Artículo

LaVine deslumbra con sus mates, Curry ratifica su puntería
La noche de los concursos de la NBA encumbró a Stephen Curry y LaVine como el mejor triplista y el mejor matador de la NBA en una jornada donde se volvió a recuperar parte del espíritu de los concursos de mates

Redacción, 14 Feb. 2015.- Bajo los acordes de una big band sonó Bruno Mars a la par que el videomarcador ofrecía a los presentes imágenes de los lugares más carismáticos de Brooklyn. Fue la espectacular bienvenida que dio la NBA a la noche de los concursos.

Un evento donde el espectáculo es elevada a la máxima potencia y que, según avanzó la noche, fue ganando en calidad y emoción de los concursos. Al final, el acierto triplista de Stephen Curry (27 puntos en la final) y los mates de Zach LaVine revitalizaron esta tradicional cita del All Star

Stephen Curry, campeón del concurso de triples (Foto EFE)

Concurso de tiro

El concurso de tiro por equipos abrió la noche y en él se enfrentaron equipos formados por un jugador en activo una leyenda y una jugadora WNBA. Pese a contar con la nota emotiva de juntar a padre e hijo el equipo Curry (Stephen, Del y Sue Bird) quedó eliminado junto al equipo Millsap (Paul Millsap, Scottie Pippen y Elena Della Done).

La final la disputaría el equipo de Westbrook (Russell Westbrook, Penny Hardaway y Tamika Catchings) y el equipo de Bosh (Chris Bosh, Dominique Wilkins y Swin Cash) que logró anotar el lanzamiento de medio campo a la primera opotunidad que tuvo el pívot de los Heat y en sólo 30,5 segundos.

La final no tuvo tanto acierto como la fase previa y, pese a que el equipo Westbrook se presentó en el definitivo lanzamiento de medio campo con sólo cuatro lanzamientos, el tiro lejano no llegó a entrar para Westbrook y agotó los 90 segundos. El triunfo estaba servido para el equipo de Bosh y éste lo hizo efectivo con el tercer lanzamiento desde media pista del mítico Dominique Wilkins. El equipo Bosh había tardado casi un minuto en anotar (más que cualquier equipo en primera ronda), pero fue suficiente para repetir el título del año pasado y sumar el tercero de manera consecutiva.

Concurso de habilidades



Divido en tres rondas de eliminación directa el concurso de habilidades comenzó con ocho participantes de los que rápidamente cayeron Isiah Thomas, Elfrid Payton, Trey Burke y Dennis Schroder.

Por mor de los resultados previos, la semifinales midieron a Jeff Teague y Patrick Beverly y Kyle Lowry frente a Brandon Knight. En ellas Beverly, pese a no acertar con sus pases, logró remontar a Teague y derrotarle al anotar a la primera el triple. En la segunda semifinal, Knight hizo valer el fallo en el pase de Lowry y no erró la primera oportunidad que tuvo para avanzar a la final.

Dos inesperados protagonistas disputaron una final y el ganador llegó de la manera menos esperada. Y es que Beverly, base de los Rockets, repitió actuación y eliminó a Knight pese a no acertar con ninguno de sus tres intentos de pase. Su suerte fue nuevamente que, mientras su rival no anotaba el triple, él llegó desde atrás y anotó a la primera su triple. Suyo era el concurso de habilidades pese a dejar patente que el pase no es su habilidad principal.

Concurso de triples



Tras el descanso amenizado por la cantante Ella Henderson llegó el primer gran momento de la noche, el tan esperado concurso de triples. Éste cumplió con lo esperado y el tan deseado duelo entre los Splash Brothers, Stephen Curry y Klay Thompson, se dio en la final junto a Kyrie Irving, ganador hace dos años.

Los tres finalistas llegaron a esta ronda calcando estrategia y dejaron para el último carro de la esquina el de valor doble. No sé sabe si por llegar a él en caliente o por ser una posición preferida, pero a los tres les dio bueno resultados y dejaron en el camino a Wes Matthews (22), Kyle Korver (18), Marco Belinelli (18), J.J. Redick (17) y James Harden (15).

Fue una primera ronda magnífica con hasta cuatro jugadores por encima de los 20 puntos y ello dio a pensar que la final aún sería mucho mejor... y, sin embargo, no lo fue. Fallaron estrepitósamente Irving (17) y Thompson (16), dejando en bandeja de plata el triunfo a Stephen Curry. Eso sí, el base de los Warriors fue un dignísimo campeón y, después de fallar sus dos primeros lanzamientos, encadenó siete triples seguidos que le impulsaron hacia el título. Curry llegó a terminar el concurso levantando al público de sus asientos gracias a una efectividad que le llevó a los 27 puntos. No tuvo rivales en la final, pero su marca fue digna de un gran campeón.

Concurso de mates

Zach LaVine, en plena ejecución de mate (Foto EFE)

Siempre es el concurso más esperado y en los últimos años nunca dejó buenas sensaciones. Los mates habían dejado de ser espectaculares por potencia o creatividad, pero la primera ronda de esta edición cambió en parte esta historia.

Las presentaciones estuvieron a un gran nivel y fueron un magnífico preludio de lo que se vio: Giannis Antetokounmpo, con cheerleaders vestidas de diosas griegas, Victor Oladipo cantando New York, New York, y Zach LeVine homenajeando a Michael Jordan en Space Jam fueron grandes actores que animaron a los espectadores antes de sus mates. Cierto que Mason Plumlee y Antetokounmpo no ruvieron un primer impacto positivo, pero todo cambió con Oladipo y LaVine.

El base de los Magic logró un gran mate de espaldas tras un giro de 360°, que quedó minimizado en impacto por lograrlo al tercer intento aunque eso no fue impedimento para conseguir 50 puntos. Misma máxima puntuación logró LaVine tras un mate lleno de potencia donde se arrojó el balón, lo cogió y machacó tras pasárselo entre las piernas en pleno vuelo.

La segunda ronda confirmó lo esperdo y los dos "pequeños" hicieron valer su trabajo previo para pasar a la final dejando en el camino a Antetokounmpo (65) y Plumlee (76). El mate de Mason apoyándose sobre su hermano Miles fue más un guiño familiar que un mate espectacular.



Antes de sus mates, Oladipo (360° con pase al canto del tablero de su compañero Payton) y LaVine sabían que eran finalistas y aunque no reservaron para la final. Especialmente el base de los Wolves que logró otro espectacular mate tras recoger el balón en el aire y pasárselo por la espalda. Ya era el virtual campeón para un pabellón entregado a su show.

Sin embargo faltaba la final y a ella entró Oladipo con la presión de sorprender para equilibrar el efecto de su rival. Eso le jugó una mala pasada porque falló sus tres intentos de mate (sobrevolando a su compañero Payton y pasándose el balón entre las piernas) y dio una ventaja enorme a un LaVine que, con ayuda de Andrew Wiggins, casi calcó el mate de Oladipo pero acerando a la segunda oportunidad (45).

Lavine tenía el concurso en el bolsilo este quedó ratificado con los fallos de Oladipo. Sus 72 puntos aseguraban a LaVine el título aunque fallase, pero éste quiso regalar un último gran mate en el que se pasó el mate entre las piernas tras el pase por detrás del aro de Shabbazz Muhamad. Era un dignísimo ganador y el concurso de mates recuperó el brillo de otras ediciones.

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-