Artículo

España engulle a Senegal en su camino a cuartos (89-56)
España confirmó su favoritismo y superó con claridad a la voluntariosa Senegal. Un fantástico primer cuarto de Pau Gasol (anotó entonces 13 de sus 17 puntos) y los ajustes defensivos tras el descanso, fueron las claves de la victoria española

Redacción, 06 Sep. 2014.- España no tuvo excesivo problemas para imponerse a una combativa pero bisoña Senegal por 89 a 56 y ya está en cuartos de final donde se medirá este próximo miércoles a Francia.

Desde los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 España nunca se perdió una cita con los cuartos de final de un gran torneo y Senegal no lo iba a impedir esta vez. Así que, y de la mano de Pau Gasol (13 puntos de sus 17 llegaron en el primer cuarto), la selección española tuvo una brillante puesta en escena. El pívot demostró ser de otra galaxia en esta Copa del Mundo y acaparó buenas acciones (15 puntos con 7/7 en tiros de campo) para lanzar a su equipo en el partido.

Ni mucho menos fue un lanzamiento completo pues Senegal, con Faye primero y luego Badji (ambos acabaron con 12 puntos) opuso más resistencia de la que muchos pensaron antes de tiempo. A España le pesó su bipolaridad en el lanzamiento, pues si bien terminó con un extraordinario 15/16 en tiros de dos, al descanso sólo sumó 1/11 en triples y 8/14 en tiros libres. De haber tenido un poco más de acierto triplista seguro que el partido se hubiera roto antes del descanso.

No tardó mucho más en hacerlo. Lo justo y necesario para que España cerrara el rebote defensivo y Llull y Calderón (11 puntos en la segunda parte) pusieran una marcha en ataque. La buena puesta en escena del segundo tiempo (parcial de 12-0) permitió a España escaparse en el marcador con una renta de 22 puntos que dio por finiquitado el encuentro antes de tiempo y dar descansos a los titulares.


Pau Gasol marca la diferencia

Ndiaye ganó el salto inicial pero eso fue lo único que ganó Senegal en un partido en donde España tardó 19 segundos en ganar. Y es que el conjunto africano, liberado de presión por el éxito ya conseguido, no tuvo una buena puesta en escena y perdió dos balones en sus tres primeros ataques.

En un visto y no visto, España se puso 6-0 entrando de la mejor forma posible en el partido. Mientras Senegal sumaba errores, España no sólo se dedicó a sumar puntos desde la pintura sino que dio espectáculo con el alley oop que protagonizaron Ricky Rubio y Pau Gasol (9-2).

Perfecta desde los tiros de campo (anotó los cinco primeros que intentó), por poner un pero, éste sería la ausencia de triples. De haber anotado alguno de los primeros que intentó la resistencia senegalesa hubiera sido menor. Aunque no para España, la suerte del partido fue que el conjunto africano se mantuvo en el marcador con Faye (seis puntos) y Ndiaye (contundente en cada uno de sus mates) capitalizando sus ataques y resistiendo el inicio fulgurante de Pau Gasol.

Lo del pívot fue espectacular. Como si un foco alumbrara su figura todos sus compañeros le encontraban con pases, todos los balones alcanzaban sus manos y, como en este inicio de partido, todos los lanzamientos acababan en canasta. En menos de siete minutos sumó 11 puntos, dos rebotes y un tapón. Su dominio era el que hizo valerle a España la ventaja en el electrónico (17-10).

El primer tiempo muerto del partido supuso una mejora de la defensa española, algunos ajustes para evitar los lanzamientos desde las esquinas de Senegal y una mayor presión a sus bases. El rival, presionado por la amenaza del reloj, se precipitó en un par de ataque, pero, por mor de las segundas oportunidades que les daba el rebote ofensivo, siguió estando cerca de España al concluir el primer cuarto (23-17).


El rebote ofensivo salva a Senegal

A la selección española le faltaba muy poquito para cerrar el rebote (Senegal llegó al descanso con 12 rebotes ofensivos por sólo 11 defensivos), para no tocar sino interceptar los pases senegaleses... le falta ese poquito que le hubiera permitido escaparse en el marcador y dar valor al esfuerzo defensivo de sus jugadores.

Cuando lo hizo se notó. Una recuperación de Rudy Fernández culminada en mate elevó por primera vez la ventaja por encima de los 10 puntos (28-17) y todo parecía presto y dispuesto para el despegue definitivo. Sin embargo a este le costó porque el triple siguió sin entrar. Ocho intentos fallidos y la resistencia de Badji, recortó diferencias.

Al partido le hacía falta gestos que conectasen a la afición con el mismo. Gestos como el, por fin, triple de España o el doble tapón de Ibaka. Enorme el pívot capaz de hacer corear su apellido por todo el pabellón y hacer que el encuentro se animara y cogiera ritmo.

Quizá era eso lo que le faltaba. Ritmo que diera continuidad a las buenas acciones de España, pero ese también era mérito de Senegal. El equipo africano, tras acudirse los nervios iniciales, pareció no importarle jugar frente a más de 10.000 espectadores y se agarró al choque con sus armas. Estas pasaban por hacer el encuentro un duelo de físicos donde ellos se sintieran capaces de competir (curioso que la estadística de tapones reflejara un 13-0 favorable a España), sacar provecho de las segundas oportunidades y, cuando la calidad española salía a relucir. no se cortaron en hacer faltas.

España metía todo lo que fuera de dos puntos (14/15 llegó a ofrecer) pero ni triples ni tampoco tiros libres (4/10). Todo ello en conjunto hizo que el duelo se estancara en esa barrera de los 10 puntos de ventaja para España (41-28).


España cambia la cara en defensa

Para los hombres de Juan Antonio Orenga el camino era sencillo: cuanto más se presionara al perímetro rival mejor le iría la cosa para forzar lanzamientos precipitados y evitar que el rebote siguiera siendo un problema (en la segunda parte Senegal sólo capturó tres rechaces ofensivos). Quizá por ello entró como novedad en el quinteto del tercer cuarto Sergio Llull. El de mahón estuvo muy activo en los minutos que jugó, aunque eso le costó ser el centro de atención de los primeros golpes de la reanudación.

Con Llull volando sobre la pista, España sí que puso tierra de por medio con una Senegal que, entre tapones y pérdidas de balón, calcó puesta en escena y desaprovechó sus seis primeros ataques. El resultado de la ecuación: 47-28 para España en apenas tres minutos de juego.

La cara del encuentro cambió tanto que incluso los triples entraron para España y dos consecutivos de Rudy y Marc Gasol hicieron crecer la ventaja hasta los 22 puntos (53-31). El marcador y el parcial del tercer cuarto (13-5) invitaban a otras cosas, pero justo en ese momento se produjo un rifirrafe entre Rudy Fernández y Ndour que se saldo con técnica para ambos y un aumento de la animosidad de una afición que veía con complacencia el devenir de una historia ya conocida en esta Copa del Mundo: Dominio español de principio a fin de los partidos.


Plácido final

Como el marcador y la prudencia de lo que está por venir así aconsejaba, Orenga rotó sus piezas y la entrada de una de ellas aún mejoró lo que se veía en la pista. José Manuel Calderón, inédito hasta este instante, mostró su mejora en el tiro y entró en pista con un triple que bendecía su actuación y que le impulso a seguir intentándolo... y con acierto gracias a sus 11 puntos con 3/4 en triples.

Con su estrella Dieng, desaparecida (1/9 en tiros de campo para seis puntos y siete rebotes) por la buena defensa española, el único respiro para Senegal en la segunda parte llegó en el momento en el que Ibaka recibió la segunda técnica española. Un miniparcial producto del instante de descontrol que, no obstante no redujo considerablemente la desventaja con la que se llegó al último cuarto (62-43).

Ya no había mucho más que contar. España contemporizó en el último cuarto, probó una defensa zonal 2-3, jugadores como Navarro, Felipe o Calderón se gustaron con acciones individuales y, general, se pudieron regular esfuerzos de cara al encuentro contra Francia del próximo miércoles. Sólo la preocupación por el estado de la rodilla de Pau Gasol (acabó con problemas y será tratado estos días) enturbió una fiesta en la que equipo y afición estauvieron en plena comunión: espectáculo en la pista con mates como el de Abrines y la ola en la grada para festejar una triunfo más. Por su parte, Senegal trató de resguardarse del aluvión español y terminar dignamente un partido y un campeonato donde han sido, sin lugar a dudas, la gran sorpresa colectiva.



ESPAÑA89
NNombreMinPT2T3TLRTRDROASBRBPTFPM/MVAL
4*P, Gasol24178/80/21/2541104311718
5*R, Fernandez1751/11/40/000043004175
6S, Rodriguez1751/31/10/00002110184
7*J, Navarro2341/10/52/51011000112-3
8J, Calderon13110/03/42/211000101109
9F, Reyes12114/60/03/4422101131210
10V, Claver500/10/10/02201000091
11*R, Rubio2072/40/03/4550652122117
12S, Llull1472/21/30/311010112132
13*M, Gasol2593/31/10/0651400412422
14S, Ibaka17114/60/13/4633001341311
15Á, Abrines521/10/10/00000000190
Total8927/367/2314/243324921911132116596

SENEGAL56
NNombreMinPT2T3TLRTRDROASBRBPTFPM/MVAL
4T, Niang1042/30/20/211010202-17-3
5*X, Dalmeida2451/41/20/043140604-13-1
6I, Thomas1021/30/10/272500102-81
7M, Ndoye510/10/01/200010201-3-3
8M, Diop1621/40/10/000001103-14-5
9*M, Ndoye2421/40/10/000000102-19-5
10D, Thiam00---0000000000
11*M, Faye19124/41/31/122010202-189
12M, Ndour1941/10/02/221101102-154
13*H, Ndiaye2062/30/02/242200103-185
14*G, Dieng2761/90/04/674321301-282
15A, Badji21125/120/12/276101002-1210
Total5619/482/1112/193722159421024-16514


Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-