Crónica

El Real Madrid recupera su esencia y nivela la final (87-78)
El Real Madrid apeló a la heroica para recuperar su esencia ofensiva e intensa, batir al Barça y nivelar la final (87-78). Con Laso en muletas, Rudy sensacional pero acabando tocado y un héroe inesperado en la figura de Mejri, el equipo blanco vivió una comunión con su afición y neutralizó la ventaja de un cuadro blaugrana que nunca se rinde

Mejri, el factor X (ACB Photo)

Madrid, 21 Jun. 2014.- El Real Madrid se desquitó del fiasco del pasado jueves recuperando las sensaciones de la Liga Regular y batiendo al Barça por 87-78. La serie viaja ahora 1-1 a Barcelona, donde proseguirá el próximo martes y jueves (19:15h, La1 HD, TV3 HD y Orange Arena) con desenlace absolutamente incierto.

El Real Madrid aprendió la lección del primer día. Su letárgica salida del debut se convirtió ahora en un vendaval lleno de defensa y de orgullo en ataque. Al -10 constante que le tocó batallar el jueves le siguió un +10 que defender casi todo el partido. Y con viento a favor las cosas siempre salen mejor.

La heroica de Pablo Laso, en muletas y sentado en una silla pero olvidando el dolor de su lesión de tendón de Aquiles para levantarse en varias ocasiones, espoleó a un Real Madrid que sin estar especialmente acertado en el tiro exterior, fue más intenso en defensa, sobrio en el rebote y valiente en ataque. Rudy y Darden se clavaron como cuchillos en la defensa blaugrana, Bourousis dominó por momentos y Mejri… lo suyo es caso aparte.

El tunecino sorprendió en el primer partido con muy buenos minutos, pero es que este sábado cuajó un segundo periodo simplemente extraordinario. En poco más de 10 minutos puso ocho puntos, seis rebotes, dos tapones, dos mates y un dominio interior que condicionó el partido. Acabaría el choque con 16 de valoración.

Tampoco cabe olvidar los 17 puntos de Rudy Fernández, 12 en un tercer cuarto tan brillante que provocó el colapso blanco cuando se tuvo que retirar dolorido en un pie, no volviendo a jugar hasta los últimos cinco minutos. Los madridistas mandaban por 15 y entre la zona blaugrana y su renovada esperanza, el marcador llegó a ajustarse a solo cuatro. Tres triples seguidos del Real Madrid frenaron entonces la remontada culé, por mucho que la eterna resistencia de los de Pascual llevase a un desenlace no decidido hasta el último minuto.

El Real Madrid empieza como una moto

Tremmell Darden incidía en la mañana previa al partido sobre la obligatoriedad de empezar mejor que en el primer choque. Que aquel desastre inicial abocó el desastre final. Pues fue él mismo quien tomó mejor nota: cinco puntos casi seguidos y parcial inverso al debut, 7-2. Rudy añadía idéntica cantidad y solo Navarro respondía para ¡el Barça con dos triples (10-8).

Y cuando parecía que la magia del capitán blaugrana iba a neutralizar el arreón inicial blanco, Ioannis Bourousis reclamó la zona para sí. Le sacó la segunda a un Tomic que era una sombra del que dominó el jueves, y anotó seis puntos seguidos. En nada, el partido marcaba un +12: 20-8.

El Barça mitigó la diferencia, pero recibió un palo con nombre propio: Salah Mejri. El tunecino anotó una formidable canasta sobre la bocina del primer periodo (24-14). Pero es que el gigante madridista siguió haciendo mella durante todo el segundo cuarto: ocho puntos, seis rebotes, intimidación y mates para mantener al Real Madrid en franquía rumbo del descanso (40-30). Los de Laso habían dejado al Barça en 18 puntos menos al intermedio que en el primer partido.

Rudy domina, se lesiona, el Barça vuelve... y el Madrid remata

El tercer cuarto arrancó con continuidad blanca: cuatro puntos seguidos de Rudy y dos de Darden abrían una nueva máxima (46-32), antes de que el Barça encontrase amparo en sus defensas mixtas y en los primeros puntos de Huertas y Nachbar, que totalizaban cero y -10 de valoración transcurridos 22 minutos. El 46-37 fue circunstancial, pues Rudy Fernández elevó su cuenta del tercer periodo a 10 puntos para fijar un prometedor +15 para la parroquia blanca (54-39). Sin embargo, al anotar su 12º punto se tuvo que retirar dolorido en el pie, bajando la felicidad a una grada entregada.

Y como no podía ser de otra manera, el Barça se afanó para aprovechar el momento: parcial de 0-9 y de nuevo a cinco puntos (56-51, m.29). De repente la zona blaugrana causaba estragos en el ataque blanco, huérfano de su líder anotador. Solo dos tiros libres de Bourousis cerraron la herida antes de irse al último cuarto (58-51).

La persecución del Barça era trepidante y un triple de Oleson acercaba el choque a 4 (58-54), pero tres triples seguidos, uno de Carroll y dos del Chacho, pusieron fin al acercamiento de los de Pascual (69-57, m.33). El Barça también navegaba a base de triples: sus tres primeras canastas en el periodo fueron sendas ‘bombas’ lejanas de Oleson, que con un tapón y contraataque volvió a apretar el duelo: 69-62 (m.34).

Mejri y Rudy volvieron entonces al parqué y el Real Madrid se recompuso. El alero creó desde el bloqueo central ante la zona, ayudó a Reyes y Mejri a sellar el rebote y la ventaja fue creciendo hasta la teórica tranquilidad final (79-67 a 2:39).

Y teórica solo, porque el Barça de las mil vidas apeló una vez más a Marcelinho Huertas para hacer un parcial 1-7 y ponerse a seis a 1:40 del final. Entonces, Tremmell Darden encestó un nuevo triple que acercaba el partido (83-74). Con el susto de la Copa del Rey en mente, el Real Madrid supo cerrar el choque, poniendo el 1-1.

Pablo Malo de Molina
@MalodeMolinaACB
ACB.COM




© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos