Artículo

Unicaja triplica su sueño copero (86-78)
El Unicaja ha batido por 86-78 al Bilbao Basket y se cita en las semifinales con el FC Barcelona. Un partidazo de Granger y Kuzminskas han guiado al Unicaja a un triunfo muy sólido

86-78

EstadísticasListado de jugadas
Crónica del partidoFotos del partido
Vázquez iguala récordDetalles del partido
Unicaja gana tras 6 añosDiferido en Orange Arena
Plaza: "Ojalá alternativa"Sito: "Importante estar"
Declaraciones post-partidoNiños entregan balón
ACBTV: Resumen del partidoACBTV: Almirante Granger
ACBTV: Así viven aficionesACBTV: Cumpleaños feliz




Gran Canaria, 19 Feb. 2015.- 6 años después, el Unicaja vuelve a ganar un partido de Copa. El cuadro malacitano se quitó la espina clavada de la pasada edición y del último lustro y logró el pase a semifinales tras superar al Bilbao Basket por 86-78 en un partido que encarriló a base de triples.

El primer cuarto, una batalla de triples absoluta, le dio el mando del choque a un Unicaja que se fue de 8 (29-21, m.14). Sin embargo, el Bilbao Basket, más equilibrado en la primera mitad, igualó el partido y solo se fue por debajo al descanso (por el talento de Kuzminskas (¡24 de valoración en 15 minutos!) y Granger.

Los malagueños se escaparon en el tercer periodo con un 8-0 de inicio y, hasta el final del choque, controlaron la situación pese a los intentos de Mumbrú y M.Todorovic (75-70, m.35). Un triple de Markovic, la sentencia para un partido que, a base de triples, multiplica el sueño copero del líder de la Liga Endesa.

Kuzminskas vuela hacia la canasta (ACB Photo)

La cosa va de triples

No se necesita una carrera. No se necesita un título. No hace falta ni siquiera una calculadora para probarlo. Que sí, que 3 suma más que 2. Que un triple vale más que cualquier otra cosa en esto del basket. Pero no hacía falta que Unicaja y Bilbao Basket lo demostraran con tanto ímpetu como lo hicieron en el primer cuarto.

El segundo partido de cuartos de final pareció, en su inicio, un concurso de triples. Caleb Green estrenaba el luminoso y al poco Colom respondía. Markovic acertaba desde los Balcanes y Bertans desde su Letonia. Mumbrú, a continuación, ponía a los suyos con 5 de ventaja (6-11, m.6) y Granger le respondía también desde el 6,75. Una locura. Y un partido algo caótico, la verdad. 7 tiros de Unicaja, 7 triples, los mismos que Bilbao Basket en 9 intentos. La pintura, en el limbo.

En ese estado de anarquía, Granger tomó el balón, lo puso en sus manos y la situación mejoró para su Unicaja. El uruguayo se inventó un pase de fantasía que Vázquez machacó en alley oop. Luego adelantó al cuadro malagueño –sí, con otro triple- y más tarde Kuzminskas culminó el 10-2 de parcial para poner 4 arriba a los suyos, una renta que conservaron (21-17) al final de un primer cuarto que impresionó más por sus datos (20 triples entre ambos, solo 2 tiros de Unicaja en la zona) que por su juego.

Bilbao defiende, Kuzminskas ataca

Los de Plaza, más acertados en el batalla exterior, empezaban imponerse casi por inercia (26-21, m.13, tras la tercera canasta de 3 puntos de Granger) y el Bilbao Basket entendió el mensaje. Ni siquiera se puso nervioso después de los puntos –sorpresa, ¡triple!- de Kuzmiskas que ponían la máxima en el marcador (29-21, m.14).

El conjunto vasco construyó su reacción desde la defensa. El tapón de Latavious Williams a Golubovic marcó la hoja de ruta. En esos momentos, el acierto en ataque era lo de menos. A veces entraban, como los intentos de Mumbrú o Bertans, a veces no. Sin embargo, atrás el Bilbao Basket era otro. Dos contra uno, siempre punteando cada tiro, cortando las líneas de pase. El Unicaja no se sentía cómodo y acabó por comprender lo que estaba pasando cuando Colom igualó tras contraataque (33-33, m.18).

Si en el primer periodo fue Granger el líder cajista, en este periodo Kuzminskas fue el del paso al frente con unos minutos fantásticos. Tras un 2+1 robó la bola y su carrera hacia canasta fue como la de esos saltadores de alturas que, antes de enfrentarse al listón, dan unos pequeños pasos en su carrera, puro impulso, antes de olvidarse del suelo para volar y volar. Solo que él prefiere acabar en mate en lugar de hacerlo en una lona.

La actuación colosal de Kuzminskas volvió a darle el mando a Unicaja, si bien entre Marko Todorovic y Álex Mumbrú evitaron males mayores para los hombres de negro, que se agarraban al partido al descanso: 41-37. Por poco tiempo.

Un minuto para romper el partido

Era una situación curiosa. El Bilbao Basket parecía haber presentado más equilibrio y variedad en ambos lados de la zona y, sin embargo, Unicaja seguía por delante por la actuación sublime de Granger y Kuzminskas. Y porque en ese empeño por convertirse en múltiplo de tres, la apuesta estaba funcionando. Y de qué forma lo hizo en el tercer periodo.

Primera jugada, triple de Toolson. Segunda, tres tiros libres de Green y la máxima en el marcador, que aumentó hasta los 12 (49-37, m.21) después del acierto de Markovic. En un minuto, el Unicaja había encarrilado el pase a semis con un 8-0 demoledor. Sin embargo, los de Sito Alonso no desconectaron y, a diferencia del partido de liga regular en Málaga, el choque nunca terminó de estar cerrado del todo por parte malacitana, que encontraba el equilibrio del que presumió su rival antes del descanso.

Marko Todorovic hizo creer a sus compañeros, como si fuera el veterano del equipo, y Mumbrú corría como si fuera el más joven del cuadro vasco. Y así, con los papeles invertidos, el Bilbao Basket resistía (56-49, m.25) la primera embestida. La segunda costó más, porque a Granger le entraba todo, aunque el triple para cerrar el periodo de Raül López significó algo más que tres puntos. 66-58. No se rendían.

El Unicaja sentencia

Al equipo malacitano le gustaba cómo iba el partido en ese comienzo de cuarto periodo. ¿Qué Latavious anotaba? Mindaugas respondía. ¿Que Bertans aparecía desde el 6,75? Pues toma triple de Thomas. Y que siga pasando el tiempo sin que cambie nada. Tan pronto pensabas que el Unicaja lo tenía ganado como que el Bilbao Basket podía culminar su reacción. Esa sensación afloró de lleno cuando Mumbrú anotó un triple que todo su equipo celebró como si fuera el de la remontada.

Puñetazo al aire de rabia, todos sus compañeros de pie esperando para abrazarle en el tiempo muerto, la grada bilbaína rugiendo más que nunca y un margen de tan solo 5 puntos (75-70, m.34) que auguraba un final más igualado de lo que acabó siendo.

Stefansson, frío islandés cuando el balón más quemaba, cortó la racha bilbaína. Y Markovic, con su triple más importante desde que viste de verde, firmó la sentencia desde el 6,75 (84-74, m.39), poniendo un margen insalvable para el cuadro vasco hasta el 86-78 final. El Barça espera al líder. Para los malagueños, hablar de revancha histórica se queda corto. La suya con la Copa, tras 5 años de decepciones, se enterró con el 86-78 final.

ACB.COM

Últimos artículos relacionados con Baloncesto Malaga S.A.D.
Últimos artículos relacionados con C.D. Basket Bilbao Berri
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-