lugo, donde formó parte del ascenso a la ACB en la 98-99. Sin embargo, los constantes dolores en el tendón rotuliano de la rodilla derecha le torturaban y optó por la retirada. Solamente tenía 23 años, aunque siete después, en la 2004-05, se asomó a la EBA con el Zamora.

>> Conoce su historia de la mano de Javier Ortiz, en Espacio Liga Endesa



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos