Artículo

Las Palmas'90: La Copa de Mark Davis
El Centro Insular de los Deportes reventaba sus costuras un 13 de febrero de 1990. La final de la Copa de aquella temporada tenía a dos eternos aspirantes dispuestos a dejarse la piel. Pero fue un jugador quien le puso nombre propio a la edición. Los 44 puntos de Mark Davis decidieron en favor del CAI Zaragoza hace la friolera de 25 años.

Redacción, 12 Feb. 2015- Fue uno de esos días de máxima inspiración, en los que el talento se desliza por las puntas de los dedos en cualquier acción. En los que la confianza abre el aro rival hasta convertirlo en un océano. Nadie dudaba a esas alturas de la competición de que Mark Davis era uno de esos hallazgos a los que el CB Zaragoza de José Luis Rubio nos tenía (mal) acostumbrados. Habiendo sido capaz de enchufar 36 puntos en la pista del Real Madrid en liga y de promediar 25'8 hasta la fecha, esa final no suponía demostrarle al mundo más o menos habilidad ante el aro. Simplemente se redujo a comprobar cómo Davis había olido la sangre: 44 puntos, récord en un partido de fases finales de Copa, de los 76 del equipo llevaron su firma.

Mark Davis las enchufó de todos los colores (ACB Photo)


Ésa fue 'su' Copa, la Copa de Mark Davis. Herb Brown, técnico del RAM Joventut, no encontró el antídoto a semejante exhibición. Dispuso a varios defensores sobre el alero norteamericano, pero ninguno modificó una sola línea de un guión sin fisuras. Un guión que comenzó en el minuto 5, momento en el que en un abrir y cerrar de ojos anotaba 6 puntos seguidos (un triple y un 2+1) para detener el buen inicio verdinegro. Dos triples suyos más (12 puntos de los 20 primeros del CAI) le otorgaron el mando en el marcador de un CID que ya olía a día grande.

El descanso irrumpía en la final con Davis en 19 puntos y el RAM Joventut salvando un momento delicado para dejar en un 35-38 lo que había llegado a ser un preocupante 27-38. La Penya vio luz al final del túnel, recuperando el mando en el marcador en el minuto 27 (51-46), con un Lampley fantástico en la pintura y la velocidad y talento del actual presidente verdinegro, Jordi Villacampa. Fue casi el único momento en que los catalanes desplegaron su vertiginosa fórmula de entender el baloncesto.

La alegría se desbordó en el vestuario del CID (ACB Photo)


Cuando la meta ya se vislumbraba tras la bruma, los rigores defensivos impusieron su dictadura ante unos ataques cada vez más deslavazados, aumentando las pulsaciones a extremos inhumanos. Los de Chuchi Carrera habían acometido la primera de las dos premisas para hacer saltar la banca.

Pero en esa fase del encuentro su ofensiva tenía serios problemas. El héroe maño lo detectó. Era su momento. Mark Davis, instalado en una implacable burbuja de confianza, asumió la responsabilidad y liberó toda la suavidad de su fina muñeca, asestando golpe tras golpe con firmeza hasta enchufar 25 de los 38 puntos de su equipo en la segunda mitad. Una exhibición apuntalada por la dureza en el rebote de Belostenny y la frescura en la dirección de un joven Joaquín Ruiz Lorente, entrenador del actual CAI Zaragoza.

La plantilla campeona, en la zaragozana Plaza de los Sitios (ACB Photo)


La Penya realizó un último intento por respirar oxígeno, pero acabó muriendo en la orilla ante un CAI que volvía a llenar de felicidad toda una ciudad tras aquel memorable título de Copa de 1984 (aunque se disputó en 1983) en el Huevo ante otro equipo que partía como favorito, aquel Barça de Epi, Sibilio, Solozábal y Starks.

Tras la derrota, Herb Brown apenas aguantaría un mes más en el RAM Joventut y el relevo lo tomaría un joven Pedro Martínez, quien además de conquistar la Korac aquella misma temporada, también acabaría años después ganándose el cariño y respeto de la apasionada afición del CID. Allí donde Mark Davis y sus descomunales 44 puntos robaran el corazón de toda Zaragoza un 13 de febrero de 1990. Hace 25 años.

Consulta la ficha técnica de aquel encuentro.

Oscar Cuesta
@oscarcuesta76
ACB

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-