Crónica

La defensa blaugrana tiraniza al Valencia Basket (58-77)
Mostrando una total superioridad interior (Tomic y Nachbar sumaron 15 puntos cada uno) y negando la efectividad triplista de los taronja, el Valencia Basket sumó la primera victoria en la semifinal del Playoff de la Liga Endesa

Redacción, 05 May. 2014.- El FC Barcelona logró llevarse la primera victoria de las semifinales del Playoff de la Liga Endesa tras vencer al Valencia Basket por 58 a 77.

El conjunto blaugrana dio una lección defensiva, que fue aumentando de intensidad con el paso de los minutos y que jugó al desgastes con un rival que pareció llegar mucho más cansado y dañado de lo que decía su parte médico previo.

Bastó una fugaz intervención de Juan Carlos Navarro en el tercer cuarto para que todo el trabajo previo de los hombres de Xavi Pascual adquiriera sentido y rompiera el encuentro. El escolta blaugrana casi nunca falla y, tras una primera parte en blanco, acabó con 13 puntos todos ellos decisivos.

Y todo ello en un partido que comenzó con un amago de alegría. Los primeros puntos de uno y otro equipo engañaron, pues rápidamente las defensas se impusieron. Dos de los mejores equipos de la Liga Endesa en este apartado sacaron a relucir sus credenciales defensivas y si bien Valencia Basket negaba puntos interiores, el FC Barcelona impidió el estilo rápido y triplista de su adversario.

ACB Photo / M.A. Polo

En la partida de ajedrez que se convirtió el inicio de partido, el acierto de los bases blaugrana y la superioridad reboteadora (al final del encuentro el FC Barcelona capturó 17 rechaces más que su adversario) de estos marcaba la diferencia frente al coraje que ponía un Valencia Basket errático en ataque (33% en tiros de dos y 26% en triples).

Si bien que Marcelino Huertas y Jacob Pullen pudieran tener un efecto dentro del encuentro era más que factible, sorprendió la irrupción de Víctor Sada en el segundo cuarto. Con ocho puntos en ese período, Sada tiró de un equipo que aguantó el despertar anotador de los aleros valencianos.

Atrás, y visto el problema para frenar el rebote ofensivo del FC Barcelona, Valencia Basket optó por su zona 1-3-1. Solución que aportó agresividad en líneas de pase y permitió sumar un par de recuperaciones vitales para aliviar el espesor anotador taronja. Eso sí, lo que no pudo evitar fue la sangría reboteadora de un FC Barcelona que se marchó al descanso con 11 rebotes ofensivos (su rival sólo sumaba 13... ¡en total!) y una mínima renta de dos puntos (33-35).

Todo parecía direccionarse hacia un final igualado, pero el tercer cuarto cambió esta presunción. Tras unos minutos de fallos por ambos lados, el FC Barcelona puso la directa y logró un parcial de 1-14 que le disparó en el electrónico (36-50) con Juan Carlos Navarro despertando de su letargo.

Luego fue el momento del despertar de Bostjan Nachbar (15 puntos en el último cuarto) y de un Ante Tomic (15 puntos, siete rebotes y 20 de valoración) que demostraron en la práctica que la teórica superioridad interior rellenaba algo más que páginas de periódicos.

Sin referentes anotadores (Justin Doellman anotó 11 puntos en la primera parte, pero 0 en la segunda), Valencia Basket estuvo vendido a su suerte (sólo Ribas con 12 puntos y 18 de valoración estuvo al nivel esperado) y sus intentos de remontada fueron más acciones puntuales de hombres con honor y valor, que inteligentes acciones de táctica colectiva.

ACB Photo / M.A. Polo

El FC Barcelona puso el 0-1 gustándose y ese es el mayor peligro para cualquier rival de los blaugrana. Ahora el reto de Valencia Basket es rearmarse para la segunda batalla y con la duda de un Pablo Aguilar que no jugó la segunda parte por problemas físicos.

Bajo la dictadura de la defensa

Valencia Basket abrió la semifinal con su estrella, Justin Doellman, enchufando un triple frontal tras pick and pop, una de las opciones clásicas y con la que presumiblemente podía hacer más daño a los pívots catalanes. Y es que la preocupación valenciana en el inicio de partido era el juego anterior. Con sus jugadores más destacados con problemas físicos que Doellman y Lishchuk anotaran de inicio era la mejor noticia (5-2).

Ahora bien, la respuesta del FC Barcelona no era la prevista, no eran Tomic o Nachbar los que anotaban sino Huertas quien, con dos penetraciones, rompía la presión taronja y colocaba mínimamente por delante a los suyos.

El comienzo prometía, tenía ritmo y acierto anotador, pero pasados unos instantes, la defensa comenzó a ajustarse y el goteo de puntos cayó. Los problemas de anotación sobre todo afectaron a un Valencia Basket que se veía negado cara al aro y veía como, su ataque perimetral se atascaba frente a la tela de araña que había articulado Xavi Pascual (siendo un equipo eminentemente triplista fue un logro que Valencia Basket acabara el primer cuarto con 1/3 en este apartado).

Todo lo contrario pasaba en el aro contrario donde la dupla Huertas - Pullen lanzaba el ataque blaugrana y ponía una máxima diferencia en el marcador (8-13), tras el primer triple del norteamericano. Era el tiempo para las rotaciones y en Valencia eran esperadas como agua de... junio para ver si eran capaces de dar la vuelta a la situación.

Así Oliver Lafayette, Rafa Martínez y Vladimir Lucic entraron aunque no con mucho impacto en el partido. De hecho las primeras acciones del partido del base se tradujeron en sendos balones perdidos (acabó con cuatro el primer cuarto) que agravaron la sensación de atasco ofensivo. Esos errores impedían que los locales dieran caza a un FC Barcelona que si bien no tenía el mismo acierto de inicio, yendo a tirones podía mantenerse por delante gracias al control del rebote defensivo y ofensivo. Un triple de Lampe volvía a estirar un poco el marcador e impedir que los taronja les dieran caza en el marcador.

Quizá por que esa sensación de agobio ya era demasiada pesada, cuando Lafayette conectó con Lucic para el tiro exterior del serbio, la Fonteta gritó de felicidad. Era una liberación ver a un exterior anotar. En ese siempre apreciado balance de puntos, era hora de equilibrarlo (14-16).

ACB Photo / M.A. Polo

Sada, el factor sorpresa

El festival de bases blaugrana continuó con la entrada de Víctor Sada en el segundo cuarto. Sus cortes por línea de fondo sacaban petróleo en los primeros ataques de la reanudación para dar una máxima de seis puntos (14-20). El base también hacía caja con el enésimo rebote ofensivo, esa arma que mantenía por delante al equipo. Sada y Dorsey de sendos rechaces oponían resistencia al despertar triplista de un Valencia Basket que con Lucic y Ribas abriendo la lata se ponían a un punto.

Por fin el duelo respondía al guión establecido y los puntos interiores del FC Barcelona daban una ligera ventaja sobre el ligero acierto triplista de los taronja (2/7 en el segundo cuarto). Eso sí, y en vista de la nula aportación de Navarro, Abrines y Oleson (0 puntos y 0/6 entre los tres al descanso), en esta función un actor secundario asumía protagonismo inesperado y Sada (autor de ocho puntos y 10 de valoración en el segundo cuarto).

La solución a los problemas del rebote fue la de colocar la clásica zona 1-3-1 con Doellman en punta. Una defensa de espacios destinada a presionar muy arriba las líneas de pase y correr. Así fue nada más ponerla en práctica cuando un error blaugrana permitió el primer contraataque valenciano del partido. No fue el único y, tras canasta de Sada, otro balón perdido del base permitió a Lucic, ahora sí, por fin colocar a Valencia Basket uno arriba (31-30) gracias a un parcial de 8-2.

Xavi pascual debía llamar a los suyos y organizar el preciso ataque contra una arma defensiva que trata de obstaculizar la circulación de balón exterior. El problema para los locales es que esa arma, sobre todo con Doellman fuera, dejó descubierto el aro y el FC Barcelona castigó nuevamente con un rebote ofensivo convertido en dos puntos. Y es que como ya sucediera en el primer cuarto, el devenir del cansancio descubrió espacios en la zona y el poder de los interiores blaugrana, principalmente Lampe, se transformó en nuevos puntos para recuperar el control del marcador y la tranquilidad en el juego al descanso (33-35).


Navarro castiga el desacierto taronja

Y si la primera parte fue espesa, el inicio de segunda aún lo fue más. En los cuatro primeros minutos de tercer cuarto sólo una canasta taronja asomó en el electrónico; todo lo demás fueron errores y despropósitos en uno y otro lado de la cancha hasta que una acción de múltiples fallos de Valencia Basket se tradujo en triple de Juan Carlos Navarro. El mayor dictador de errores del rival, anotaba un triple para poner cuatro arriba a los suyos (35-39).

ACB Photo / M.A. Polo

Esa acción cambió el encuentro, pues acto seguido Ante Tomic ejerció de señor de los anillos y un dos más uno interior amplió la diferencia. Dos canastas y seis puntos que desquició a un Valencia Basket que no conectaba con sus pívots y por fuera seguía estampándose con eternos errores. La antideportiva de Sato era el mejor ejemplo de lo que vivían ambos equipos en pista y el segundo triple de Navarro rompía el partido obligando a Perasovic a buscar soluciones de urgencia (35-45).

Con Navarro anotando todo es más fácil, la atención defensiva de los exteriores debe ser mayor y eso se notó en la siguiente acción defensiva cuando, pro primera vez en el encuentro, las ayudas interiores no llegaron y Tomic se colgó del aro tras pase de Lampe. La superioridad interior de todo el partido tenía su máximo exponente en estos instantes.

Un triple de Papanikolaou ponía aún más distancia en el marcador y recordaba a Valencia Basket los errores del inicio de cuarto. Tuvo varias ocasiones para ponerse por delante pero desde el 35-36 encajó un parcial de 1-14 que desmoronó cualquier opción de victoria en el primer partido (36-50).

Cuanto menos, Valencia Basket mantuvo la compostura en el final de cuarto y tras hacer agotar su posesión al FC Barcelona, Lafayette logró conectar el primer triple del equipo en el cuarto (1/7) y dejar la diferencia en sólo nueve puntos (42-51).


Tranquilo caminar hacia el 0-1

Lo que podía se un salvavidas al que agarrarse pronto se vio que se convertiría en un oasis dentro del desierto anotador al que sometió el FC Barcelona a su rival valenciano. Las soluciones de Valencia Basket venía de acciones individuales y estas siempre son tiros al aire que pocas veces aciertan con la diana.

El escenario era ideal para matar el encuentro y así lo entendió un Nachbar que apareció con cinco puntos consecutivos para marcar una nueva máxima renta. A siete minutos de final el 43 a 58 parecía ser definitivo por mucho que Valencia Basket y su afición empujara para que fuera lo contrario.

El esloveno cogió el testigo de Navarro y si bien entró en el último cuarto en blanco, en cinco minutos sumó 10 de un tirón para evitar que los golpes de rabia valenciana se convirtieran en amagos de reacción.

Acompañando a Nachbar siguió estando Tomic, un pívot que siempre estuvo en partido y que fue determinante para que Valencia Basket se ahogara en la lucha de la pintura. Un triple del eterno Navarro fue el perfecto epílogo para la victoria blaugrana (52-68). El escolta se gustó en el final del encuentro y fue la mejor imagen de un FC Barcelona que sale muy reforzado de este primer partido y que sabe que tiene mucho camino... aunque le queda también mucho por recorrer.

Y es que delante tiene un Valencia Basket que sabe que dos días malos no ha tenido esta temporada y, que pese a sus problemas de lesiones y cansancio, el sábado será otro día. La lucha promete ser apasionante.

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos relacionados con Valencia Basket Club S.A.D.
Últimos artículos relacionados con F.C. Barcelona
Resto de la jornada



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos