Artículo

Rob Lock: Piloto de aeroplano soy
"Había dos cosas que quería hacer cuando era niño: jugar en la NBA y ser piloto. He conseguido ambas, así es que me siento muy afortunado", dice a día de hoy el ex jugador

Rob Lock, pilotando

Redacción, 24 Feb. 2015.- Ya, la canción de El Último de la Fila no tiene nada que ver con el baloncesto, pero yo la saco a colación para el titular con la historia de Rob Lock, pívot del Valvi Girona durante un par de temporadas (94-95 y 95-96). Curiosamente, ambas campañas las empezó en el equipo y ninguna de las dos pudo terminarlas, la primera por lesión y la segunda de mutuo acuerdo.

Lock era un tipo duro, el típico pívot blanco grande y bastante corpulento. Estaba en 2,08, pero quizás aparentaba más. El caso es que era un buen intimidador y no tenía mala mano. En los 34 partidos que totalizó en Fontajau promedió 13,5 puntos y 6 rebotes. Quizás en este último apartado habría que haberle pedido más. Lo mejor de él era que teniendo al lado a jugadores como Francesc Solana, Tod Murphy o Deon Thomas no necesitaba mucho el balón para sentirse importante.

Conoce su historia de la mano de Javier Ortiz, en Espacio Liga Endesa



© ACB.COM, 2001-