Artículo

Emilio Segura: Ídolo en blanco y negro
Sobre las gradas de los diversos pabellones ACB nos podemos encontrar con los más variados grupos de aficionados, algunos de los cuales se agrupan en peñas. Hoy nos vamos a detener en una de Vistalegre, que toma el nombre de Emilio Segura, antiguo jugador del baloncesto al que homenajea. La razón, una canasta con mucha historia, conseguida hace 36 años


Emilio Segura con los integrantes de la Peña que lleva su nombre

A Emilio Segura le entró la fiebre por el basket en el centro donde estudiaba el Bachillerato, que no era otro que el Ramiro de Maeztu. De esta manera, ingresaba en el equipo infantil justo el mismo día que dos revoltosos chavales y futuros compañeros de andazas, Vicente Ramos y Aíto García. 'Les suenan, no? Tan sólo unos años después, dicho trío se proclamaría campeón de España Juvenil (temporada 1963-64) venciendo al Real Madrid de los Carlos -Sevillano, Luquero'- por un solo punto en la final celebrada en Zaragoza. 'Ellos creían que el partido había terminado y empezaron a abrazarse, tirando los chándales al aire y tal, pero todavía restaban unos segundos, tiempo suficiente para que nosotros metiésemos la última', recuerda un ala de 1.78 metros (20 puntitos en aquel encuentro) que destacaba, fundamentalmente, por unas tremendas facultades físicas -velocidad y capacidad de salto- que lo convirtieron en el estilete del famoso y clásico contraataque estudiantil durante las cuatro campañas que permaneció en el primer equipo. 'A los catorce años ya machaba con una pelota pequeña, eh'.

El momento estelar de esta corta carrera tuvo lugar en la mítica Nevera (todavía piso de cemento y sólo semicubierta) el 19 de marzo de 1967, precisamente en su último partido en la elite (Estudiantes - Real Madrid), que también cerraba una Liga en la que los locales habían alcanzado una más que digna, amén de definitiva, tercera posición y cuyo campeón no se conocía aún: si ganaban los blancos, el título sería suyo; de lo contrario, era el Joventut quien se proclamaba campeón.

Aquel encuentro, televisado en directo para toda la nación, resultó sumamente competido: los estudiantiles mandaron en el marcador durante la mayor parte del tiempo, si bien la diferencia de potencial bajo los tableros (Luyk, Burgess...) provocaba una remontada que su rival estuvo a punto de culminar (empate a 75) en la última posesión. Por cierto, Juan Martínez Arroyo ya había sido eliminado. Es nuestro protagonista quien prosigue ahora con la narración del relato: 'No hay mucho más que contar, la verdad. Simplemente, que le quité el balón a José Ramón Ramos 'que unos meses antes se había marchado al Madrid- y me fui a tope hacia la canasta contraria, por el lado derecho de la zona. Entonces me salió Clifford y solté el balón por encima de él, como hace ahora Juan Carlos Navarro, consiguiendo -a tablero- una decisiva canasta sobre la bocina (Ángel Sancha, padre del actual árbitro ACB Eduardo Sancha, era quien pitaba junto a un francés traído ex profeso para ese choque y, tras unos instantes de discusión, dio validez al enceste), causante de nuestra victoria. Éramos un equipo amateur que había ganado a otro profesional al que, además, odiábamos en el más puro sentido deportivo. Siempre nos estaban 'nos están, que todavía continúan en pleno siglo XXI- quitando jugadores, por lo que vencerles era una sensación increíble. Teníais que ver la cara de Ferrándiz. No se me olvidará nunca'.

¿Pues qué cara voy a tener con el cabreo que me agarré. Ese mismo día llamé a Saporta para decirle que quería echar al equipo entero. A todos. No me dejó, claro, pero lo hubiera hecho de buena gana. Fíjate que aquella fue la única Liga que perdí (de trece disputadas), como para no tenerla grabada. Ay, Emilio Segura' Me acordé de su padre cuando nos metió esa canasta. No, no se lo perdono', afirma el entonces técnico madridista, centro de las iras de una afición que, según palabras de otro de los victoriosos, el gran Reneses, 'era mucho más antimadridista que en la actualidad. 'Que ahora lo es? Pues antes más, mucho más. Se lo pasaron pipa con aquel triunfo sin apenas titulares en cancha'. Por cierto, que ya sabemos la prima de los verdinegros que tuvieron los ganadores: 'Al año siguiente, cuando fuimos a jugar a Badalona, nos recibieron de maravilla y el patrocinador nos regaló una maquinilla de afeitar a cada uno'. No al autor de la cesta, claro está, que daba entonces sus últimos coletazos como baloncestista en las filas del Canoe.

Así, un grupo de aficionados que se conocieron a través del foro de una web sobre el club, decidieron formar su propia peña una vez se enteraron de esta historia. El ideólogo Alonso de Palencia define el concepto de dicho grupo: 'Lo fundamental es el sentido lúdico del deporte y las cervezas de antes y después de los partidos, ya que durante no las venden con alcohol, por lo que aprovechamos para cantar a la ACB: ¡¡¡En nuestro pabellón, cerveza con alcohol!!! El nivel de autoridad en el colectivo lo marca el 'carisma', eufemismo con el que se denomina la barriga cervecera. Quizá debido a eso sentimos admiración por jugadores como Charles Barkley, John Williams, Fannis Christodolou, Mel Turpin o Danya Abrams. También somos muy selectivos en el casting femenino y comentar que nuestra intención no era otra que fomentar la escasa memoria histórica del baloncesto español recordando hazañas como la del 67. Ah, se me olvidaba nuestro grito es el siguiente: ¡Emilio Segura' nos la pone dura!'.

Se pueden imaginar los lectores la reacción del agasajado al conocer la iniciativa montada en torno a su persona: ¿Me quedé asombrado. Me lo habían dicho varias personas, pero yo no me lo creía, pensaba que todo se trataba de una broma. 'Quién se iba a acordar de mí a estas alturas? Si sólo jugué cuatro años en Liga Nacional. Claro, cuando el día que se creó la Asociación de Veteranos llegamos todos a Vistalegre para presenciar el derbi de la primera vuelta y veo aquella pancarta gigante ('Don Emilio Segura, su peña le invita a cañas') sentí una gran sorpresa y una absoluta satisfacción, a la vez que agradecimiento porque, sobre todo, se trata de gente con una calidad humana extraordinaria'.

Poco después, aparecía por allí el presidente de honor de la entidad merengue, Emiliano Rodríguez: 'Oye, Emilio, 'pero has visto esa pancarta, macho? No me digas que es por la canasta que nos metiste. Me lo he imaginado, me lo he imaginado''.

Mateovic
ACB.COM

Movistar Estudiantes


Últimos artículos relacionados con C. Estudiantes S.A.D.
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos