Artículo

¿Qué pasó en F4? Aaron Harrison, otra vez. Kentucky-Connecticut, la final
Llegó el gran momento. Kentucky y Connecticut lucharán este próximo lunes por el título tras haber superado en dos upsets a los dos favoritos, Florida y Wisconsin. Los Huskies impusieron su ley ante unos Gators sin ideas, mientras que Aaron Harrison volvió a ser el héroe de los Wildcats con un triple final

Redacción, 30 Mar. 2014.- AT&T Stadium en Arlington, ciudad cercana a Dallas (Texas). Cuatro equipos en busca del gran título casi 80.000 espectadores en unos días en los que el país, prácticamente, se para. Todo para disfrutar del mejor espectáculo en una Final Four de la NCAA que deja sonrisas y lágrimas. Alegría para las ambiciosas Connecticut y Kentucky, tristeza en Florida y Wisconsin, téoricamente favoritas. La magia del March Madness, también en la gran Final Four

Aaron Harrison, another shining moment

Resumen del partido (WildcatsTV)



Y volvió a aparecer. Volvió a ser el héroe para rescatar con otro triple estratosférico a su Kentucky tras una imberbe falta de su hermano Andrew en una finta de tiro de Traevon Jackson, que falló el único tiro libre de los Badgers en el partido. Todo se volvió a unir para volver a alzar a Aaron Harrison hasta el infinito y a sus Wildcats a la gran final de la NCAA en una racha de triunfos para la historia. Wichita State (nº1), Michigan (nº2), Wisconsin (nº2) y Louisville (nº4), víctimas en el camino de estos Wildcats hasta la gran final del campeonato.

Los de Bo Ryan salieron dispuestos a evitar un momento así. Jugando todas las posesiones con la calma y eficiencia necesaria para sumar, dominó durante toda la primera mitad con rentas cortas que, como mucho, llegaron a nueve puntos (25-34) y con un líder inusual: Bronson Koenig. El freshman ejerció de estilete sorpresa en los primeros veinte minutos, sumando sus once puntos en triples e incisivas penetraciones. Sin embargo, Wisconsin nunca consiguió abrir una brecha importante. Kentucky siempre reaccionaba y lo hacía con James Young y Julius Randle, que con una canasta final dejaba el 36-40 al descanso.

El paso por vestuarios, un partido más, volvió a sentar de maravilla a los de Calipari. Tras unos minutos de tanteo, tremendo zarpazo de los Wildcats. 15-0 de parcial, sin Randle en pista, y con un James Young que anotaba de todas las formas, incluso con una preciosidad de rectificado en el aire para cambiarse el balón de mano y apoyarse en tabla. Wisconsin parecía toca. Sus titulares parecían noqueados, cometiendo pérdida tras pérdida. Pero encontró su particular salvador... en un croata.

Duje Dukan, hijo de Ivica Dukan (actual ojeador de los Chicago Bulls y excapitán de la mítica Jugoplastika), fue el elegido. Secó a Randle dándole más espacios y evitando ir al choque con la bestia física de los Wildcats. Y sumó sus ocho puntos de forma consecutiva que despertaron a los Badgers del duro golpe, ampliándolo a un parcial de 15-4 que cambiaba el signo del partido de nuevo (55-58) antes de entrar a la fase más decisiva del partido.

Traevon Jackson volvía a ser la brújula de los de Bo Ryan, que recuperaban su juego más lento y trabajado para intentar sumar en cada acción. Pero Kentucky respondía cada golpe tirando de colectivo. Primero Young, luego Johnson, más adelante Randle y finalmente, Alex Poythress. El alero dejó las dos jugadas del partido en un poster muy potente a Sam Dekker y en un alley-oop más que impactante que adelantaba a los de Calipari a 2:19 para el final (71-69).

Tras dos fallos de Dekker y Andrew Harrison, Frank Kaminsky rescataba un rebote ofensivo y empataba el choque a 71 a 1:18. Harrison volvía a intentarlo, ahora desde el triple, pero topaba con el aro. Debía ser el momento de Wisconsin. Los Badgers movieron el balón hasta 33 segundos, cuando Traevon Jackson hizo caer en su trampa a Andrew Harrison y consiguió tres tiros libres. Pero Wisconsin, que no había fallado ni un tiro libre en todo el partido, perdía la opción del +3 con su único fallo en el partido. Kentucky quiso jugar rápido, Harrison remontó la línea de fondo, se apoyó en Randle que la sacó para que Aaron Harrison organizara el juego. Nada más lejos. Ocho metros, con Josh Gasser a medio metro... y triplazo. Increíble déjavu

Sin embargo, Wisconsin tendría una última oportunidad. 5.6 segundos. Jackson que se recorría toda la pista, rompía a Randle con un crossover para levantarse y buscar la tabla y un aro que escupió el balón ante el delirio de los Wildcats. Kentucky y Calipari, con su nuevo "Fab Five", en busca del título.


Magistral Kevin Ollie, hambrientos Huskies

Connecticut Huskies (nº7) 63 - Florida Gators (nº1) 53



Connecticut completó la primera sorpresa de la Final Four tras superar a una Florida en racha, con 30 victorias consecutivas (la última, casualmente, en la pista de los Huskies) con un partido muy serio. DeAndre Daniels, con 20 puntos y 10 rebotes, fue el gran líder de una UConn que vuelve a la gran final tres años más tarde, ahora con Shabazz Napier como estrella.

Pero, esta vez, el boricua no fue la referencia de su equipo en ataque. Tan sólo 6 tiros para 12 puntos bien adornados con 6 asistencias y 4 robos. Napier y Boatright (13p) maniataron a Scottie Wilbekin, timón de la nave Gator, que acabó sin ideas y tan sólo 4 puntos. Desactivar al organizador de todo, el primer paso hacia la gran final. Ni los 19 puntos de Patric Young frenaron al vendaval de los Huskies, aunque el comienzo parecía predecir algo completamente distinto.

Una primera mitad que empezó Florida a pleno rendimiento. Imponiendo experiencia, ritmo y capacidad física en el rebote. Y dejando a los Huskies con 4 puntos en diez minutos y una diferencia de 12 puntos (4-16). Pero, de repente, UConn despertó. ¡Y cómo despertó! 11-0 de parcial en un minuto y medio, aumentando la velocidad del juego e impidiendo que Florida pudiera jugar en transición... y liderados por un DeAndre Daniels imparable desde fuera y dentro. Cambio total de registro y los de Kevin Ollie ampliando su momento hasta un 21-6 que dejaba a Connecticut con ventaja al descanso (25-22)

Y ampliaba justo después hasta el 31-22, con triple de Napier. Florida quedó sin argumentos y buscaba reaccionar desde el triple y con la capacidad atlética de Casey Prather (15p). Pero los Gators sólo consiguieron anotar un triple en todo el partido (en la primera acción del partido) mientras los Huskies iban ganando comodidad. Fue entonces cuando Billy Donovan apostó por una zona 1-3-1, que permitió a su equipo volver a meterse en la pugna. Sin embargo, las defensas zonales son efímeras en rendimiento y DeAndre Daniels, desde el poste alto y aprovechando su altura, no dejaba de sumar: 51-41 a 5:28 para el final.

Patric Young quiso ponerse la capa de superhéroe en la recta final. Anotaba al poste bajo, tras rebote ofensivo, en pick&roll, pero Florida había perdido su solidez defensiva como colectivo. Niels Giffey (11p) y Napier penetraban con pasmosa tranquilidad y un mate del alemán en el enésimo despiste defensivo de los Gators cerraba el triunfo a 1:45 para el final (61-49). Decepcionante adiós de una experimentada Florida a la que le faltó ideas, hambre y tranquilidad. Y paso adelante de la Connecticut de Kevin Ollie, que en su primera participación en un March Madness, llega a la gran final del torneo.


10 nombres a seguir

Julius Randle (Kentucky): 16 puntos (6/10 TC) y 5 rebotes


Nick Johnson (Arizona): ELIMINADO EN ELITE EIGHT

Gary Harris (Michigan State): ELIMINADO EN ELITE EIGHT

Kyle Anderson (UCLA): ELIMINADO EN SWEET SIXTEEN

Tyler Ennis (Syracuse): ELIMINADO EN SEGUNDA RONDA

Andrew Wiggins (Kansas): ELIMINADO EN SEGUNDA RONDA

Joel Embiid (Kansas): ELIMINADO EN SEGUNDA RONDA

Doug McDermott (Creighton): ELIMINADO EN SEGUNDA RONDA

Jabari Parker (Duke): ELIMINADO EN PRIMERA RONDA

Marcus Smart (Oklahoma State): ELIMINADO EN PRIMERA RONDA

Gerard Solé
@gsole14

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos