Artículo

Reinas vestidas de plata (64-77)
¡Subcampeonas del Mundo! España no pudo con el enorme talento americano y sucumbió en la final por 64 a 77. Después de una primera parte donde los nervios pudieron con el equipo español, la selección femenina pudo disfrutar con una final histórica

(Foto FEB)

Redacción, 05 Oct. 2014.- Enhorabuena por que ¡España es subcampeona del mundo! Hace años sería impensable realizar esta afirmación, pero hoy ha sido una realidad. Poco importan que Estados Unidos haya revalidado su cetro mundial (64-77) y que no haya sido el mejor día de nuestras chicas, porque hoy el baloncesto femenino, y el baloncesto español en general, debe celebrar que ¡España es subcampeona del mundo!

La final, planteada como una lucha bíblica entre David y Goliath, no tuvo la resolución deseada y la realidad golpeo al deseo de ver un final idílico para un equipo que durante 10 días ha maravillado al país.

Pocas veces los imposibles se hacen realidad y por mucho que la alegría de este equipo le haya elevado a un estado emocional que ha multiplicado exponencialmente sus armas deportivas, Estados unidos, hoy por hoy, es un equipo que no encuentra rival en el mundo y que solo una selección planetaria podría cuestionar su hegemonía.

(Foto FEB)

Hoy no hubo tal selección, pero sí 12 bravas luchadoras con una ilusión común que ha luchado hasta el último gramo de energía que contenían sus cuerpos para combatir la realidad del baloncesto. Ésta lo fue desde el primer minuto y esa quizá fue la única pena de la final. Atenazada por los nervios, España no se sintió cómoda en el inicio y Maya Moore le castigó con 11 puntos casi consecutivos (18 en total) que dispararon el marcador desde el primer instante (5-18). Luego los nervios se disiparon y aunque no cambió la dinámica del partido sí al menos se pudo ver el estilo de juego que les trajo hasta la final.

Pero Estados Unidos se mostró inabordable y, por momentos, hizo muy larga la final para las españolas. La presión de la defensa empujó a malos lanzamientos y posiciones forzadas en las principales estrellas españolas. Logró desconectar a Alba Torrens (0/4 en tiros de campo y –4 de valoración al descanso, pero 10 puntos al final) y Sancho Lyttle (18 puntos y 11 rebotes) vivió más fuera de la zona que en su hábitat natural.

Estados Unidos trazó un plan perfecto: romper rápidamente para posicionarse por encima de los 20 puntos y vivir en esas rentas taponando las vías de anotación del rival. Una estrategia que logró mantener en todo momento pues España nunca pudo bajar de los 10 en la segunda parte.

Cuanto menos todas y cada una de las chicas de Lucas Mondelo disfrutaron de la final. Con indiferencia del resultado final, la sensación a la conclusión del choque es que se había disfrutado y claudicado con un equipo mayúsculo, pero aún en ese sufrimiento y en la dureza de la derrota este equipo se divirtió y aprendió para la próxima vez en la que crucen sus caminos.

(Foto EFE)

Dosis de realidad americana desde el inicio
Desde el primer momento Estados Unidos evidenció a España que no le iban a valer los despistes en defensa porque los castigaron una mala lectura del pick and roll, un triple librado de Maya Moore y un rebote ofensivo simplificaron el ABC de lo que debía ser la defensa española. Tres fallos supusieron un 2-8.

Por momentos el duelo no parecía una final y los triples de Moore y Laia Palau daban un ritmo anotador inusitado, pero esa malo para una España que difícilmente pudo contestar a cada punto americano. Y más si la defensa era penada con los triples de Moore y Sancho Lyttle no podía ni entrar en la zona para lanzar.

Para España no era una buena lectura lanzar los mismos tiros de dos que de tres, pero también era comprensible ante la agilidad de manos y velocidad de piernas de Estados Unidos, frente a tanta presión sólo quedaba el remedio lanzar de manera forzada y fuera de sitio. Delante, Moore sumó su octavo punto para poner el más 10 para las americanas (5-15).

La lectura del acierto ofensivo era muy dura: frente al 2/8 español, Moore lideró un ataque casi perfecto con 7/9 y con seis asistencias en esas siete canastas. Un ataque de enorme efectividad y perfecta generosidad que se extendía con el tercer triple de Moore En defensa, además, las mujeres de Geno Auriemma, logró neutralizar a Alba Torrens y hacer que la alero se pasara medio cuarto sin apenas opciones para lanzar (0/2 al final del primer cuarto).

En el tiempo muerto Lucas Mondelo dio instrucciones tácticas para jugar su opciones ofensivas más provechosas, pero sobre todo les pidió que todo lo que hicieran sobre la pista, lo hicieran sin miedo... y poco a poco fue yéndose ese miedo inicial.

(Foto FIBA)

Las revolucionarias Sílvia Domínguez y Anna Cruz (11 puntos) respondieron a la petición del técnico y comenzaron a verse acciones más sueltas en el ataque español pese a la losa del marcador. No es que cambiara mucho la cara del partido, pero al menos obligaron a trabajar mucho más en defensa a Estados Unidos ante la pujante fuerza de España en el interior. El cuarto terminó con una mayor alegría en el juego español, ya sin la carga de jugar una final, pero la incapacidad por frenar el torrente anotador del rival (17-28)

En contra de lo que se esperaba, España salió dominando el rebote... pero es que Estados Unidos vivía instalada en la excelencia anotadora (anotó 15 de los 22 primeros lanzamientos) justo antes de doblarle en el marcador (17-35). Mondelo pedía hacer le partido largo con buenos ataques y bien posicionados para conseguir buenos lanzamientos y evitar que la contra matase a sus jugadoras.

Por momentos Estados Unidos disfrutaba de la final más de la cuenta y cada ataque era un martillo pilón frente a la odisea que suponía para España sumar puntos. Era el peso de jugar contra un equipo para la historia como es el americano que, si a todo la calidad ofensiva que tiene, le suma la capacidad para defender y anular a los peligros del rival (entre Sancho y Alba sólo sumaron 2 puntos en los 15 primeros minutos), resulta un equipo, hoy por hoy. inalcanzable.

Esa diferencia creció por momentos en el segundo cuarto, pero como ya sucedió en el primer cuarto, el paso de los minutos mejoró las sensaciones y, pese a sumar la tercera falta, Lyttle conectó un par de buenas canastas para bajar la diferencia por debajo de los 20 puntos al descanso (29-48).

(Foto FEB)

Caer con la cabeza bien alta
La nacionalizada era la que menos tenía que temer de su adversario, pues en su liga es una de las estrellas. También lo son otras tantas en Euroliga Femenina pero el poder físico de Estados Unidos minimizó la calidad durante muchos minutos.

Anna Cruz también quiso demostrar que este verano le ha servido para crecer mucho en confianza y, una y otra vez, quiso forzar entradas y retar a la diferencia de centímetros con kilos de atrevimiento. No obstante, eso no era suficiente para reducir diferencias pues los puntos siguieron llegando a cuentagotas (36-56).

Si el resultado era mala noticia, peor lo fue ver dolerse del tobillo a Sancho Lyttle. Seguramente en él habría algo más que un simple tobillo doblado en un mal gesto, pero su pundonor y compromiso con el equipo no le hizo ni plantearse el salirse del partido por muy imposible que fuera remontarlo. Empero, por muy difícil que fuera la tarea, lo que no iba a hacer España es no dar la cara al choque y así lo demostró Laura Nicholls (10 puntos y 11 rebotes). Su técnica al encontrarse por el camino con Griner (11 puntos), demostró que a este equipo no le falta ni sangre ni carácter.

Y al séptimo lanzamiento entró la primera canasta de Alba Torrens. La defensa a la que fue sometida por Diana Taurasi y Maya Moore evidencia su calidad y prestigio, pero la cara y gesto de peso librado también era el reflejo de lo frustrante que fue el partido para la de Binissalem (39-61).

El despertar de Alba también despertó al pabellón y se pudieron oír gritos de ánimo. Era una pequeña recompensa al buen momento de la alero y la ligera recuperación española al final del tercer cuarto (48-67). Quizá no se veía en el marcador total, pero el cuarto había sido igualado incluso se pudo ganar y meter el duelo en un resultado más apretado.

(Foto FIBA)

No lo era y quizá esa era la pena al inicio de cuarto. Un poco más de acierto hubiera supuesto algo de emoción en la resolución del choque, pero había convivir con la eterna renta de los 20 puntos de diferencia a favor de las norteamericanas y eso que la lucha del rebote acabó siendo de color español (lograron capturar hasta 23 rebotes ofensivos, más incluso que en defensa -19-).

Fue un último cuarto para intentar mejorar el resultado. Hacía tiempo que España, pese a la diferencia de resultado, físico y calidad, respondía a cada acción americana con total soltura, pero también quería que el marcador estuviera más apretado. No era cuestión ya de poner emoción a la medalla de oro, pero sí evitar que las americanas se pasearan.

En eso España se empleó y dio hasta su último gramo de esfuerzo, peleó por reducir las diferencias al máximo y tuvo acciones brillantes de aros pasados y contraataque como el de Laia Palau y Anna Cruz. España llegó a colocarse a 13 puntos (64-77) una renta mucho más ajustada a la realidad y que dignificó el papel de una enorme finalista.

Fue el epílogo a una final y un campeonato brillante, histórico. La historia también la recordarán Leonor Rodríguez y Leticia Romero, dos promesas que este año han seguido sumando juventud y talento a un equipo que hoy perdió una final pero ganó experiencia y una lección vital que seguro sabrá aprovechar cuando vuelvan a juntarse.

Porque con esta final no se acaba nada; es más, comienza una nueva aventura de un equipo con un enorme recorrido y que ha conectado con el público gracias su juego alegre. Triunfo no cuantificable pero que tiene el mismo mérito que cualquier campeonato, y no nos olvidemos que todo ello lo vimos en Prime Time y por TVE1... por que no todas las medallas de oro deben estar colgadas.



ESPAÑA64
NNombreMinPT2T3TLRTRDROASBRBPTFPM/MVAL
4*L, Nicholls38105/140/20/0114722303-148
5L, Romero100/00/00/0000001021-3
6S, Dominguez1560/21/23/40001120151
7*A, Torrens26102/92/50/000000202-21-4
8L, Rodriguez330/01/10/01011000085
9*L, Palau1761/21/21/243121202-186
10*M, Xargay2521/60/30/020220002-5-4
11N, Martínez800/00/20/021110000-81
12L, Gil300/00/00/000000000-60
13L, Pascua100/00/00/0000000011-1
14*S, Lyttle36165/151/33/3118344213-719
15A, Cruz21114/111/20/043110003-15
Total6418/597/227/942192314812119-6533

ESTADOS UNIDOS77
NNombreMinPT2T3TLRTRDROASBRBPTFPM/MVAL
4L, Whalen17125/60/02/322020100413
5S, Augustus16103/40/14/466011301612
6*S, Bird2100/20/10/0110322027-1
7*M, Moore26183/64/60/042221303314
8A, Mccoughtry921/50/00/021100000-40
9O, Sims100/00/00/000000201-1-3
10B, Stewart200/00/00/000000001-8-1
11C, Dupree963/40/00/02110031461
12*D, Taurasi2663/50/30/0431821012413
13N, Ogwumike1621/30/00/03120120101
14*T, Charles29105/70/00/0880412031316
15*B, Griner22114/60/03/5440010021510
Total7728/484/119/1240328209201196575


Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos