Artículo

Copa del Mundo. Día 6: lágrimas, reclamaciones y un triplazo
Finlandia se despidió entre lágrimas de la Copa del Mundo, Goran Dragic instó a la FIBA a investigar la sospechosa derrota australiana y Román Martínez se marcó el triplazo del torneo

Lo más destacado

  • Nadie para a España. La Selección sigue imbatible tras tomarse el partido contra Serbia como si fuera a vida o muerte. Los balcánicos, otra víctima de un equipo que no rotó, acabaron desquiciados y el choque terminó entre tanganas.

    Gesto triunfante de Marc Gasol (Foto FEB)

  • Francia resiste, Irán engancha. Los asiáticos llegaron a estar en octavos al final del primer cuarto, venciendo por 10 a Francia. Más tarde, con el pase casi imposible, apelaron a la épica para creer en una remontada imposible y se ganaron el cariño del público de Granada, que acabó volcado y coreando al equipo.


  • Brasil borra del mapa a Egipto. Los sudamericanos arrasaron de principio a fin a Egipto en un partido sin historia. Masacrados en el primer cuarto y en el segundo, solo un tercero digno evitó que la derrota (¡128-65!) fuera aún mayor.


  • Eslovenia entra en estado de Shock. Desde que Zupan anotó a 1:02 del final del tercer cuarto el 51-62 a la canasta de Dragic a 47 segundos del final, Eslovenia pasó más de 10 minutos sin anotar. En este tiempo Lituania logró un parcial de 15-0 y ganó el partido.


  • Despedida sin problemas. Pese al buen inicio ucraniano de la mano de Kravtsov, Estados Unidos rompió el partido en el tercer cuarto con Harden (17) y Curry (14) funcionando, y pudo despedirse de Bilbao con cinco victorias y la sensación de que su torneo todavía no ha comenzado.


  • Croacia calla bocas. El entorno aparecía removido antes del partido ante Puerto Rico. En él, los croatas se resarcieron de su mal campeonato mostrándose muy superior a los boricuas y pasando a la siguiente ronda.


  • Grecia se allana el camino. Pudo con Argentina, primero con brillo y luego con aguante a la furia, y evita a España hasta semifinales. Grecia apunta alto.


  • Felicidad en la pareja de bases griegos (Foto FIBA)

  • Australia sirve en bandeja el triunfo. Australia cumple el objetivo de evitar a Estados Unidos hasta una hipotética semifinal. Los aussie sirvieron en bandeja la victoria a Angola en la segunda mitad, lo que favorecía sus aspiraciones de terminar terceros. La victoria de Lituania ante Eslovenia certificó esa posición.


  • Nueva Zelanda, de celebración. Los Tall Blacks tenían que ganar a Finlandia y se pusieron por delante muy pronto. Los nórdicos se abrazaron a la épica de la remontada, pero no lo lograron y los neozelandeses consiguen pasar de ronda.


  • Turquía se hace grande. La selección otomana venció con claridad a República Dominicana. Sin la presión de la necesidad de clasificarse, los de Ataman jugaron con solidez, repartieron rotaciones (Savas fue quien más jugó con 24 minutos) y se aseguraron la segunda plaza.


  • La alegría filipina. Lo ansiaban, llevaban rozando la victoria desde hacía varias jornadas, y por fin lo lograron en la prórroga contra Senegal. La explosión de alegría de sus aficionados y de los jugadores hablaban de la importancia de un triunfo que sin embargo no tenía efecto clasificatorio.


  • Jimmy Alapag, en éxtasis (Foto FIBA)

  • México se clasifica sin Ayón. Con su pívot lesionado en el hombro, México pudo ganar a Corea del Sur y sellar un billete histórico. En octavos espera Estados Unidos.


  • Los nombres del día

  • Yannick Moreira (38 puntos, 15 rebotes). La mejor actuación individual de todo el Mundial. Una descomunal puesta en escena de Moreira, que ya había dado muestras de su talento, aunque en esta ocasión contó con la colaboración del escaso interés por el partido de Australia en la segunda mitad.


  • Increíble Yannick Moreira: 38 puntos y 15 rebotes (Foto FIBA)

  • Chris Goulding (22 puntos, 6 triples, 6 rebotes). En su primer partido con minutos de calidad, el nuevo tirador del CAI Zaragoza demostró su condición, siendo el máximo anotador aussie y anotando seis triples (de doce intentos).


  • JJ Barea (20 puntos). Triste despedida del Mundial para Barea, que fue el único que puso nivel para los boricuas a lo largo del campeonato. Eliminado por cinco faltas, se marchó visiblemente decepcionado, aunque aplaudido, reconocido por ser un oasis entre los problemas puertorriqueños.


  • Bojan Bogdanovic (23 puntos). Una vez más, el más destacado de Croacia, siendo el referente ofensivo. Lanzó hasta 17 tiros libres, muestra de lo incisivo de su ataque.


  • Ricky Rubio (12 puntos, 7 robos, 6 asistencias y 4 robos). Tuvo 7 pérdidas, sí, pero es imposible no quedarse con lo bueno con un jugador que da tanto y tan bueno. Por segundo partido consecutivo, fue determinante.


  • Pau Gasol (20 puntos y 4 rebotes). Juega con una facilidad, lo hace todo tan sencillo, que realiza 20 puntos en 22 minutos y aún parece que no ha sido su mejor día. Otra vez sirvió, junto a Navarro, para romper el partido.


  • Hammed Haddadi (22 puntos y 15 rebotes). Qué gran aliado encontró en Nikkah Bahrami (23). Y qué bien ha estado el pívot de principio a fin. Fue una pesadilla para Francia.


  • Evan Fournier (13 puntos). Parece que no anotó demasiado pero es que sus puntos llegaron en un momento crítico, cuando Francia estaba virtualmente eliminada. Se echó el equipo a la espalda y su equipo jamás ya volvió a ver el abismo tan cerca.


  • Leandrinho Barbosa (22 puntos). Lo de Brasil fue un festival, con 6 jugadores en dobles dígitos. El que más se cebó con Egipto fue Leandrinho, anotando 22 puntos casi sin fallo (8/9).


  • Isaac Fotu (18 puntos, 8 rebotes). Con un gran arranque de partido, el joven jugador marcó el tono ofensivo de Nueva Zelanda, más allá del derroche al que ya venía acostumbrando.


  • Isaac Fotu muestra con orgullo al país que representa (Foto Aitor Arrizabalaga)

  • Dario Saric (15 puntos, 4 rebotes, 3 asistencias). Un buen arranque de partido y un buen rendimiento global de la joven perla croata, que firmó una completísima actuación en tan solo 14 minutos.


  • Nick Calathes (18 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias). Tomando muchas decisiones y con un gran nivel de acierto, el base apareció en momentos importantes, siendo decisivo para Grecia.


  • Ioannis Bourousis (16 puntos, 15 rebotes). Su poderío en la zona le confirma como jugador de referencia en una Grecia amplia.


  • Darjus Lavrinovic (11 puntos y ocho rebotes). Es uno de los líderes del equipo y eso se vio en la remontada del último cuarto donde una canasta suya logró empatar el partido. Carácter en los minutos finales


  • James Harden (17 puntos y cinco asistencias). Mucho más comedido que al inicio de torneo, Harden se está mostrando mucho más efectivo (7/9 en tiros de dos) y evidenciando una lado generoso (cinco asistencias) no muy frecuente en él.


  • Slava Kravtsov (15 puntos y cuatro rebotes). Tuvo un gran impacto en el inicio de partido demostrando que los pívots corpulentos pueden hacer mucho daño a Estados Unidos. Fue quien mejor despedida tuvo en Ucrania.


  • Jimmy Alapag (18 puntos y 4 asistencias). El veterano base de 37 años condujo a Filipinas a su primera victoria mundialista en 40 años con una dirección inteligente y acierto en los momentos clave de la prórroga. Además, era su último partido como internacional.


  • Xane D'Almeida (9 puntos y 14 asistencias). Una estadística enorme en asistencias para el base senegalés, que incluso coqueteó con el triple doble: 9 puntos, 6 rebotes y 14 pases decisivos. Pese a todo, no pudo llevar a su equipo al triunfo.


  • Oguz Savas (15 puntos, 6 rebotes). El más destacado en el triunfo turco para terminar segundo, siendo el más utilizado por Ataman.


  • Las anécdotas del día

  • Algo más que dudas sobre Australia. Los australianos ganaban cómodamente al descanso, sin Ingles ni Baynes, sus dos grandes referencias. Tras el descanso, todo cambió. Australia bajó increíblemente su intensidad, su defensa se ridiculizó (tiros sin puntear, agujeros clamorosos...) y acabó perdiendo el partido, lo que favorecía la posibilidad de terminar tercero y así evitar a Estados Unidos hasta la lucha por las medallas.


  • La reclamación de Goran Dragic. Australia sirvió en bandeja el triunfo a Angola, que fue clave para terminar tercera (y evitar a Estados Unidos hasta semifinales). A Goran Dragic no le sentó bien el movimiento australiano e instó por Twitter a la FIBA a investigarlo, antes de su propio partido. Tras él, su enfado se multiplicaría, pues con la derrota, Eslovenia termina segunda y pone al Team USA en su camino.



  • Orenga-Djordjevic. A punto de finalizar el partido, ambos técnicos se enzarzaron en una pelea tras una protesta de Orenga. La tensión fue altísima y el serbio acabó siendo descalificado. “Estaba protestando una falta clarísima a falta de un minuto y con 20 arriba. Yo respeto a todo el mundo, pero él no lo ha hecho con mi equipo”, explicó Sasha. “Yo no sé nada. El respeto se gana en la cancha”, replicó el español.


  • ¡Irán, Irán!. Quedaban 5 minutos para el final, Francia ganaba por 15 y su pase a octavos era un hecho. Y, de repente, la gente empezó a animar, absolutamente en bloque, a Irán. Los asiáticos empezaron a remontar y se vivió un final tremendo, con el público empujando como si jugara España e Irán rozando la heroica de la prórroga. Al final, salieron ovacionados por su lucha y entrega.


  • Y ella dijo sí. Fue el momento más romántico del día… y del Mundial. En pleno descanso del España-Serbia, un aficionado aprovechó para pedirle matrimonio a su novia, delante del padre de ella. La respuesta se hizo esperar pero el “sí” fue celebrado más que cualquier triple de la Selección Española. ¡Vivan los novios!


  • Los Gasol, con los voluntarios. Al final del partido, una vez más, los jugadores bajaron a saludar a sus familiares. Pero se encontraron con una fiesta de voluntarios, que se despedían tras su inolvidable semana en Granada. Ni cortos ni perezosos, se mezclaron con la multitud y saludaron con toda la paciencia del mundo a sus seguidores.


  • Daniel Santiago dice adiós. A los 38 años, el pívot de Puerto Rico anunció que ha disputado su último partido como baloncestista profesional. Con los boricuas eliminados, Santiago se retira: "Me gustaría seguir haciendo algo relacionado con el baloncesto. A ver si puede ser en mi país”, ha declarado.


  • Día de lágrimas. La despedida de Finlandia fue especialmente amarga. Koponen tuvo los tiros para poder llevarse el partido, pero los susijengi dijeron adiós. Con lágrimas.


  • Sasu Salin romper a llorar tras otra apurada derrota (Foto EFE)

  • Festival del empujón. Con tanta tensión entre Lituania y Eslovenia no fue raro que hubiera lío. Éste se montó tras un codazo de Juskevicius a Goran Dragic. Gesto que no gustó nada a Zoran y decidió intervenir inaugurando el festival del empujón. No fue a más y la peor parte se la llevó el base lituano al que le pitaron antideportiva y le cayó la bronca de Darjus Lavrinovic... todavía no sabemos que fue peor.


  • Zupan, alegría a medias. El pívot esloveno venía haciendo un campeonato discreto en el que apenas había sumado 17 puntos en los cuatro partidos previos. Hoy se desquitó con 13 puntos, una actuación notable... pero que no tuvo la recompensa de la victoria.


  • Trompazo cabeza con cabeza. Gorgui Dieng y Ranidel De Ocampo se lanzaron a la vez a por un balón suelto, con la mala suerte de que chocaron cabeza con cabeza. Ambos quedaron doloridos en el suelo, con gotas de sangre en el parqué. Por suerte, no tardaron mucho en recuperarse tras pasar por el banquillo.


  • El triplazo de Román Martínez. Sin duda, una de las jugadas del campeonato. El escolta mexicano del MoraBanc Andorra lanzó al descanso casi desde su línea de triple, escorado... ¡y la enchufó!


  • ACB.COM

    Últimos artículos del autor



    © ACB.COM, 2001-

    Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos