Artículo

El decálogo de un sueño ¿imposible?
España ha hecho historia al jugar su primera final en un Mundial y lo hace frente a un equipo de ensueño como resulta ser el americano. Vencerlas es una misión (casi)imposible, pero para conseguirlo hay unas claves que te descubrimos

Redacción, 05 Oct. 2014.- Es difícil imaginar un mejor equipo que el de Estados Unidos. Podrían hacer dos o tres equipos más y ganar todos ellos el oro, pero también es complicado pensar otro rival más temible que España para ellas. Por juego, talento e ilusión, España tiene armas para soñar con imposibles. Una generación que ha sido capaz de ganar a la americanas en formación y que, año tras año, ha ido haciendo historia no puede dejar de soñar con imposibles.

(Foto FEB)

1- El partido de sus vidas
Cualquiera de las 12 jugadoras han soñado muchas noches con jugar una final de un Mundial. Pues bien este domingo el sueño se hace realidad. Como tal deben disfrutarlo y disfrutarlo. Deben focalizar todas estas esperanzas ilusiones en hechos concretos y creer que ganar a Estados Unidos es tan imposible como resultaba imposible llegar hasta aquí... y eso ya lo han logrado.

2- Inteligencia contra físico
Nadie puede hacer sombra al poderío físico de las interiores americanas. Intimidan los 203 centímetros de Britney Griner, pero los puntos los ponen otras jugadora tan determinantes porque aúnan físico y calidad técnica. Contra ello España debe jugar un partido táctico e inteligente. Los sistemas de Minnesota o cabeza deberían explotar las lecturas de posibles desajustes defensivo y buscar a la jugadora librada por que si bien Estados Unidos es imparable en el uno contra uno, España es mejor en lecturas ofensivas y defensivas.

3- Una defensa de “traidoras”
Frente a la inferioridad de las pívots españolas habrá que hacer muchas defensas de ayudas, impedir que Charles y Ogwumike sumen muchos puntos al pote bajo y que Griner no castigue en exceso el rebote ofensivo. La defensa de traidor (apodada así para hablar del dos contra uno por línea de fondo) a costa de permitir algún tiro exterior debe poner freno a los puntos de las pívots americanas. Y si Griner se carga de faltas, mejor que mejor.

(Foto EFE)

4- La sangría en el rebote
Estados Unidos ha ganado la batalla de rebote en cada uno de los cinco partidos previos y lo ha hecho con una media de 24,2 rebotes de diferencia. Muy sangrante fueron los 37 que le sacó a Angola. Pero para hacer más cercana la comparación y puedan ver la superioridad americana, decir que ganó a Francia por 16 y a Australia por 18, quizá los otros dos equipos más físicos del torneo. El dato para el optimismo es que en la derrota preparatoria frente a Francia en París, el equipo galo ganó la partida reboteadora (38-44) a USA. Capturar más rebotes será muy complicado, pero será de capital importancia que la diferencia este domingo no sea muy sangrante para no desanimar la defensa española con segundas y tercera oportunidades americanas y para intentar correr.

5- Las dos mejores exteriores del mundo ¿y de la historia?
Hablar de Diana Taurasi y Maya Moore es como hablar Michael Jordan y Magic Johnson, como Pelé y Maradona... Picasso y Goya. Dos jugadoras que hacen del baloncesto una obra de arte por eso si ellas están a su máximo nivel será imposible que un equipo les pudiera derrotar ¿Cuál es el objetivo? Que bajen sus porcentajes, llevarlas a situaciones de mucho bote donde pierden efectividad y los nervios. Hay un dato demoledor que indica que las dos suman un 47% en triples acumulando entre ambas 18/38 en este campeonato... ¡Toda España sólo suma tres triples más!

6- Efectividad triplista
Si las americanas tienen a las mejores triplistas y como equipo son el mejor del torneo (44%), España ocupa el noveno puesto con un 30,9%. Para soñar con ganar todas deben dar un paso adelante y mejorar los porcentajes de cuartos y semis donde ofrecieron un 28,6% y 25%. Con puntos desde fuera la defensa americana no podrá cerrarse tanto sobre Sancho Lyttle, la gran preocupación de Gene Auriemma

(Foto FEB)

7 – Evitar fallos en ataque
Si va a ser difícil conseguir segundas oportunidades en ataque habrá que rentabilizar al máximo cada lanzamiento que se haga y, sobre todo, no perder balones. Estados Unidos exhibe una enorme defensa que por físico acaba agotando al rival. Ya hemos dicho que no son las mejores defensoras tácticamente, pero sí leen muy bien las líneas de pase y eso puede penar mucho el arriesgado estilo de juego de España. Cada balón perdido contra Estados Unidos se convierte en contraataque y no se les pueden regalar puntos fáciles ¡Que suden cada canasta que consigan!

8 – Anotación equilibrada
Sabemos que Sancho Lyttle (18,6 puntos y 11,6 rebotes) estará a un nivel superior... pero será muy marcada. Estamos seguro que Alba Torrens (16,6 puntos) correrá como una flecha en cada ataque, pero se medirá a las fuertes y rápidas. Por ello es necesario que otras muchas más sumen en ataque. Ellas dos suman el 48,75 de los puntos de España en el torneo y sería recomendable encontrar más fuentes de anotación (frente a Turquía ellas dos y Marta Xargay sumaron 56 de los 66 puntos anotados) para, precisamente, liberarles de sobremarcajes y crearles espacios. De igual modo se necesitan especialmente los puntos de las interiores para equilibrar más el ataque.

9 – Una Alba Torrens de dibujos animados
Si delante habrá un equipo lleno de estrellas, España tiene también las suyas. La chispa de Laia, la polivalencia de Marta, la plasticidad de Sancho, la garra de Nicholls, la velocidad de Sílvia y Anna... Pero no podemos olvidarnos de la calidad de una jugadora diferente a todas como es Alba Torrens. Ella es la punta de lanza del ataque, la que desequilibra en el uno contra uno y la que cada vez más castiga desde el triple. Ella apareció en la segunda parte frente a Turquía y en la final será la mujer de los balones calientes, la que se invente lo imposible... y lo haga realidad. Si Valdano dijo que Romario era un jugador de dibujos animados, Alba también lo es.

10 – ¡Qué no nos despierten hasta el final del sueño!
Hace un año España jugó otra final y como este domingo tampoco era favorita. Lo era Francia por poderío físico y jugar como local pero Lucas Mondelo tenía un plan. Sabía las cartas que quería jugar y las escondió hasta el final. Entonces y sin que le rival pudiera reaccionar dio el golpe de gracia para lograr un primer imposible. Frente al Dream Team habrá que agarrarse a la pista, ser fuertes mentalmente y sufrir la diferencia lógica para soñar con un final igualado hasta el último cuarto... y si se llega a esos momentos ¡No dejar de soñar!

... y pase lo que pase ¡Gracias por lo ya conseguido!

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos