Artículo

La historia, vista a 6,75
El récord de triples en una Final, el mejor porcentaje azulgrana en toda la Liga Endesa 2013-14, un Nachbar desatado, otro triple de récord para Navarro... “Tenemos muchas más opciones contra defensas mixtas y zonales”, describe tácticamente Huertas. “Han tenido un gran acierto, pero muchas veces han tirado solos”, lamenta Sergio Rodríguez la defensa



Redacción, 25 Jun. 2014.- El FC Barcelona rompió el medidor. Un equipo que venía de pelear contra su propio desacierto en la serie de semifinales, se desquitó al llegar al Palau Blaugrana, anotando el escándalo de 16 triples, una cifra jamás vista en una Final de la Liga Endesa.

“Hoy era uno de esos días en que metemos. Sabemos que el baloncesto es un deporte en el que no siempre entra”, resumía Maciej Lampe, autor de dos triples, al final del partido.

Porque esa fue la sensación general. La de un equipo tocado por el acierto, que anotaba todo aquello que tiraba. Las cifras llegaron pronto para corroborar esa sensación unánime de un pabellón que no paraba de levantarse. En el minuto 27 cayó el récord de triples en la Final. El FC Barcelona superó una cifra establecida hace 18 años, cuando el propio conjunto culé anotaba 13 triples en el segundo partido de la final de la temporada 1995-96 ante el Caja San Fernando.

El resto del partido fue para aumentar esa cifra. El Barça terminó en 16/28 desde más allá de 6,75, un bombardeo que sobrepasó por completo al Real Madrid, colocando el 1-2 en la serie para los azulgrana. Y llevándoles, además, a la historia de la Final. La del Playoff se resistió, pues se quedaron a un solo lanzamiento de alcanzar los 17 triples que logró el Baskonia en el primer partido de cuartos de final de la temporada 2009-10.

“Hemos salido bien desde el principio, ha entrado todo y nos ha metido mucho en el partido, entre nosotros también”, explicaba Álex Abrines, que se quedó sin anotar. Abrines marcaba el inicio, ese lugar donde se han ganado los tres partidos del Playoff Final, como clave. No es para menos: el Barça terminaría el primer periodo con 11 puntos de ventaja (31-20), tras pisar un acelerador en el que el acierto desde el 6,75 fue determinante. Los hombres de Xavi Pascual empezaron anotando los cinco primeros triples que lanzaron. En el minuto 7, ya estaban 23-15, cosechando una ventaja que sería para todo el partido, elevado su confianza al cielo y enchufando a un Palau Blaugrana que ya no le abandonaría.

Además, la fiesta del triple del inicio del partido coronaba a Juan Carlos Navarro. Su primer triple de la tarde suponía su séptimo punto, uno más de los que necesitaba para convertirse en el máximo anotador blaugrana en el Playoff, superando a Juan Antonio San Epifanio, Epi, y el tercero en la general (tras Herreros y Villacampa).

Solo en el primer cuarto, Bostjan Nachbar anotó tres triples, confirmándose como pieza desequilibrante desde la posición de cuatro en el Playoff Final (promedia 12,7 puntos y 2,7 triples por choque). “Tenemos grandísimos tiradores en este equipo”, explicaba Lampe tras el encuentro. Seis jugadores compartieron el festín desde el 6,75: Nachbar (4), Juan Carlos Navarro (3), Brad Oleson (3), Kostas Papanikolaou (2), Marcelinho Huertas (2) y el propio Lampe (2). “Tenemos mucha confianza en nuestros tiradores, tanto exteriores como interiores, y cuando tenemos tiros abiertos los vamos a coger. Hoy hemos tenido un buen acierto”, confirmaba el polaco, sabedor de que, a excepción de Lorbek y Abrines, todos los hombres con capacidad para anotar desde más allá del 6,75 lo habían hecho. Y, sobre todo, sabedor de que el acierto había acompañado tanto a los exteriores como a los interiores.

ACB Photo

El acierto del año

No solo fueron 16 triples, fueron 16 triples con un 57,1% de acierto. Una cifra de escándalo, la mejor del FC Barcelona esta temporada en Liga Endesa. Solo en dos partidos de curso los azulgranas han logrado un porcentaje de triples superior: en el encuentro por el tercer puesto de la Euroliga ante el CSKA Moscú (10/17, 58,8%) y en semifinales de la Copa del Rey (11/18, 61,1%).

Y es algo especialmente apreciado en un equipo que ha carecido de confianza en múltiples ocasiones a lo largo de la temporada, en especial, en la serie de semifinales, que hacía dudar de su trayectoria hacia el Playoff Final. En los cinco partidos ante el Valencia Basket, el Barça promedió un pobre 23,4% en triples. Tras el 57% del Palau Blaugrana, su media en la Final se eleva al 43%, bastante por encima de su promedio en la fase regular (37%).


La confianza y la defensa

“Tuvimos paciencia”, resume Marcelinho Huertas sobre la ofensiva azulgrana, que vio aro con extrema facilidad, para terminar con 94 puntos pese a un último cuarto en el que solo anotó 14.

“Ellos han estado acertados. Es lo que pasa cuando estás flojo en defensa contra un equipo con tanta calidad como el Barça: si les das medio centímetro, ellos son muy buenos y las meten”. El diagnóstico de Sergio Llull contenía dura autocrítica. Y coincidía con el de Sergio Rodríguez: “Han tenido un gran acierto en el triple, pero también muchas veces han tirado solos”, se lamentaba el jugador canario.

Y los bases blancos estaban en lo cierto. La mayoría de triples del FC Barcelona llegaron en acciones en las que los tiradores estaban completamente solos, en las que un mero bloqueo generaba ventaja más que suficiente para armar el brazo o en las que los tiros salidos de la circulación de balón eran tardíamente punteado (tanto en defensa zonal como en individual). “Han estado muy acertados, pero el problema también viene por nuestra parte, por no poner esa dureza defensiva desde el principio”, explicaba Llull, consciente de que el 5/5 inicial del Barça había decantado las sensaciones que determinarían el partido.

En el conjunto azulgrana, Huertas buscaba el mérito no del acierto, sino de la capacidad para generarlo. El Barça supo generar tiros abiertos: el acierto llegó, pero pocas veces el conjunto azulgrana tuvo ha tenido tan francas de lanzamiento. “Tenemos muchas más opciones contra defensas mixtas y zonales como sabíamos que iban a preparar”, concretaba Marcelinho: “Sabemos dónde encontrar sus puntos débiles. Hay que estar atento porque muchas veces cambian (de tipo de defensa) ya dentro del partido y tenemos que adaptarnos rápido para no perder uno o dos ataques sin saber lo que hacemos”.

Preguntado por el contraste del acierto entre la serie de semifinales y la final, Álex Abrines es menos táctico en el análisis: “Al final son porcentajes. Si tiras y no metes ni una, en la siguiente serie tienes que meter. Eso es lo que nos está pasando. Hemos vuelto a recuperar la confianza y el equipo ha demostrado que está a un gran nivel”, comenta el mallorquín. Porque, a menudo, es solo cuestión de confianza. Aunque, como describe Sergio Rodríguez, la confianza se adquiere. A menudo, desde la defensa: “Ellos han estado muchísimo más intensos, más agresivos, han defendido mucho mejor y eso les ha permitido después en ataque estar más sueltos y tener más confianza para meter tiros”.

ACB.COM

Últimos artículos relacionados con F.C. Barcelona
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos