Artículo

España, coleccionista de miniaturas (88-64)
España se gusta, da espectáculo y terminará primera de grupo tras minimizar a Francia (88-64), con 17 puntos de Marc Gasol, 15 de Pau y 14 de Navarro. Croacia, Senegal o Puerto Rico, el rival en octavos de final

Redacción, 3 Sep. 2014-. Aficionado de Granada: tengo para ti una mala noticia y tropecientas buenas. ¿Quieres primero la negativa? De acuerdo. El partido contra Serbia, tan esperado, tan decisivo a priori, no sirve de nada. ¿Las positivas? El partido habla por sí solo. La crónica intenta hacerlo. España sigue siendo España. España ya es primera de grupo. España juega como los ángeles y los rivales de peso como Francia, alma eterna de verdugo, dan la impresión de ser absolutamente asequibles cuando la máquina funciona.

La Selección salió dispuesta a arrasar con un Ricky de fábula, aunque Francia respondió y solo un triple de Navarro sobre la bocina permitió a los de Orenga mandar al término del primer cuarto (22-19). En el segundo, pese a la superioridad física de Batum y la solidez gala, los locales se escaparon justo antes del descanso (44-34) para no volver nunca ya a mirar de cerca a su oponente.

Ibaka volvió a exhibirse en el tercer periodo con más vuelos para sentenciar el encuentro (65-50) y el periodo final, que no decisivo, solo sirvió para que Granada convirtiese la fiesta en rave (88-64) con los suplentes apuntándose al after. En dos horas, Francia parece minúscula. España parece inmensa.

Foto FEB


La verdad de Ricky

“Creo en Rubio por lo que me ha dado. Yo he visto esos resplandores como todo el mundo. Y no, no eran de un jugador convencional”. Hace tres años, cuando Ricky Rubio estaba en el ojo del huracán, cuando los aplausos callaban y las críticas chillaban, Gonzalo Vázquez respondió que no, que Ricky jamás, pero jamás, jamás, podrá ser una mentira. En un deporte que se mueve por los números, malditos mentirosos, algunos se quedaron con el detalle de que, hasta este partido, el base titular de España solo promediaba 4 puntos, olvidando su condición de máximo asistente (6) y de segundo reboteador (5,3) del equipo. Por encima de las cifras, muy por encima, la sensación de que este Rubio es el que un día vimos todos. El de Badalona, el de Linares o el de Pekín. El campeón de Europa. El niño precoz. El eterno savant.

Si frente a Brasil se había visto el cuarto más redondo de la Selección en mucho tiempo, 24 horas después Ricky Rubio firmó el que probablemente sea su mejor periodo con la elástica española. Desde que cogió la pelota, tan decidido, tan loco, en la primera posesión y lo convirtió en canasta, el choque pareció suyo. A la siguiente, respondía el triple de Diaw asistiendo para el mate de Pau Gasol. Cada rebote era un sprint. Cada balón en su mano, una asistencia, como el alley-oop para Pau o el pase para que Marc pusiera el 8-3 en solo tres minutos. Por momentos, Ricky parecía capaz de todo en la pista, quitándole rebotes a los pívots franceses, robándole la cartera a sus rivales, marcando el ritmo del choque a su antojo e impulsando la exhibición inicial de su equipo, con aroma ya a paliza brasileña (13-6, m.5).

Francia, esa que debería empezar cada partido por delante por la superioridad moral y estética de su Marsellesa respecto a casi cualquier himno, lejos de hacer un “Jueguen, jueguen” como el de Magnano, supo virar el rumbo a tiempo, de la mano de un base, nacido en Bourg-en-Bresse, que ya martirizaba a Ricky Rubio hace 9 años. Con el mismo descaro con el que se vestía de MVP en León en el Eurobasket Sub16 de 2005, Antoine Diot pedía la bola, aprovechaba el bloqueo y continuación y penetraba con facilidad. O probaba con acierto desde lejos. 7 puntos seguidos con su firma reducían la desventaja gala (17-16, m.9) y un triple de Batum igualaba el choque en los albores del cuarto.

Y de esa forma hubiera acabado el primer parcial si no fuera porque a Navarro se le ocurrió anotar un triple de 8 metros sobre la bocina. En 7 décimas puede cambiar un partido. El pase no fue decisivo pero sí simbólico. Salió de las manos del “11” de El Masnou, que concluía su clínic de 10 minutos con 4 puntos, 5 asistencias, 3 rebotes y 3 robos. Era su verdad. Era Ricky Rubio.

Foto EFE


Sin explicar el porqué

A veces el baloncesto no entiende de lógicas. Menos parar a Rubio, Francia había seguido todos los pasos de ese libro de instrucciones tan difícil de encontrar. “Como derrotar a España en diez pasos”, por Tony Parker. No estaba el genio de los Spurs, mas la reacción de los de Collet había sido excepcional y el conjunto local no se sentía cómodo, más allá de la magia de su base. Sin embargo, un acierto exterior de Navarro y otro de Marc en el primer minuto, volvían a establecer la máxima en el luminoso: 28-19. Tres triples en 50 segundos hacían más ruido que 10 minutos de deberes cumplidos.

Los actuales campeones de Europa no cambiaron su esencia y apostaron por esa línea, conscientes de que el acierto desde el 6,75 había sido puntual y que un minuto no podía cambiar una apuesta. Y empezaron a cobrar sus frutos, aprovechando el bajón de intensidad en España con la entrada de los suplentes. La defensa del perímetro hacía aguas, los tres bajitos no eran capaces de contener a sus pares y entre la mala lectura del pick&roll francés y la inspiración de Batum, el partido era otro (31-28, m.16). Incluso Pietrus parecía por momentos Diaw. El “Allez les bleus” reinaba y hasta Granada parecía un poco más azul.

Ibaka y Gobert, aquel que machaca hasta las bolsas de basura en el contenedor, se picaban entre tapones y mates. El ganador del duelo fue el internacional español. La batalla ganada sumó en la guerra. Pau volvía a sumar por todas partes -12 puntos, 3 rebotes, 2 tapones al intervalo-, Rudy seguía viendo el aro muy grande cada vez que tiraba desde el 6,75 y Calderón, sin avisar ni explicar el porqué, ponía la máxima justo antes del descanso (44-34) sin que Francia lograse comprender qué había fallado para volver a perder de vista a España. Quizá, sencillamente, que su rival era superior.

Foto Mariano Pozo


El misterio es Ibaka

“¿Qué pasará, qué misterio habrá? Puede ser mi gran noche. Será esta noche ideal que ya nunca se olvida”. Sonaba Raphael. Y no, no era una gala de Nochevieja. Ni siquiera el Sonorama. La orquesta musical que salía a amenizar el descanso se quedaba sorprendida al ver a toda la grada cantando una canción de corte autobiográfico, que bien podría ser la banda sonora de cada una de estas noches granadinas. La Zubia es la nueva Alhambra.

Como en el primer y en el segundo periodo, la Selección salió de forma arrolladora, con Llull convertido en rayo y Marc en ejecutor. Un 6-0 empezaba a decidir el encuentro mientras el "Llull-Llull-Llull" se trasladaba de Madrid a la grada granadina (52-36, m.23). Más tarde, un pase fantástico en el aire de Pau a su hermano dejaba en anécdota la respuesta de Lauvergne. Francia se quedaba sin nada más que ofrecer.

Una vez más, las costumbres están para algo, Ibaka le pegaba un zarpazo al partido a base de saltos en ambos lados de la cancha. Si no taponaba un tiro, lo rozaba o lo acariciaba. O bien simplemente lo condicionaba solo por el miedo y la memoria. En ataque, un par de rebotes ofensivos transformados en enceste, mantenían la cómoda renta para su equipo justo antes de que el de Brazaville cerrase el cuarto, su cuarto, con un descomunal mate para dejar a Francia mucho más lejos en sensaciones que en resultado (65-50). El misterio era Ibaka. La noche ideal, otra vez española.

Foto FEB


El eterno déjà vu

Una vez puede ser circunstancial. Dos, casualidad. Tres, tendencia. Si pasa en cuatro ocasiones, se convierte en ley. El conjunto de casa volvió a arrasar de inicio sin que su rival hiciera nada por evitarlo. Francia no es Alemania. “Estos no nos ganan, que van sin Nowitzki”. La frase, a veces injusta –¿verdad Okulaja? ¿verdad Femerling?, ¿verdad Schaffartzik?-, que se ha oído en cada uno de los campeonatos internacionales de los últimos 15 años en los que no fue Dirk, jamás debería oírse de un equipo como el francés. Que sí, que es cierto, que no esta Parker. Que Europa fue suya. Y la NBA. Y Francia. Y Bélgica si hace falta. El dichoso mundo siempre pareció en sus manos. Pero Francia es mucho más, incluso con esas camisetas, y como tal debe rendir si quiere besar de una vez la medalla que nunca olió.

El orgullo, por momentos, corría solo a cargo de Diot o Fournier (67-54, m.32), poca cosa cuando el de enfrente vuela al contrataque de la mano de Llull. O tiene a Serge saltando de mate en mate (76-56, m.35). O a Navarro enchufado y con diez años menos. O a Marc -17 puntos- gritando por su protagonismo.

Con el encuentro roto, vaya déjà vu, la grada se dedicó a pedir a los que no estaban. La rotación había sido de 9 -¿lo notará el equipo en los momentos de cara o cruz?- y faltaban tres por salir. Entró Claver. Entró Abrines. Entró Reyes, el más aclamado. Y todos anotaron para que nadie se quedase sin tarta. Y todos se sintieron invencibles cuando el verdugo del pasado año, tan pequeñito, pedía clemencia con el -24 en el marcador final (88-64). Y todos, coleccionistas de miniaturas -y van 2- celebraron la primera plaza, ya en el bolsillo, sin que el partido de Serbia sirva ya para nada. Si esa es la mala noticia, Granada, contarás mucho tiempo lo vivido y disfrutado. Si esa es la mala noticia, España, este es tu Mundial.



ESPAÑA88
NNombreMinPT2T3TLRTRDROASBRBPTFPM/MVAL
4*P, Gasol24155/80/15/8431212211314
5*R, Fernandez2580/12/42/2532220021412
6S, Rodriguez721/20/00/01100110141
7*J, Navarro25142/52/54/4220301011511
8J, Calderon2121/10/70/02201000214-4
9F, Reyes421/20/00/02200000033
10V, Claver321/10/00/00000010031
11*R, Rubio1742/30/10/044053101712
12S, Llull21103/31/31/2110400021510
13*M, Gasol28175/71/24/4660231131322
14S, Ibaka22105/70/00/0844000211617
15Á, Abrines320/00/02/20000100231
Total8826/406/2318/223730719118516120100

FRANCIA64
NNombreMinPT2T3TLRTRDROASBRBPTFPM/MVAL
4*T, Heurtel2363/50/30/064222200-149
5*N, Batum29114/101/50/021101000-154
6A, Diot20113/41/42/232120402-136
7*J, Lauvergne1983/70/22/353211003-135
8C, Kahudi400/20/10/010100101-5-4
9E, Jackson1051/31/10/011000102-81
10E, Fournier1293/41/30/200000002-92
11F, Pietrus2231/10/11/185320004-68
12R, Gobert1142/30/00/022000103-61
13*B, Diaw2330/21/40/022030302-18-2
14K, Tillie300/10/00/010100001-3-1
15*M, Gelabale2442/20/10/011000102-101
Total6422/445/255/836231310415022-12030

Daniel Barranquero
@danibarranquero
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-