Artículo

El uno a uno de la Selección Española en la Copa del Mundo
Arrollaron durante seis partidos y cayeron al séptimo. Analizamos uno a uno a los jugadores de la selección española, con especial mención al partido de la decepción en los cuartos de final, ante Francia

Estadísticas por minuto
JugadorMinutosPuntosRebotesAsistenciasPxMinRxMinAxMin
Pau Gasol26,6205,91,430,18,92,1
Rudy Fernández21,78,62,32,615,94,24,8
Sergio Rodríguez14,64,41,41,712,13,84,7
Juan Carlos Navarro22101,92,418,23,54,4
José Manuel Calderón14,94,91,40,713,23,81,9
Felipe Reyes9,43,83,80,816,216,23,4
Víctor Claver6,82,31,50,213,58,81,2
Ricky Rubio20,95,44,45,110,38,49,8
Serigo Llull20,45,61,61113,12
Marc Gasol26,910,16,32,1159,43,1
Serge Ibaka18,385,50,217,512,0,4
Álex Abrines52,80,3022,42,40



Foto FIBA

4. Pau Gasol
26,6 minutos, 20 puntos, 68,9% en tiros de dos, 9 rebotes, 1,4 asistencias, 2,3 tapones, 15,7 +/- y 21,7 eficiencia
Diciendo adiós a la temporada en abril, Pau Gasol tuvo el tiempo necesario para el descanso, la desconexión y la puesta a punto para la Copa del Mundo. Una situación atípica que derivó en uno de los mejores Pau Gasol vistos en primera fase. De tiránica dominancia, el nuevo jugador de los Bulls hizo lo que quiso y cuando quiso durante muchísimos minutos en Granada. En la carrera por el MVP del torneo (habría sido su segundo) desde el minuto uno, su desequilibrio era total: sus movimientos al poste bajo conseguían canastas por doquier, absorbía una enorme atención del equipo rival, repartía juego, lideraba los ataques... En especial en los inicios de partido, Pau ha sido un absoluto tormento. La confirmación de su mejor nivel suponía el mayor argumento en las legítimas aspiraciones españolas al título. Y sus exhibiciones ante Irán (33 puntos, 34 eficiencia) y ante Brasil (26 tantos, con tres triples consecutivos, 32 eficiencia) quedarán para el recuerdo.

Sus declaraciones tras el partido ante Senegal (“Estoy ahí, ahí. Más o menos bien, aunque espero estar al cien por cien el miércoles ante Francia") desataron la rumorología más variada, e hicieron recordar su acumulación de minutos en la primera fase (25,8, con victorias cómodas en todos los partidos). Molestias musculares en la pierna derecha le hicieron entrenarse al margen del grupo los días previos a los cuartos de final. Ante los bleu, no mostró el máximo nivel que había desplegado en la primera fase, aunque terminó como máximo anotador español del partido. Algo que logró en cinco de los siete partidos del equipo.

"Como siempre digo, nunca se sabe cuándo es tu último partido ni tu último campeonato. Me gustaría jugar hasta los 50 años, pero lo dudo. Es un honor jugar con mi país, pero nunca se sabe", declaró en su última rueda de prensa del torneo.


Foto EFE

5. Rudy Fernández
21,7 minutos, 8,6 puntos, 44% en triples, 2,3 rebotes, 2,6 asistencias, 1,4 robos, 14,7 +/- y 11,7 eficiencia
En el papel de alero de referencia en el equipo, ante los escasos minutos de Claver, Rudy Fernández vivió un torneo inestable, en el que no fue capaz de plasmar el liderazgo en el juego exterior. Promediando menos puntos que Navarro (8,6 por 10), Rudy solo superó los diez ante Irán y Egipto. Y, pese a que su inicio desde el triple fue espectacular (9/14 en los cuatro primeros encuentros), su acierto fue diluyéndose con el paso de los partidos (2/11 en los tres últimos). Pese a no ser tan relevante en la anotación, sí aprovechó su desequilibrio para generar canastas a sus compañeros (segundo en asistencias, solo por detrás de Rubio) y estuvo activo en el robo de balón.

En el decisivo partido ante Francia, su falta de acierto en el triple marcó sus sensaciones y las de un equipo que no respondió.


Foto Mariano Pozo

6. Sergio Rodríguez
14,6 minutos, 4,4 puntos, 1,4 rebotes, 1,7 asistencias, -0,7 +/- y 4 eficiencia
Lejos de su rendimiento en la última temporada con el Real Madrid, el Chacho estuvo reducido a su mínima expresión. Teniendo que repartir sus minutos con Rubio (primer base) y Calderón, no estuvo afectado por el cambio de posiciones que sí trastocó al extremeño, pero sí por su escasa ascendencia ofensiva en el equipo y por las pocas posibilidades de tener el balón en las manos para generar. No se trata únicamente de no jugar un papel relevante en la concepción ofensiva del equipo, sino que su magia no se desplegó más que en muy contadas ocasiones y que su papel saliendo desde el banquillo no sirvió siquiera de cambio de ritmo, de marcha extra (o diferente). Sin excesivo acierto, Sergio Rodríguez acabó siendo un jugador de escasa trascendencia.

Saliendo en esa segunda unidad, su +/- dice poco a su favor. Y es que el tinerfeño termina el torneo siendo el único jugador con el que, estando en pista, España perdía (-0,7). En el partido de cuartos de final ante Francia no actuó del necesitado creador ofensivo que necesitaba España, sin anotar sus triples (0/3) y sin desplegar la chispa que le caracteriza.


Foto FEB

7. Juan Carlos Navarro
22 minutos, 10 puntos, 1,9 rebotes, 2,4 asistencias, 15 +/- y 9,1 eficiencia

Regresando a la selección después de la ausencia en el Eurobasket de 2013, el paso de Navarro por la Copa del Mundo no ha sido estelar, pero ha vuelto a demostrar que su capacidad anotadora sigue vigente. Con la recuperación de la estabilidad física que le caracterizó a lo largo de la temporada pasada, ha sido regular en la anotación, aunque ha visto en parte lastrada su aportación en esa parcela por la preponderancia del juego interior, guía de la mayor parte de los ataques españoles.

En el último partido del torneo, sus 10 puntos ejemplifican el intento (baldío) por desatascar a España en ataque. Con sus palabras al micrófono de Cuatro tras el partido, encendió la mecha de la amplia sensación de decepción de prensa y público: “No hemos preparado bien el partido”. Las palabras, interpretadas como una crítica al técnico, Juan Antonio Orenga, fueron reformuladas por el propio Navarro a insistencia de la entrevistadora: “Ellos han preparado mejor el partido que nosotros. Hemos confiado en lo que siempre hacíamos, defender y correr, hoy no ha funcionado, los tiros no han entrado encima”. Un liderazgo en la opinión pública que a bien seguro saldrá a colación si los cambios llegan a la Selección en un futuro próximo.


Foto FEB

8. José Manuel Calderón
14,9 minutos, 4,9 puntos, 79% en tiros de dos, 1,4 rebotes, 0,7 asistencias, 1,7 +/- y 4 eficiencia
Uno de los grandes perjudicados por la sobrepoblación en la posición de uno. Con tres bases de élite, la redistribución de minutos se antojaba imposible y, en el reposicionamiento en búsqueda del equilibrio, Calderón pasó a la posición de dos. El nuevo jugador de los Knicks volvió a repetir públicamente que no se encuentra tan cómodo fuera de su posición natural: "No es fácil, pero hay que estar con lo que el entrenador decida. Al final estamos aquí para ayudar al equipo, aunque nunca he negado que me siento más cómodo de base", declaraba tras las dos primeras jornadas.

En su nueva posición, Calderón cae en la necesidad de convertirse en un anotador, un rol que no termina de encajar con su evolución como jugador. Como escolta, pasa por ser un mero especialista desde el triple. Sin capacidad para generar juego (0,7 asistencias de media en el torneo) y sin juego hacia el aro (lanzó cuatro tiros de dos en todo el campeonato), Calderón vive y muere desde el triple. Pese al 0/7 ante Francia en la primera fase, ha terminado el torneo con un 33,3%, aunque una trascendencia circunstancial en el equipo. En el choque de cuartos ante los galos entra en la atonía general del equipo, sin ser capaz de generar la anotación necesaria para darle la vuelta al marcador.


Foto Mariano Pozo

9. Felipe Reyes
5 partidos, 9,4 minutos, 3,8 puntos, 3,8 rebotes, 0,8 asistencias, 4,4 +/- y 5,8 eficiencia
El regreso de Felipe Reyes a la selección alargaba sus posibilidades para conformar, junto a los Gasol e Ibaka, la mejor configuración de pintura de todo el campeonato. Pero Reyes terminó siendo meramente testimonial. Los largos minutos a los otros tres pívots y la escasez de rotación interior le dejaron fuera de dinámica. Tras perderse el debut ante Irán por problemas físicos, sí que contó con minutos ante Egipto, mostrando su capacidad reboteadora, pero con muy poco acierto de cara al aro. Desapareció de la rotación, volvió a tener minutos en octavos ante Senegal (11 puntos, su mejor partido) y no jugó en la eliminación ante Francia. La capacidad de Felipe Reyes para rendir en la adversidad, para espolear saliendo desde el banquillo, para infundir el punto de rabia extra hacia la victoria, no había sido necesario durante el campeonato, pero siquiera fue considerado en el enfangado duelo ante Francia.


Foto FEB

10. Víctor Claver
6 partidos, 6,8 minutos, 2,3 puntos, 1,5 rebotes, 4,5 +/- y 2,5 eficiencia
Después de un Eurobasket en la posición de ala-pívot, el valenciano volvía a ser un tres. España volvía a disponer de un alero alto, la ansiada pieza que debía mejorar un equipo con un conocido agujero en esa posición. Pero Claver solo jugó de ala-pívot. Con las molestias de Reyes e Ibaka, el jugador de los Blazers disputó 20 minutos en el primer choque, como interior, para desaparecer de la rotación posteriormente. Como alero, Claver fue un jugador residual y, sin exuberancia en la confianza, sus escasos minutos pasaron pronto al olvido. En los cuartos de final no saltó a la cancha.


Foto FEB

11. Ricky Rubio
20,9 minutos, 5,4 puntos, 4,4 rebotes, 5,1 asistencias, 3,6 robos, 19,4 +/- y 12,9 eficiencia
Alcanzando los que probablemente hayan sido los minutos de mayor importancia e incidencia en el juego de la Selección, Ricky Rubio terminó la primera fase como líder en asistencias y robos de todo el campeonato y se despedía del torneo conservando con mucha ventaja el trono en recuperaciones. Con el rol de base titular, el de El Masnou cuadraba perfectamente con un quinteto de poderío ofensivo entre ese trío (o cuarteto) de playmakers cuyo equilibrio a menudo se analizaba contraproducente. Su escasa absorción de juego y su búsqueda del pase le convertían en compañero de viaje perfecto para los Gasol, Navarro y Rudy, formando, por momentos, una bella sociedad ofensiva con Pau. Su tensión defensiva, conocimiento táctico de esa parcela y su instinto para robar balones colaboraban en los arrolladores primeros cuartos de España, en los que Ricky amasaba ese lustroso 19,4 en el +/-.

En el partido contra Francia, su liderazgo en la primera línea defensiva no fue capaz de marcar el tono, pese a que robó tres balones. Y, en ataque, los tiros abiertos que siguieron sin entrar no colaboraron en solucionar las dificultades españolas. La reproducción de sus problemas para anotar lanzamientos exteriores cómodos fue, eso sí, una constante durante el campeonato, más allá de que su vocación y predisposición fuese otra. Y es que Ricky se marchó del torneo sin anotar un triple (él y Reyes fueron los únicos en no hacerlo por España) y con un pobre 32,3% en tiros de campo (el más bajo de todo el equipo).


Foto EFE

12. Sergio Llull
20,4 minutos, 5,6 puntos, 1,6 rebotes, 1 asistencia, 4,9 +/- y 3,6 eficiencia
Acostumbrado a alternar como base y escolta en el Real Madrid, Sergio Llull debía transformar su juego para adaptarlo a la concepción de la Selección. Desraizado de inicio de la posición de base, el tiempo que el balón pasaba por sus manos se reducía considerablemente. Conviviendo muchos minutos con otros bases en pista, el menorquín se veía a menudo trasladado a la posición de alero, sufriendo defensivamente los rigores de los aleros altos de los equipos rivales. En ataque, su ímpetu y capacidad para la transición regaló varios de sus mejores momentos, aunque su intento de brillo desde el 6,75 tuvo escasa respuesta (5/23, 21,7%).

Eliminada la condición de revulsivo en un equipo que marcaba diferencias ya desde el inicio, tampoco lo fue en el decisivo choque ante Francia, cuando sus penetraciones de carácter y transiciones forzadas podrían haber marcado un punto de inflexión.


Foto EFE

13. Marc Gasol
26,9 minutos, 10,1 puntos, 61% en tiros de campo (61,1 de dos y 60 de tres), 6,3 rebotes, 2,1 asistencias, 1 robos, 1,4 tapones, 18,6 +/- y 16,7 eficiencia
Segundo máximo anotador del equipo, segundo más valorado y líder en rebotes, los números de Marc Gasol parecen quedar en lo turbio por su adiós al campeonato. Titular y pívot de referencia del equipo, el de los Grizzlies era por unos momentos el complemento perfecto de su hermano Pau y por otros un hombre dominante en ambas pinturas y clave en las transiciones rápidas a partir de su rebote. Su buena conexión con los otros interiores y su visión y capacidad como pasador le dejaban por detrás de la incidencia de su hermano, pero en un rol de impactante segunda espada.

El nacimiento de su primera hija le llevó a Barcelona el día antes de los cuartos de final, reincorporándose al equipo el mismo día de partido, y ejercitándose en la sesión del mediodía. Sin Marc y con Pau entrenando al margen del grupo por molestias físicas, es probable que la preparación del choque ante Francia cayera en intensidad y detalle. El mediano de lo Gasol terminó firmando su peor partido del campeonato, con solo tres puntos, un pobre 14,3% en tiros de campo y superado en múltiples ocasiones en defensa.


Foto FIBA

14. Serge Ibaka
6 partidos, 18,3 minutos, 8 puntos, 60,6% en tiros de dos, 5,5 rebotes, 1,3 tapones, 4,8 +/- y 10,7 eficiencia
La exuberancia física de su debut en el torneo, ante Egipto (tras perderse el primer partido por molestias), parecía marcar un elevadísimo punto de incidencia ofensiva y defensiva que no se volvió a repetir en todo el campeonato. La de Egipto fue una exhibición de potencia, salto, timming, finalización, contundencia, impacto defensivo... Pero bien poco de ese Ibaka volvió a verse. Claramente por detrás en minutos y rol de los hermanos Gasol, el congoleño estuvo desorientado en algunos partidos, con un juego abierto que no terminaba de explotar la intensidad y energía que desprende en las cercanías de los dos aros. Sin que su finalización pareciese una obligación en el libreto táctico de la Selección, Ibaka llegó a mostrar cierta ansiedad por demostrar cuando el balón caía en sus manos. De algún modo le sucedió frente a Francia. Ante un rival al que, por características físicas, se le presupone un necesario rendimiento, estuvo muy desacertado, prodigándose más en un lanzamiento exterior que le llevó a un 1/7 en tiros de cmapo.


Foto FEB

15. Álex Abrines
6 partidos, 5 minutos, 2,8 puntos, 80% en tiros de dos, 4,5 +/- y 2,3 eficiencia)
En el conocido papel de último hombre del equipo, incorporado con vistas al futuro, Abrines fue el menos utilizado por Orenga, aunque su participación dejó detalles de su capacidad ofensiva y del descaro en la búsqueda del aro. Saltando solo a la cancha con el resultado ya totalmente decidido, dejó buenas sensaciones tanto en la presupuesta química interna como de cara al público. El partido de la eliminación ante Francia fue el único en el que el mallorquín no saltó a la pista.

David Vidal
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos