Artículo

¿Qué ha pasado en el Madness? Héroe Aaron Harrison. UK y UConn, a la F4
¡Qué locura de última noche antes de la Final Four! Connecticut se impuso a la gran favorita, Michigan State, en un intenso choque, mientras que un triplazo de Aaron Harrison mete a Kentucky en la Final Four y elimina a la otra favorita, Michigan

Redacción, 30 Mar. 2014.- Dallas ya tiene a sus cuatro candidatos al título. Tras haber consolidado sus altos seeds Florida y Wisconsin, hoy fue el turno de los menos favoritos con el triunfo de Connecticut (nº7) y Kentucky (nº8). Los Huskies eliminaron a la gran favorita, Michigan State, mientras que un triple de Aaron Harrison clasificó a los de John Calipari en detrimento de una Michigan que no tuvo esa fortuna en el momento clave

El talento nunca dejó de existir

Kentucky Wildcats (nº8) 75 - Michigan Wolverines (nº2) 72


Aaron Harrison, en imagen de archivo (Foto UKAthletics.com)

Aunque muchos quisieron enterrarlos antes de tiempo tras una titubeante fase regular, Kentucky ha demostrado en este March Madness un nivel de competitividad casi único. Los Wildcats llegarán a una nueva Final Four tras haber derrotado a la imbatida Wichita State, a la campeona Louisville y a la subcampeona Michigan en tres finales igualados en el que impusieron su talento y madurez. Un triple de Aaron Harrison a 3 segundos para la bocina final deja fuera de la lucha por el título a una Michigan que no tuvo fortuna en la recta final pero que encontró a su mejor Nik Stauskas (24p) para mantener vivo su sueño hasta el golpe definitivo de Harrison.

El talento nunca desapareció. Y lo único que ha cambiado de esta Kentucky que hace tan sólo un mes caía contra los peores equipos de su SEC es el hambre. John Calipari siempre construye sus equipos para ser competitivos en la fase final del año y, una vez más, ha conseguido un bloque defensivamente muy difícil de superar. Ni la baja de Willie Cauley-Stein, un siete pies de larguísima envergadura y gran proyección NBA, he frenado a unos Wildcats que llegarán a Dallas haciendo mucho ruido y como gran rival a batir. Los gemelos Harrison han dado un paso al frente junto a un Julius Randle que se convierte en el segundo jugador de primer año que más dobles-dobles consigue habiendo superado a dos estrellas NBA como Kevin Love o Carmelo Anthony. Una NBA que ya le espera, con o sin título como guinda final...

Michigan, por su parte, arrollaba a sus rivales a ritmo de triples. Sin la presencia interior de Mitch McGary desde inicios de campaña, John Beilein ha creado una máquina casi letal desde el perímetro, con Nik Stauskas y Caris LeVert como referencias. El canadiense, que ganó un muy buen tono físico en el verano, ha multiplicado sus recursos ofensivos y, con un tiro mortífero como movimiento estrella, se ha convertido en la mejor referencia de estos Wolverines. Pero no única. LeVert y el versátil Glenn Robinson III han sido sus mejores escuderos, mientras que Derrick Walton ponía la dirección y la pareja Morgan-Horford el trabajo en la pintura. Pero toparon con el rival más inadecuado para su juego...

Y eso que Kentucky volvió a salir sin ideas, obligando a Calipari a solicitar dos tiempos muertos de forma muy veloz mientras Nik Stauskas se convertía en la gran pesadilla de los Wildcats. 6-14 inicial con dos triples del canadiense. Fue entonces cuando Calipari encontró a su factor sorpresa. Si ante Louisville fue Poythress, el invitado inesperado (y más que nunca) en este Elite Eight fue un freshman: Marcus Lee. Un interior de gran potencial pero que apenas llegaba a los ocho minutos de media... y que salió dispuesto a comerse el aro en cada acción para acabar con 10 puntos y 8 rebotes. Él y James Young (13p) se combinaban para anotar una tras otra, sin fallo, y meter a los Wildcats en la pugna al descanso (37-37), con una última final de un desacertado Randle (1/7 en la primera parte) casi sobre la bocina.

El líder de esta Kentucky salió dispuesto a cambiar el signo del partido desde el primer minuto del segundo tiempo. Randle anotaba una tras otra, acabando con otra excelente marca de 16 puntos y 11 rebotes. Pero la lectura de Stauskas y sus compañeros era magnífica y tras un mate de Jon Horford recuperaban la ventaja (51-55) al ecuador de este tiempo. Fue entonces cuando apareció Aaron Harrison. Desaparecido en combate, fue el autor de cuatro triples en los últimos ocho minutos, cada uno más importante que el anterior, aunque el encuentro entraba en una fase en la que nadie fallaba y el marcador nunca se decantaba totalmente para uno o otro.

Harrison y Robinson (14p) intercambiaban triples y con el 72-70 se entraba a los últimos dos minutos. Y los Wildcats fallaron en su primer intento. Michigan buscó un triple moralmente decisivo, pero los intentos de Stauskas y Walton no entraron. Pero sí lo hizo un palmeo de Randle en su propia canasta en una auténtica guerra por ganar un rebote clave. 72-72 y 27 segundos por jugarse. Kentucky iba a agotar su última posesión. O ganaba... o a la prórroga.

Andrew Harrison buscó a Randle, que no pudo superar el doble marcaje de los Wolverines y la sacó para un Aaron Harrison que no lo dudó desde los ocho metros. Ni la oposición de Caris LeVert iba a frenar ese tiro. Triplazo y éxtasis en los Wildcats... aunque quedaría una última mínima opción para Michigan. Stauskas recibió el balón y su último intento, aunque acabó lejos de ser peligroso, puso el corazón de los aficionados de Kentucky helado por segundos. Tras golpear el tablero, la mayor de las sonrisas. John Calipari vuelve a dejar a una gran camada de freshman en la posibilidad de ganar un nuevo campeonato. Y, aunque este vez no parten como favoritos, tienen suficiente talento innato como para ser considerado uno de los mayores peligros en Dallas...




Enésima magia Huskie en el Madison Square Garden

Connecticut Huskies (nº7) 60 - Michigan State Spartans (nº4) 54

¿Qué tendrá el gran templo del deporte de la canasta que cada vez que Connecticut pisa su parquet algo mágico sucede? Tres años más tardes de que empezara ahí la trayectoria de la Connecticut campeona con Kemba Walker como estrella, los Huskies acreditaron una nueva Final Four batiendo a la que nunca dejó de ser la gran favorita. Tom Izzo, esta vez, no pudo premiar a sus seniors con la lucha por un título que se escapó de la mano de los Spartans de la misma forma que su identidad. Adiós a la solidez colectiva de un bloque para saludar a una contraproducente precipitación constante desde el triple en el momento más clave

Kevin Ollie logrará en su primera incursión en el March Madness (es su segundo año como entrenador en UConn, pero la pasada campaña su equipo fue sancionado sin poder disputar dicho torneo) el premio más importante: devolver a los Huskies a la Final Four. Y lo hará tras haberle dado las riendas del equipo a un joven talento boricua llamado Shabazz Napier. Napier ha emulado al más puro Kemba, siendo el máximo anotador de estos Huskies en el torneo final pero también sabiendo involucrar a otras piezas y formar un equipo muy completo, con el dúo eléctrico Napier-Boatright en el perímetro y la versatilidad de DeAndre Daniels como referencias.

Tom Izzo, por su parte, romperá su ya larga tradición de ofrecer una Final Four a sus prospects de mayor largo plazo. Jugadores como Keith Appling, Branden Dawson o su polivalente interior Adreian Payne se quedarán sin la opción de poder luchar por un título. Los Spartans, favoritos para todo seguidor de esta competición (e incluso futuros campeones en el bracket previo del presidente Barack Obama) se despedirán del torneo habiendo olvidado quiénes son y cómo llegaron hasta aquí. Una indeterminación que le costó, al final, poder volver a ser uno de los cuatro mejores de la nación.

UConn empezó golpeando rápido. 12-3 de inicio, con Shabazz Napier adueñándose del choque a ritmo de triples y eléctricas acciones hacia canasta. A los de Izzo les costaba sumar con cierta fluidez y necesitaron hasta trece minutos para igualar el choque con Payne y Valentine respondiendo también desde larga distancia. Y con la llegada de Gary Harris (12 de sus 22 puntos en la primera mitad), los Spartans se iban incluso al descanso con una ligera ventaja (21-25) habiendo provocado 18 fallos en los últimos 21 intentos de Connecticut.

Parecían maniatados los de Kevin Ollie por la intensísima defensa rival, y más cuando Payne (13p-9r) ampliaba la renta con dos nuevos triples. El pívot se aliaba con Harris para sumar 25 de los 32 primeros puntos de unos Spartans en muy buena línea. Pero que no pudieron frenar, sin embargo, al huracán Shabazz Napier. El boricua recuperó el control y le dió una marcha más de velocidad al choque, finalizando con 25 puntos. Rápidas transiciones, mucha movilidad de balón y un 12-0 de parcial que cambiaba completamente la dinámica ganadora de los Spartans (35-32).

Debían, rápidamente, volver a ponerse el mono de trabajo los de Izzo. Y ahí es cuando perdieron el choque. Ansiosos por recuperar el control del electrónico y del partido, se precipitaron una y otra vez desde el triple mientras Connecticut ponía la directa con una nueva aparición de Ryan Boatright (11p). 49-39 a 6:15 para el final y las peores sensaciones de una Michigan State perdida en su lucha por recuperar la identidad de su juego.

Pero quién arriesga desde el triple, al final puede tener ese punto de fortuna y los intentos de Harris y Valentine reducían velozmente dicha renta de los Huskies. Sin embargo, ahí quedó la reacción. Michigan State murió en el triple mientras Napier ponía la guinda a su extraordinario partido anotando en cada uno de los errores de los Spartans atrás, incluyendo una clamorosa falta en un triple de un Keith Appling que firmó su peor noche (2 puntos, 4 pérdidas y 5 faltas) en su despedida de la NCAA. Connecticut volvió a estar casi infalible en la línea de personal (21/22 ) y certificó su vuelta a una Final Four en la que partirá como gran tapado.




10 nombres a seguir

Gary Harris (Michigan State): 22 puntos (8/14 TC, 4/9 3pts)

Julius Randle (Kentucky): 16 puntos (7/16 TC) y 11 rebotes


Jabari Parker (Duke): ELIMINADO EN PRIMERA RONDA

Marcus Smart (Oklahoma State): ELIMINADO EN PRIMERA RONDA

Tyler Ennis (Syracuse): ELIMINADO EN SEGUNDA RONDA

Andrew Wiggins (Kansas): ELIMINADO EN SEGUNDA RONDA

Joel Embiid (Kansas): ELIMINADO EN SEGUNDA RONDA

Doug McDermott (Creighton): ELIMINADO EN SEGUNDA RONDA

Kyle Anderson (UCLA): ELIMINADO EN SWEET SIXTEEN

Nick Johnson (Arizona): ELIMINADO EN ELITE EIGHT

Gerard Solé
@gsole14

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos