Artículo

Las vidas del Barça
Poco importan las circunstancias adversas si se trata de que el Barça vuelva a los partidos. Con la excepción del estigma milanés, los azulgranas siguen escribiendo en el Playoff Final su historia de competitividad, en su octava final consecutiva y la 16ª en competiciones ACB

Redacción, 23 Jun. 2014.- El FC Barcelona ha venido forjando su fama de competitividad extrema durante largas temporadas, hasta el momento culminante del Playoff Final de la Liga Endesa 2012-13. Con un equipo en cuadro por las lesiones, el Barça forzó el quinto partido ante el Real Madrid.

Aunque el áurea de equipo que jamás se desentiende de los partidos, que logra volver pese a un rival superior o que compite entre la mayor de las adversidades pareció desvanecerse todo en uno en Milán. La derrota por 38 escandalosos puntos ante el Real Madrid vino a romper de un solo golpe toda la imagen generada con el largo batallar de los partidos, las series y las temporadas. El Barça se mostró como un equipo frágil, que podía descomponerse y decir adiós. Un partido había puesto en duda su competitividad.

ACB Photo

Y, desde entonces, se creó una presión extra, el miedo a que la vergüenza se reprodujera, a no saber volver a competir. “La derrota de la Final Four queda siempre y hace mucho daño. La realidad es que aquel día en concreto creamos la situación de presión que tenemos”, declaraba Xavi Pascual tras el cuarto partido de la serie de semifinales, es decir, después de que su equipo perdiera los dos partidos en casa.

Y es que la serie valenciana se había sumado a la ecuación. Con el Barça sufriendo en su casa y clasificándose para la Final en el último segundo del quinto partido con un tiro épico de Marcelinho Huertas. Parecía que la presión milanesa seguía oprimiendo.

Pero el Barça siempre vuelve... Así se ha configurado un equipo que ha superado todas las dudas que pudieran existir en ocho temporadas consecutivas en las que ha alcanzado la Final de la Liga Endesa. Así pasa a la concepción popular un equipo que lleva ya 16 finales consecutivas en competiciones ACB.

Y la serie contra el Real Madrid es un paso en la recuperación del estigma milanés. Primero, por ganar el primer partido tras las dudas de la serie ante el Valencia Basket. Segundo, por hacerlo anotando 98 puntos. Y, tercero, por un segundo choque en el Palacio de los Deportes en el que el Barça fue por detrás, pero regresó varias veces, sin descolgarse.

“Han sido mejores, sobre todo en el primer cuarto”, explicaba Pascual tras el segundo choque, “hemos empezado sin acierto y bajos a nivel defensivo”. Los azulgranas encajaron un parcial de 10-0 en tres minutos al final del primer cuarto, lo que provocó que el signo del partido fuese blanco. “Después intentamos engancharnos, tuvimos nuestras opciones, pero no conseguimos acabarnos de meter”, declaraba el técnico.

Se metieron: perdían por 15 puntos en el minuto 62 (54-39) y le endosaron un parcial de 2-12 para ponerse solo a 5 (56-51) en el minuto 30. El partido que parecía franco para el Real Madrid se complicó. Mas los de Pablo Laso reaccionaron con madurez, ejecutaron con eficiencia y se pusieron +12 al inicio del último periodo (69-57). Y el Barça regresó, colocándose con un –6 a falta de menos de tres minutos (73-67).


Evolución del marcador




Evolución de la diferencia de puntos


Obligaron al Madrid a responder en múltiples ocasiones, aunque la sensación imperante al final fue la de trabajo incompleto: “Salieron con energía, el público estaba muy encima, se fueron pronto y nunca nos recuperamos del todo”, explicaba Brad Oleson tras el partido. Precisamente, el escolta de Alaska es uno de los emblemas de la competitividad azulgrana. De escasos alardes, elevadas prestaciones defensivas y eficiencia y seriedad ofensivas, Oleson representa la capacidad azulgrana para rendir más allá del mero talento. Sus 11 puntos en el último cuarto (con 17, fue el máximo anotador de los suyos) fueron determinantes en la batalla azulgrana por darle la vuelta al encuentro.

“No pudimos cambiar el signo del partido”, corroboraba Pascual, que reconocía que el dominio fue blanco pese a los múltiples intentos de los suyos. “El otro día fuimos mejores nosotros y hoy han sido mejores ellos”, era simple en su descripción Juan Carlos Navarro.

En clave tercer partido, Marcelinho Huertas lo tiene claro: “Cualquier ventaja es importante, hay que saber controlarla”. Pero no solo las ventajas a favor: “Hay que saber que si estás por debajo no puedes obsesionarte o entrar en cualquier tipo de espiral de cosas negativas”, explica el base brasileño. Nunca lo ha hecho un Barça que, estando por detrás, nunca ha dado muestras de despedazarse. Milán aparte.

ACB.COM

Últimos artículos relacionados con F.C. Barcelona
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos