Artículo

Ismael Santos: Defensor muy blanco
Se quedó con las ganas de vencer más veces a nivel continental con el Madrid: "El equipo que ganó en el 95 tenía que haber ganado dos Copas de Europa más. Teníamos a Sabonis y un gran equipo"

Ismael Santos, en la montaña

Redacción, 8 May. 2014.- Pocas veces a lo largo de las cientos de entrevistas que he realizado para esta sección he escuchado algo tan duro como lo que me soltó Isma Santos: “Algo dentro de mí murió cuando me tuve que ir del Real Madrid. Creo que debería haber estado mucho tiempo más. No pensé que eso fuese a suceder nunca”.

Efectivamente, en su carrera hubo un antes y un después de la ‘casa blanca’, a la que había llegado siendo prácticamente un niño procedente de su Ourense natal. Como madridista permaneció hasta 1999, nueve temporadas en el primer equipo y una más en el Guadalajara, que entonces era filial. Cuando le enseñaron la puerta de salida, sus estancias en Benetton de Treviso, Dafni Atenas y Cimberio Novara no fueron malas, pero estuvieron bajo el signo de la insatisfacción, del recuerdo de tantas batallas libradas en el equipo de su vida, con el que disputó todos sus partidos ACB (292, 4,1 puntos en 18 minutos).

>> Conoce su historia de la mano de Javier Ortiz, en Espacio Liga Endesa



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos