Nota de agencia

Domínguez: "Seguimos con los pies en el suelo"
La base de la selección femenina española, Silvia Domínguez, mantiene la calma aunque el equipo se haya clasificado para cuartos como primero del grupo A

(Foto FEB)

Estambul (Turquía), 1 Oct. 2014 (EFE).- Silvia Domínguez, base de la selección española de baloncesto en el Mundial de Turquía, afirmó que el equipo "tiene los pies en el suelo", pese a haberse clasificado directamente para cuartos de final por haber sido primeras del grupo A en la primera fase.

"De momento no podemos pedir más, era difícil pensar que íbamos a ganar por más de veinte puntos a cada rival. Aún así seguimos teniendo los pies en el suelo", dijo a EFE, Silvia Domínguez.

El rival para cuartos saldrá del vencedor de choque entre Bielorrusia y China.

"A mi me da igual quien sea. Nosotras tenemos que ser fieles a nuestro estilo de juego, sea cual sea el rival, y hacer que se preocupen mucho ellas de cómo nos tienen que jugar", explicó la base.

La defensa está siendo la clave en las victorias y es una de las señas de identidad de este equipo.

"Siempre se pueden mejorar cosas. Es difícil dejar a los rivales en cincuenta o sesenta puntos, y de momento lo estamos logrando, pero sabemos que habrá días que nos va a costar más y que también en ataque nos va a costar más. Cuando lleguen esos momento habrá que mantener la calma e ir poco a poco ir haciendo nuestro trabajo", observó a EFE.

El viernes, la selección española jugará el partido clave de cuartos de final.

"Es el partido clave del campeonato. Es el que te pone en lucha por las medallas. Nuestra selección ha caído muchas veces en cuartos excepto en el último Mundial. Sabemos lo difícil que es ese partido y todas las emociones que juegan. Gestionar lo emocional nunca es fácil y debemos ser inteligentes en eso", apuntó Domínguez.

En ocasiones es más complicado jugar los cuartos que unas semifinales.

"Depende del rival. Si te toca Estados Unidos en semifinales la presión es distinta y sabes que sigues en lucha por medalla. En cuartos, es lo que te lleva a hacer un campeonato excepcional o a quedarte ahí, con la miel en los labios", finalizó Silvia Domínguez.

Pascua: "El partido de cuartos ha sido para nosotras casi siempre maldito"

Por su parte, Lucila Pascua, pívot de la selección española de baloncesto, declaró que "el partido de cuartos" ha sido para ellas "casi siempre maldito", pero apuntó a una victoria porque el "equipo está mostrando su mejor cara".

"Esta situación era la que se había planteado desde el principio, ganar los tres partidos para poder llegar a cuartos directas, saltándonos los octavos", dijo Pascua.

Y además con un buen juego. "Hemos mostrado nuestra mejor cara. En muchos momentos hemos hecho una defensa casi perfecta con un juego muy alegre y además de ganar los partidos hemos dado muy buena imagen", explicó.

El rival de cuartos de final saldrá del partido que disputarán Bielorrusia y China este miércoles.

"Complicada respuesta decir a quién prefiero. Por nuestro estilo de juego igual nos va un poco mejor Bielorrusia, porque China es un equipo más impredecible. Los partidos que jugamos en la preparación tampoco son muy reales porque jugamos en Bielorrusia, con un formato diferente. El que venga habrá que ganarlo porque no queda otra", subrayó el techo de la selección.

El premio por la victoria es alcanzar la semifinal y luchar por las medallas.

"Efectivamente. El cruce de cuartos parece para nosotras el partido maldito porque salvo en el Mundial de hace cuatro años hemos perdido en muchas ocasiones. Es un paso muy importante", observó Pascua a EFE.

La pívot descartó con rotundidad que estuvieran obsesionadas por la importancia de este partido.

"No nos obsesionamos con esto. Las comparaciones son odiosas y compararse con otros años, con otros equipos y otras competiciones es hablar por hablar. Estamos aquí y ahora en una situación que cualquiera de nosotros hubiera firmado de antemano y tenemos que centrarnos en ganar y punto. Venga quien venga. Tenemos que hacer nuestro trabajo bien, como lo hacemos, y así creo que ni Bielorrusia ni China se nos resistirán", indicó Pascua.

La pívot tiene un papel complicado, frenar a las más altas jugadoras del rival saliendo desde el banquillo.

"Siempre ha sido el trabajo de las pívots, pegarse con la súper pívot rusa o americana. Es lo que mejor se me da, la defensa y el rol que tengo lo tengo asumido", concluyó Lucila Pascua.



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos