Artículo

Rodrigo SM: El juego, desde dentro
La SM de San Miguel. Y de SuperManager KIA. Rodrigo vive un momento dulce al otro lado del parqué. Su equipo ya está el 15º en la general del juego. El base del Iberostar Tenerife nos revela su único mandamiento ("Nunca me ficho a mí mismo") y las anécdotas que genera vivirlo dentro y fuera de la pista

ACB Photo/A. Pérez


Redacción, 27 Ene. 2015.- Todo el que haya jugado al SuperManager KIA sabe lo que se siente cuando uno de tus jugadores anota un triple o comete una pérdida tonta que te resta puntos justo al final del partido. Pero… ¿cómo se viven esas sensaciones desde la misma cancha?

Pocos como Rodrigo San Miguel para responder esa preguntar. El jugador del Iberostar Tenerife es uno de los 20 únicos managers de todo el juego que ha pasado de los 3.000 puntos a estas alturas de la temporada. Hace una semana, suspiraba de alivio al terminar la primera vuelta en el Top50. Ahora su ascenso meteórico le ha llevado a la 15ª plaza. Tremendo.




“Sabía que me había salido bien”, reconoce. “Tenemos una liga privada dentro del equipo y estamos todos enganchados a ver cómo lo hace uno u otro. Estábamos comiendo tras el encuentro frente al Bilbao Basket y, por cómo iba la jornada, sabía que iba a tener muchos puntos y que la jornada estaba saliendo bien”. Su optimismo se quedó corto. “He jugado casi todos los años pero ni mucho menos había estado tan arriba. Siempre me pasa lo de dejar abandonado al equipo a mitad de la liga por ir mal. Esta temporada fue la que le puse más atención por la liga que tenemos entre nosotros. Típico pique de ir para arriba y tu compañero para abajo. Todas las semanas el último pone 3 euros en una hucha y el penúltimo 2. Al final los que pierdan pagan el resto de la cena”.

Curiosamente, comparte vestuario con Nico Richotti, uno de los jugadores que más se han volcado con el SuperManager KIA en estos años, con ligas privadas con sus propios seguidores y hasta regalos a los ganadores. Él, paradójicamente, no participó. “Se me olvidó meter a mi equipo al final”, se lamenta entre risas, reconociendo que tiene otros dos equipos y que centra sus esfuerzos solo en este. Aunque sin pasarse. “Es más por instinto y palpitaciones de si uno va a jugar bien o mal. No miro mucho estadísticas ni meto muchas horas o días. El viernes miro el parte médico, los disponibles y los que no, y no le doy muchas vueltas. A partir de ahí influye un poco la suerte, porque todo puede salirte al revés de lo imaginado”.

"ROD10" es su nombre de guerra y "preocupeit", su equipo. Una broma interna. “En pretemporada en el equipo se escuchaba “preocupeit” en lugar de preocupado y se quedó la coña”. A lo tonto, su equipo ha coqueteado con los primeros puestos en más de una jornada, llegó a estar 9º en la absoluta tras la J5 y ahora vuelve al Top25 por su regularidad y acierto, remontando desde el puesto 800 en unas pocas semanas.

ACB Photo/I. Martín


¿Sus claves? Por él diría el equipo entero, mas pronto recuerda que no debe dar demasiada información. Ahora los de arriba son también sus rivales. Si bien deja pistas: “A Luke Sikma le tengo desde el principio y no le he quitado. Le mantengo y confío en él hasta el final, ya que le veo entrenar todos los días y sé lo que puede hacer. También a Llull lo tengo casi desde el principio. Hay jugadores tan regulares que no merece la pena cambiarlos. Igual a veces puedo tocar algo depende de si juegan en casa o fuera o del rival, pero poco más”. ¿Y con Sekulic, Rodrigo? ¿Se “comió” el mal momento de su compañero o también confío en él? “Lo tuve pero le quité cuando se lesionó y lo he vuelto a poner, hay otros que han ido entrando”, confiesa entre carcajadas. Que le perdone el montenegrino que su equipo es sagrado.

Eso sí, solo hay una ley. Rodrigo San Miguel nunca ficha a Rodrigo San Miguel. Primer mandamiento. “Lo único que te puedo decir es que jamás me ficho a mí mismo. En un partido no piensas en el SuperManager pero por cualquier tentación o cualquier historia, prefiero no ficharme a mí. Tiene que estar muy decantado un partido para pensar en un +1 o -1 de un compañero, en un partido estás a otras cosas. Pese a eso, lo puedo hacer bien, mal o regular, pero nunca me tengo en mi propio equipo”.

Con los rivales, ya es otra historia. ¿Vender a tu base si confías en secarlo en pista? Tampoco nos pasemos. “He tenido a jugadores contrarios en mi equipo, eso sí es verdad. Pero si están en buena dinámica y jugando bien no tengo por qué hacer un cambio extra”, explica, otra vez sin reprimir la carcajada. Muchas coñas en el vestuario con eso. “Javier Beirán se mete conmigo ya que él vende a todos nuestros rivales. Yo le digo que está perdiendo cambios y él me responde diciendo que soy un vendido. ¡Pero es que yo debo pensar en mi equipo!

ACB Photo


Hace tres temporadas, la Jornada 31 tuvo un ganador muy especial. Un tal Xito, que acababa de batir el récord de la temporada. Hasta ahí todo normal, hasta que a la hora de contactar con él, la sorpresa mayúscula saltó: ¡Se trataba de Albert Oliver! Entre bases anda el juego. Ya hay precedente y ya hay un incentivo más para superarle. “No sabía lo de Albert, la verdad, ¡qué curioso!" Y un silencio largo de duda a la hora de responder a una pregunta: ¿quién querrías que te firme el balón?

- “Mmmm, creo que me quedo con Sergio Rodríguez, es el que más ilusión me haría porque me encanta”.

De San Miguel a ROD10 con ese proceso inconsciente que le pasa a todos los que juegan al SuperManager KIA. Los ojos se van a tu jugador y ya luego, al resultado. “Gusta y engancha, la verdad, especialmente si vas bien. Quieras que no acabas entrando a ver cómo va la jornada y cuando ves un partido o entras en la jornada virtual, lo primero que miras es la valoración de tus jugadores”.

“Seguir tan arriba es complicado, ya que todo puede depender de la actuación de uno o dos jugadores y es muy difícil mantenerse. No me pongo objetivos, suficiente tengo con estar ahí… ¡enganchado a las estadísticas!" Enganchado al SM. Sus siglas ya lo decían.

Daniel Barranquero
@danibarranquero
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos