Artículo

Final Eight Euroliga Femenina: Todas contra Ekaterimburgo
Los siete mejores equipos de Europa viajan a Ekaterimburgo con el firmo propósito de impedir que el anfitrión repita el título conseguido hace una años y construya una dinastía continental. Sin equipos españoles, estaremos al tanto de lo que puedan hacer Anna Cruz, Sílvia Domínguez, Sancho Lyttle, Núria Martínez, Laia Palau y Alba Torrens

(FIBA Europe)

Redacción, 05 Abr. 2014 Desde este próximo lunes hasta el domingo, en la lejana ciudad rusa de Ekaterimburgo los ocho mejores equipos de baloncesto femenino tratarán de conquistar la Euroliga. Un torneo que en las última temporadas ha cambiado de formato pero que parece consolidarse bajo el sistema de liguilla de grupos de cuatro.

Un sistema novedoso que permite a los equipos un mínimo margen de error y que pone en primera plana al baloncesto femenino durante una semana. Factores positivos que buscan potenciar una competición donde los problemas económicos han sacudido a muchos de sus equipos.

Entre ellos los españoles que, por segundo año consecutivo, no estarán en la Final Eight. Tras conquistar los títulos de 2011 y 2012, ahora España debe de conformarse con seguir a las jugadoras más importantes allá donde jueguen. Y es que equipos no, pero jugadoras si que van a estar presentes. Hasta seis jugadoras repartidas en cinco equipos diferentes competirán por ser las mejores.

De todas ellas, brilla especialmente el nombre de Sílvia Domínguez. La base catalana ha conquistado la Euroliga en las tres últimas temporadas... con tres equipos diferentes (Perfumerías Avenida, Ciudad Ros Casares y UMMC Ekaterimburgo). Este año, como anfitriona, vuelve a ser la gran favorita aunque no tanto como la pasada edición donde barrieron a sus equipos por una media superior a los 30 puntos.

(FIBA Europe)

A la sombra del ogro ruso

Esta temporada el conjunto ruso ya perdió contra Bourges (rival con el que comparte grupo) y Kayseri Kaski, por lo que parece ser un equipo más terrenal a pesar de la terrible constelación de estrellas que vuelve a presentar. En palabras de Núria Martínez, base de Kayseri Kaski, “Ekaterinburg tiene equipo suficiente para repetir título. La plantilla es de mucha calidad y con rotaciones de nombre, con el aliciente que juegan en casa y delante de su público”. Candace Parker, capaz de anotar 35 puntos y capturar 16 rebotes frente a Kosice, y Diana Taurasi están entre las ocho máximas anotadoras y ambas son los puntales de un equipo que también cuenta con las pívots Sandrine Gruda, Ewelina Kobryn, Ann Wauters y las exteriores Deanna Nolan o Anette Jekabsone. Un plantel demasiado amplio para no pensar en ellas como grandes favoritas a revalidar el título.

Un favoritismo que Laia Palau, jugadora de USK Praga, resume en cuatro claves: “por plantilla, presupuesto, porque es anfitrión y porque saben que son superiores pero sin caer en la arrogancia”. La base de la selección española vivirá una año más una Final Eight con el sorprendente equipo checo. Como ya hiciera la temporada pasada en Polkowice, Laia ha llevado a su equipo a donde nunca antes había estado.

Con menos nombres pero mucho más equipo, Praga ha sido una enorme revelación liderando un grupo donde también estaban Spartak y Galatasaray. Para Laia la clave del éxitos reside en el “equilibrio” y es consciente que la calidad de Jelena Dubljevic, Jana Veselá o Kia Vaughn puede hacerles competir por estar en semifinales.

Ese es el reto del equipo aunque para ello deberá superar a Bourges y Nadezhda. Especialmente peligroso se muestra su ex equipo, pues bajo el liderazgo de Celine Dumerc son capaces de todo como ya hicieran hace un año. “El año pasado parecía que llegaban de tapadas y quedaron terceras”. Para Laia, Bourges tiene “ un juego estructurado, tiene disciplina en ataque y una defensa muy, muy sólida. Será un partido muy físico y muy duro mentalmente”.

Por otro lado está el Nadezhda de Anna Cruz. La escolta dio el salto de Rivas al equipo de Odenburgo y la apuesta le ha salido bien. Comparte protagonismo con la base letona Elina Babkina o la pívot, también ex Rivas, Dewanna Bonner. Nadezhada se presenta como un equipo peligro pues, como indica Laia Palau, “después de unos inicios regulares, hubo un cambio de entrenador y empezaron a funcionar mucho mejor. Creo que llegan en buena forma. Presentan talento nacional y extranjero”. Laia destaca que “Anna Cruz les da coherencia en su juego”.

Estos tres equipos pelearan por ser segundo de grupo y meterse en semifinales pues el primer puesto parece ser cosa de Ekaterimburgo. “Aunque tengo que reconocer que no las veo tan deslumbrantes como el año pasado, me parece un equipo de extraterrestres igual. Tendrán que andar muy despistadas para que alguien les arrebate el título”, señala Palau.

(FIBA Europe)

Rivalidad turca con Spartak al acecho

Más abierto se presenta el grupo A, con el duelo entre los equipos turcos como principal aliciente. Y es que los tres primeros equipos de la liga turca se miden por las semis con permiso de Spartak Moscú.

Por clasificación, bien podríamos hablar de que el Galatasaray de Alba Torrens y Sancho Lyttle parte con ligera ventaja... pero no. Pese a ganar en el último partido de liga a Fenerbahçe y acabar primera de liga regular, se ha difícil pensar que Fenerbahçe no esté, cuanto menos, a su nivel.

Para Núria Martínez, base de Kayseri, “Galatasaray está demostrando su grande potencial en la liga turca acabando lideres en la liga regular”. Además, asegura que “el equilibrio que han conseguido entre el juego interior y exterior hace que sea un equipo con una óptima estructura de equipo que les convierte en un grupo difícil de superar”. La incorporación de Shavonte Zellous, como puntal ofensivo exterior, la fuerza interior de Kelsey Bone y la calidad de las otomanas Isil Alben y Nevriye Yilmaz son sus mejores credenciales.

Pero es que si talento tiene Galatasaray, el Fenerbahçe del técnico Roberto Iñiguez tiene más. “Es el equipo con más talento individual del grupo, su juego exterior es destacable, jugadoras decisivas e imprevisibles que pueden cambiar un partido”, destaca Martínez. Tiene en Cappie Pondexter y Angel McCoughtry al perímetro de más calidad de la Euroliga, pero eso no fue suficiente para competir contra Ekaterimburgo el año pasado y por eso buscaron la fuerza de Isabelle Yacoubou. La pívot francesa les da calidad para medirse a su gran rival ruso y, como señala Laia Palau “Puede competirle a un partido por supuesto” de momento “no les ha tosido nadie en la fase regular” comenta.

Buscando ser la sorpresa estará Spartak de Moscú, un equipo terriblemente joven que pagó su inexperiencia con derrotas iniciales pero que desde finales de año ha tenido una dinámica muy positiva y alcanza esta Final Eight sin ninguna presión... quizá su mejor arma. Para Núria Martínez, Spartak “es un equipo incómodo de jugar ya que tienen jugadoras polivalentes con un gran físico y con la capacidad de jugar tanto fuera cómo dentro. Sonja Petrovic y Evgenia Belyakova son sus mujeres más a seguir dentro de un equipo que destaca por su defensa (es el equipo que menos puntos encaja de la competición).

Y nos queda Kayseri Kaski, un equipo novato en esta lides pero que no por ello deja de ser un rival a tener en cuanta. Núria Martínez lleva el timón de un conjunto muy bien armado por el designado mejor técnico de la competición, Ayhan Avci, y que destaca por el cuidado que tiene del balón y el equilibrio de puntos entre interiores y exterior. La americanas Tanisha Wright y Lara Sanders, junto a la italiana Sabrina Cinili llevan el peso de un conjunto que es tercero en Turquía y quiere colarse también entre los mejores de Europa.


Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos