Artículo

La portada más atrevida de Gigantes
Esta semana se cumplen 10 años de una portada de Gigantes del Basket que causó revuelo. No era nada habitual exhibir a un junior en la primera página, aun cuando ya se intuía el inmenso talento que albergaba Sergio Rodríguez. Quique Peinado y Emilio Cobos, los autores del reportaje, recuerdan el proceso de una apuesta con un riesgo controlado.

Redacción, 28 Abr. 2014.- Un barrido de la habitación de Sergio Rodríguez, como el que ofreció el magnífico reportaje de Informe Robinson sobre el jugador, revela una tímida presencia. El faldón de una revista asoma dominando una pila de otras publicaciones. Pero ésta es la primera de ellas. La última en ser consultada, la primera en la mente del dueño de ese dormitorio.

La mítica portada de la Gigantes #965

"Sergio Rodríguez. Un jugón muy especial", reza el titular. Nada que no hayan acariciado nuestros sentidos, nada que nuestros ojos no hayan disfrutado. Sin embargo, hace 10 años exactos, poco se sabía de un chaval que llevaba tiempo exhibiendo una manera única de concebir el basket. Diez años antes del "Chachismo", Quique Peinado y Emilio Cobos se dejaron seducir por esa manera de gozar del basket que exudaba un menudo chaval tinerfeño que había recalado en el Estudiantes tras la fallida del Siglo XXI vasco.

Aunque en origen la portada iba destinada a potenciar una generación, la del 86, repleta de jugadores interesantes, el magnetismo del Chacho suplió sin fisuras algunos inconvenientes en el número 965 de Gigantes del Basket, un 27 de abril de 2004. Lo cuenta Quique Peinado: "No recuerdo si lo propuso Paco Torres (entonces director de la revista) o fui yo, pero como se iba acercando el verano queríamos darle un poco de bola a la selección U18. La idea inicial era hacer una portada doble con Sergio y Carlos Suárez, por Estudiantes, y Antelo y Aspe, por el Real Madrid. El Madrid se negó y entonces propuse hacer la portada de Sergio en solitario", lo cual no era en absoluto habitual.

Era una época muy atrevida de la revista. Emilio Cobos, autor de las fotos de aquel reportaje, lo define con entusiasmo: "Quique y yo estábamos muy influenciados por Slam en ese momento. Buscábamos algo que se saliera de lo común. Supimos entonces que había un junior en el Estudiantes tipo Jason Williams, Pete Maravich... Una locura. No solo daba espectáculo, sino que encima era bueno. Paco nos dio carta blanca para hacer lo que quisiéramos."

Otorgarle toda una portada a un junior era un hito: "Es un poco la misma idea que la portada de Lebron James en Sports Illustrated. En Estados Unidos hay más tradición de hacer eso. Se considera que a los jugadores de universidad y de instituto no hay que protegerlos tanto, que hay que darles una posición mediática, de saber qué medios quieren sacar a ese chico. Hacer eso aquí y en aquel momento era como hacerles una faena al club y al jugador... O era un jugador o eran los cuatro, pero era una apuesta arriesgada hacer una portada de un junior. Yo tenía claro que tenía que ser Sergio porque lo había visto destacar en EBA con el segundo equipo del Estudiantes. El club aceptó que se hicieran las fotos, pero no que hablara con él". Sin embargo, Peinado matiza su valoración: "Era una apuesta arriesgada, pero que tampoco lo era tanto. Habiéndole visto jugar, yo nunca tuve duda de que iba a ser dominador en España. Mi única duda era si podría triunfar en la NBA".

Tal vez lo fácil hubiera sido sucumbir al miedo y retirar la idea. Era la primera vez que se iba a publicitar a una promesa de esa edad con el juego, con su talento, como único valedor. Es cierto que Jan Martín había copado la portada de Gigantes, pero con la connotación del regreso desde Israel del hijo de un mito del basket como Fernando. La presencia del Chacho, en cambio, se escudaba a las claras de un futuro más que brillante: "Fue no sé si inconsciencia o sapiencia de Paco Torres", relata Peinado. Tal vez, el director de la publicación se dejara iluminar por el entusiasmo de dos periodistas valientes: "Le vimos un aura especial que no tenía otros jugadores jóvenes quizá más consagrados. El tío tenía tal desparapajo, se le veía que le gusta tanto y tenía la cabeza tan amueblada que es difícil que no llegara a cuajar...", explica Cobos.

Esa naturalidad en su juego es la que también exhibió en las fotos, realizadas en Magariños. Cobos tenía muy claro que era allí donde debían tomarse: "Magariños tenía una luz muy bonita, que entraba desde el techo. El color de la pista y del parqué, también ayudaban mucho. De hecho, la foto que a mí me hubiera gustado más para la portada era la que aparece de pie en la pista, pero no llenaba la página". La revista estaba ya lista y en imprenta. Buenas fotos, un artículo concienzudo y la valentía de periodistas y director.

La foto interior del reportaje (Emilio Cobos)


¿Presión? ¿Qué presión?

Aquella Gigantes salió a la calle un martes 27 de abril de 2004 e, inmediatamente, impactó en el mundo del basket, sobre todo en el entorno más cercano al de Sergio: "José Asensio, director técnico de los colegiales, quería ir con pies de plomo con Sergio. Me dijo que ya bastantes presiones estaba recibiendo para no subirlo al primer equipo como para que le pusiéramos en portada", relata Quique Peinado.

Pero también el propio periodista estaba en el disparadero: "Sergio saltó a la pista del Palau Blaugrana en los instantes finales del quinto partido de la final de aquel año. En aquel momento estaban todos los pesos pesados del periodismo catalán y yo sentía un runrún, entiendo que engordado por aquella portada. También antes de comenzar el Europeo me vino Martí Artigas (periodista catalán) a decirme: "A ver que tal juega ‘tu chico’". Yo tenía cierta presión: como Sergio jugara mal, me la iba a comer. Significaba como que no tenía ni idea”.

Una presión que hoy día nos puede parecer ridícula, por que en estos 10 años el Chacho se ha encargado, por activa y por pasiva, de dar la razón a quiénes vieron claro que aquella portada no era un brindis al sol, sino que estaba inspiraba en la misma genialidad del tinerfeño. La que exhibió en cada una de sus acciones ya en el Europeo U18 de Zaragoza de aquel mismo verano.

Aquel mismo entusiasmo que alumbró la portada sigue vigente. Charlar con Quique Peinado y Emilio Cobos de Sergio Rodríguez mantiene ese mismo fervor, no solo por la potencia de la nostalgia, sino también por la estrecha amistad que les une a raíz de aquel reportaje.

Quique: "No sé ni cómo funcionó de ventas. Posiblemente fuera mal, pero en una de las imágenes del Informe Robinson que le hicieron al Chacho se veía que Sergio tenía la revista en su habitación".

Emilio: "Me dijo que intentara no sacar sus zapas. Llevaba unas Puma, pero estaba hablando con adidas. Pero como la foto quedaba bien entera, la saqué. Y creo que con el tiempo le mereció más la pena que la foto quedara guapa".

Una portada y un reportaje para conservar.

Oscar Cuesta
@oscarcuesta76
ACB

Últimos artículos relacionados con S. Rodríguez
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos