Artículo

La segunda heroicidad de Jayson Granger
De duda por una fractura de la cara medial de la órbita del ojo a héroe del Unicaja (78-70). 20 de los 24 puntos del 2º cuarto llevaron su sello. Con él en pista, +27. Sin él, -19. "Puede ser uno de los partidos más completos de mi vida", confiesa alguien que ya hizo algo parecido como estudiantil

Redacción, 30 Mayo 2014.- Ha pasado ya más de año y medio. Corría el 27 de octubre de 2012 cuando Jayson Granger protagonizó una de las grandes heroicidades de los últimos años en Liga Endesa.

Foto EFE


Llegaba el Valencia Basket, invicto en las 4 primeras jornadas y él, tras pasar 36 horas alimentado a base de suero y llegar directamente del hospital, se plantó en el Palacio de los Deportes y sorprendió a todos con unos minutos de mucha calidad (9 pt, 13 val) que contagiaron a sus compañeros, lanzados hasta la victoria final.

Este jueves, ahora vistiendo de verde, protagonizó una circunstancia parecida. Menos dura que entonces, cuando su baja parecía segura, pero con un protagonismo claro para el uruguayo por su actuación frente al Herbalife Gran Canaria, donde cambió el partido con su sola presencia.

Granger se había perdido la última jornada de la regular al sufrir una fractura de la cara medial de la órbita del ojo derecho y, en primer momento, parecía baja segura para el primer partido de cuartos. Como una montaña rusa, su situación fue variando a lo largo de la semana. En unos momentos parecía que llegaba, en otros se antojaba muy difícil…

Finalmente, Jayson saltó al a pista ya en el segundo cuarto, cuando peor le iban las cosas a su equipo (12-24). Su impacto fue absoluto. Nada más salir, canasta, asistencia a Stimac y otra canasta. Al poco, tres asistencias más y otro enceste para empatar el encuentro a 30. Y, más tarde, otro pase a Stimac y dos canastas más, la última sobre la bocina, para que al descanso se llegara con empate a 36. 10 puntos y 5 asistencias. En total, de los 24 puntos que anotó Unicaja en este periodo, 20 de ellos surgieron, de una forma u otra, de sus manos.

ACB Photo / M. Pozo


En el tercer cuarto, un par de asistencias a Vázquez y otra a Suárez antes de irse al banquillo con la máxima para su equipo a falta de 4 minutos para el final del periodo (51-43). Sin embargo, sin él, el Unicaja se quedó sin ideas, sin anotar hasta que volvió a pista, en la última jugada del cuarto, al que se llegó con empate a 56. Ya en el periodo decisivo, otro pase a Vázquez para el mate y a Caner-Medley para el triple, un tiro libre para empatar el partido, un robo a Oliver decisivo y dos tiros libres para dejar el encuentro en 78-70.

“Me encontré bastante cómodo”, reconoce. “Al final del partido sentí un poco de presión sobre el ojo. A la hora de jugar se intenta aguantar y luego es cuando se siente, aunque hay tiempo para descansar y recuperarse”, confiesa el uruguayo, que prefirió jugar sin protección: “Iba sin nada, porque si me iban a dar un golpe me iba a doler igual con máscara o sin máscara. Entonces, preferí hacerlo sin ella”.

Los vaivenes de la semana, un dolor de cabeza para el base del Unicaja, contento por los cuidados del club durante estos días. “Al principio pensé que estaba mejor aunque intentaba entrenar y lo cierto es que me molesta bastante. Sin embargo, gracias al trabajo del cuerpo médico del equipo, he llegado con menos dolores de lo previsto y la verdad es que estoy muy contento”.

Foto clubestudiantes.com


Granger recuerda perfectamente aquel partido frente al Valencia Basket, aunque cree que se trata de circunstancias diferentes. “Esto no fue tanto, lo de la temporada pasada fue peor porque me tocó estar en el hospital con suero toda la noche”. Sin embargo, reconoce que la esencia es la misma. “Sí, son situaciones similares. Pese a que no son los mismos dolores, a la hora de jugar al final de lo que se trata es de apretar los dientes y tirar para adelante”.

“Ahora cuando me duela algo pienso… entonces jugaré mejor, ¿no?”, bromea un jugador que confiesa que se crece en situaciones adversas y épicas. “Por suerte me van saliendo bien las cosas”.

Tan bien como que, este jueves en el Martín Carpena, hubo dos partidos diferentes. Uno, con él en pista. El otro, con él en el banquillo. Del 12-24 al 51-43 en 15 minutos y 10 segundos (39-19) y 51-50 al 78-70 en los diez minutos y cuatro segundos finales (27-10). En total, un 66-39 en los 25 minutos y 14 segundos que estuvo en pista (que sería 66-37 si no se contasen los dos tiros libres adicionales que lanzaron jugadores del Herbalife GC cuando él entró, con el reloj parado) y un 12-31 durante los 14 minutos y 46 segundos que pasó en el banquillo. +27 y -19. Casi nada.

ACB Photo / M. Pozo


¿Uno de los partidos de su carrera? “Puede ser uno de los más completos de mi vida, me sentí muy cómodo a la hora de jugar, mis compañeros me apoyaron mucho y, lo más importante, ganamos”. Y es que la victoria es lo único en lo que se centra Jayson Granger. Ni dolores, ni heroicidades. Solo en la serie frente al Herbalife Gran Canaria: “Toca rematar allí, no es una pista fácil, es un rival muy complicado que hace un baloncesto muy bueno. Empezar con buen pie siempre da energías al equipo. El equipo y el cuerpo técnico siempre me apoyaron al 100%. Lo bueno es que estamos muy unidos y ahora vamos a por todas”.

ACB.COM

Últimos artículos relacionados con Baloncesto Malaga S.A.D.
Últimos artículos relacionados con Jayson Granger
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos