Artículo

¿Qué jugador ha mejorado más?
La multiplicación de Todorovic y Díez, el crecimiento de Hernangómez, Hanley, Kuzminskas o Rabaseda, el regreso de Vidal o Nacho Martín... ¿Quién es el jugador que más ha mejorado del curso pasado a este?

ACB Photo/Arrizabalaga

Marko Todorovic (Bilbao Basket)
2013-14: 3 puntos, 2,7 rebotes y 4,9 valoración en 11 minutos
2014-15: 11,4 puntos, 7 rebotes y 17,5 valoración en 26 minutos
Diferencia: +8,4 puntos, +4,3 rebotes, +12,6 valoración (+15 minutos)

Si a inicio de temporada debiera señalarse un jugador llamado a multiplicar sus números, muchos índices hubieran apuntado a Marko Todorovic. Joven con potencial por explotar, cedido por un poderoso FC Barcelona en el que no hallaba hueco a un Bilbao Basket necesitado de nuevas referencias y hambre por reivindicarse. El montenegrino prácticamente cuadriplica su anotación, más que duplica sus cifras en rebotes y más que triplica su valoración. Nadie le alcanza en lo que a crecimiento numérico se refiere. Pero más poderoso que un crecimiento que dictaminaba la lógica (aunque tal vez no tan extremo) es la sensación de que Todorovic está preparado para aportar en el siguiente nivel, sus movimientos de pies al poste bajo, su facilidad para pasar generando juego desde la pintura y el desboque necesario que ha llevado incluso a verle merendarse el aro. La realización de unas posibilidades intuidas pero jamás reflejadas en esta conjunción de nivel y continuidad en la élite.

ACB Photo/B. Pérez

Dani Díez (Gipuzkoa Basket)
2013-14: 3,1 puntos, 1,4 rebotes y 3 valoración en 11 minutos
2014-15: 11,6 puntos, 7,3 rebotes y 14,5 valoración en 30 minutos
Diferencia: +8,5 puntos, +5,9 rebotes, +11,5 valoración (+19 minutos)

Junto a Marko Todorovic, Dani Díez es el paradigma de la multiplicación del rendimiento. También en ese marco especial que supone la cesión a un equipo de menor nivel. Tras no encontrar su sitio en el Real Madrid, el alero repetía cesión a San Sebastián, para convertirse en el jugador que más ha incrementado su aportación anotadora (apenas una décima más que Todorovic) y el segundo que más ha crecido en valoración. Números incontestables en la temporada de su explosión, su consolidación como un reboteador de primer nivel (compite por ser el primer alero de la historia en terminar la competición como líder en este apartado), de la estabilización de su tiro exterior, de su asentamiento en la posición de tres que es a la vez su asentamiento como jugador ACB. Todo a la vez demasiado como para no considerarle uno de los jugadores más mejorados.

ACB Photo /V. Salgado

Will Hanley (Gipuzkoa Basket)
2013-14: 4,6 puntos, 3,7 rebotes y 4,7 valoración en 14 minutos
2014-15: 10 puntos, 5,7 rebotes y 11,8 valoración en 24 minutos
Diferencia: +5,4 puntos, +2 rebotes, +7,1 valoración (+10 minutos)

En un equipo de plantilla tan corta y con necesidad de sacar lo mejor de su quinteto titular, el crecimiento de Will Hanley explica en parte por qué el Gipuzkoa Basket sigue marcando distancias con el descenso. Saltando a la Liga Endesa al final de la 2012-13 de la mano del Valencia tras ser MVP de la LEB Plata, se ha asentado pese a una primera temporada de dudas en el Gipuzkoa Basket. En un bloque capaz de exprimir las posibilidades de cada pieza, Hanley ha incrementado su aportación como hombre móvil en el poste medio y bajo, sin haber alcanzado todavía una dimensión exterior en su juego.

ACB Photo

Sergi Vidal (FIATC Joventut)
2013-14: 3,2 puntos, 1,3 rebotes, 1,2 asistencias y 3,5 valoración en 14 minutos
2014-15: 7,6 puntos, 3,1 rebotes, 3,8 asistencias y 10,5 valoración en 29 minutos
Diferencia: +4,4 puntos, +1,8 rebotes, +2,6 asistencias, +7 valoración (+15 minutos)

Cuando la mejora es más un retorno, ahí está Sergi Vidal. Había rendido ya largo tiempo a un nivel como este. De hecho, dejó varias temporadas por encima de él. Mas, cuando tras dos temporadas convertido en un jugador secundario –y hasta menor–, Vidal se destapa como polivalente líder, obliga a encajarle en esta categoría. Lejos de los booms de Todorovic y Díez, del crecimiento de los Hanley, Abrines, Kuzminskas o Hernangómez. Sergi Vidal es una categoría en sí misma. Sus números crecen porque lo hace su relevancia, su rol, sus minutos (que se duplican) y hasta su felicidad en el juego. “Me siento bien, estoy feliz y disfrutando otra vez del baloncesto”, declaraba tras celebrar sus 500 partidos en la Liga Endesa. Es ese “otra vez” el que le devuelve al mapa. Un crecimiento atípico en una lista copada por líneas ascendentes.

ACB Photo/B. Pérez

Willy Hernangómez (Baloncesto Sevilla)
2013-14: 5,9 puntos, 3,2 rebotes y 7,1 valoración en 13 minutos
2014-15: 11,1 puntos, 6,1 puntos y 13,1 valoración en 22 minutos
Diferencia: +5,2 puntos, +3,1 rebotes, +6 valoración (+9 minutos)

El frenesí que genera las actuaciones de un pívot español es, a menudo, desbordante. La temporada pasada, Hernangómez promediaba 13 minutos en el Cajasol de Aíto García Reneses. Y, pese a que varias actuaciones le pusieron en el mapa en la recta final de la 2013-14, no es hasta este curso cuando Willy está mostrando con constancia el rendimiento que le puede devolver al Real Madrid, que le ha cedido por segunda temporada consecutiva a Sevilla. Pese a las turbulencias iniciales del equipo hispalense, Hernangómez explotó con un exuberante inicio de diciembre, y se ha ido afianzando como el líder en puntos, rebotes y valoración del Baloncesto Sevilla, merced a esa gran facilidad para producir en los 22 minutos que pasa en pista.

ACB Photo/A. Martín

Xavi Rabaseda (Movistar Estudiantes)
2013-14: 5,1 puntos, 3,2 rebotes, 1,3 robos y 4,7 valoración en 24 minutos
2014-15: 8,5 puntos, 3,3 rebotes, 1,6 robos y 10,2 valoración en 27 minutos
Diferencia: +3,4 puntos, +0,1 rebotes, +0,3 robos y +5,5 valoración (+3 minutos)

Desde que en el verano de 2013 fuera llamado como invitado de la Selección Española. Desde que pusiera su nombre a orbitar con la cesión a Fuenlabrada de la 2010-11. Desde que su regreso al FC Barcelona le dejó en la sombra. Abundan las veces que se ha esperado el despegar de Xavi Rabaseda, ese alero de notable condición física que no acababa de combinar todo lo necesario para alcanzar la virtud como jugador. Tras una primera temporada en el Ramiro que dilató la espera, 2015 ha dejado al mejor Rabaseda conocido. Sus números han crecido al tiempo que se han calmado los "a ver si...". El catalán se ha convertido en un jugador relevante, no solo por sus minutos, sino por su actividad, por sus rachas en el tiro exterior, y por el espectáculo de sus mates, que reflejan como pocos el autoestima floreciente del alero.

ACB Photo /B. Pérez

Kristaps Porzingis (Baloncesto Sevilla)
2013-14: 6,7 puntos, 2,8 rebotes y 5,1 valoración en 15 minutos
2014-15: 9,8 puntos, 4,5 rebotes y 9,6 valoración en 22 minutos
Diferencia: +3,1 puntos, +1,7 rebotes, +4,5 valoración (+7 minutos)

El pasado curso parecía que el tarro de las esencias se había destapado ya en Kristaps Porzingis. Sus 5,1 de valoración media dejaban el margen suficiente para personificar en él el crecimiento que ya apuntaba al término de la temporada pasada. El incremento numérico le iguala a muchos otros nombres de esta lista, aunque las expectativas generadas no le dejen ya en el mismo lugar. Las que pesaban sobre un joven que rezuma potencial y al que se esperaba ver prontamente como líder de un Baloncesto Sevilla que no pudo continuar con la línea ascendente del final del curso pasado. Esas aspiraciones, la inconstancia y las sensaciones que ya dejó en abril-mayo (no tan distintas a las de ahora), relegan a Kristaps a los números.

ACB Photo / M. Pozo

Mindaugas Kuzminskas (Unicaja)
2013-14: 5,8 puntos, 2,4 rebotes y 5,3 valoración en 14 minutos
2014-15: 10 puntos, 3,3 rebotes y 9,7 valoración en 19 minutos
Diferencia: +4,2 puntos, +0,9 rebotes, +4,4 valoración (+5 minutos)

Junto a Granger y Toolson, Kuzminskas representa el plus que ha impulsado al Unicaja a liderar la competición durante diez jornadas consecutivas. Llegado a Málaga la temporada pasada de la mano de Joan Plaza, el alero lituano vivió como suplente de Carlos Suárez en su primera temporada. Ahora, con un estatus más difuso entre titular y suplente, Kuzminskas ha ganado terreno sobre el español. Sus números han crecido sustancialmente, es el segundo anotador del equipo (tras Toolson) y su combinación de cualidades atléticas y técnicas levanta ya muchas más cejas de las que levantaba a estas alturas de la temporada pasada.

ACB Photo /B. Pérez

Nikola Radicevic (Baloncesto Sevilla)
2013-14: 3,1 puntos, 0,7 rebotes, 0,7 asistencias y 2,4 valoración en 8 minutos
2014-15: 7 puntos, 2,3 rebotes, 3,1 asistencias y 6,8 valoración en 21 minutos
Diferencia: +3,9 puntos, +1,6 rebotes, +2,4 asistencias, +4,4 valoración (+13 minutos)

El salto en Radicevic es, de inicio, ser un fijo en la rotación sevillana. Mucho más que pasar de 8 a 21 minutos, ahora el base serbio es uno de los dos bases del equipo. Algo tan sencillo como una pieza necesaria. Pero no estaría en ninguna lista de este estilo en la primera vuelta, cuando sus promedios (5,1 puntos, 2,4 asistencias y 3,5 de valoración) decepcionaban tanto como lo hacía el Baloncesto Sevilla. El cambio de entrenador y la total metamorfosis en la dinámica del equipo deja a un impactante Radicevic. Si se calificara el crecimiento dentro de una misma temporada, solo existiría su nombre. El serbio ha pasado a jugar 28 minutos de media, aportando 12,3 puntos, 5 asistencias y 16 de valoración con un balance de 3-3 para los suyos. Un nivel que igualaría su salto al de los Marko Todorovic o Dani Díez, con su añadido de liderazgo sobre el parqué y su responsabilidad en momentos importantes.

Foto EFE

Pau Ribas (Valencia Basket)
2013-14: 9 puntos, 2 rebotes, 2,6 asistencias y 10,5 valoración en 21 minutos
2014-15: 11 puntos, 2,3 rebotes, 4,3 asistencias y 14,9 valoración en 23 minutos
Diferencia: +2 puntos, +0,3 rebotes, +1,7 asistencias, +4,4 valoración (+2 minutos)

La marcha de Justin Doellman y el menor impacto de Romain Sato, han creado las condiciones que dejan a Pau Ribas como cara reconocible del Valencia Basket. Ocupando la posición de escolta, pero ejerciendo de generador de juego, Ribas nunca había hallado este nivel de incidencia (los 20 puntos y 11 asistencias del partido ante el CAI Zaragoza representan la mejor muestra). Tampoco estos números a lo largo de su carrera. Ese +4,4 en valoración del curso precedente al actual le permiten el salto de polivalente complemento a estrella referente. Y pocos saltos de ese tipo se han producido esta temporada. "Hago lo que puedo, lo que sé hacer y lo intento maximizar. Trato de que mis hombres grandes que me bloquean bien reciban y que también lo hagan los tiradores, porque es algo bueno para el equipo”, explicaba a inicios de 2015 ese hombre bisagra del titubeante Valencia Basket inicial al reverdecido Valencia Basket actual.

ACB Photo / Ángel Pérez

Javier Beirán (Iberostar Tenerife)
2013-14: 5,7 puntos, 3,8 rebotes, 0,9 asistencias y 7,2 valoración en 19 minutos
2014-15: 8 puntos, 5,5 rebotes, 1,6 asistencias y 11,4 valoración en 26 minutos
Diferencia: +2,3 puntos, +1,7 rebotes, +0,7 asistencias, +4,2 valoración (+7 minutos)

Tras cuatro temporadas a nivel de buen complemento en Gran Canaria, Javier Beirán cambió de isla en verano, incrementando con ello su rol. Más minutos, titularidad, más peso anotador y las mismas condiciones multiusos que hacen que su valoración siempre termine bien por encima de su impacto visual aparente. De ahí que Beirán se haya construido una reputación de intendencia, de trabajo oscuro, que no impide que sus números crezcan sustancialmente este curso. Hasta ser el tercero más valorado del Iberostar Tenerife, por detrás de Sikma y Sekulic, pero por encima de Richotti y Blanco.

ACB Photo/Arrizabalaga

Quino Colom (Bilbao Basket)
2013-14: 7,8 puntos, 2,4 rebotes, 3,9 asistencias y 10 valoración en 22 minutos
2014-15: 9,8 puntos, 4 rebotes, 5,3 asistencias y 13,6 valoración en 28 minutos
Diferencia: +2 puntos, +1,6 rebotes, +1,4 asistencias, +3,6 valoración (+6 minutos)

En Colom, más allá de los números, que crecen, son las sensaciones las que encumbran. Salido por la puerta de atrás del Estudiantes y llegando a un Bilbao Basket al que solo rodeaban dudas, es como si el talento de Colom se hubiera multiplicado. Base titular de un equipo de Playoff, tercero en asistencias en la Liga Endesa, el base más valorado de la competición... Es lo que desprende más que lo reflejado por la estadística, que eleva la consideración de la temporada pasada, que no pasará a la historia demente. Y, sobre todo, es ese despertar del espectáculo (“durante toda mi vida había hecho jugadas de estas, pero en ACB me había calmado un poco más porque cuando no salen bien la bronca que te llevas suele ser muy grande”, declaraba en una entrevista en diciembre), esa forma de guiar a un equipo ganador, de dejar a Raül López en un plano secundario, lo que hace emerger la mejoría de Colom. A nivel de consideración pública, probablemente muy por encima a la de otros jugadores con mejores números.

ACB Photo / Ángel Pérez

Nacho Martín (Movistar Estudiantes)
2013-14: 10,2 puntos, 5,6 rebotes, 1,1 asistencias y 10,9 valoración en 23 minutos
2014-15: 12,7 puntos, 5,9 rebotes, 1,7 asistencias y 14,4 valoración en 30 minutos
Diferencia: +2,5 puntos, +0,3 rebotes, +0,6 asistencias, +3,5 valoración (+7 minutos)

Regresado a un papel principal, sus números vuelven a sobresalir. Tras liderar la Liga Endesa en valoración, se marchó a Gran Canaria para despedirse de la isla un año después. Sus 10,2 puntos, 5,6 rebotes y 10,9 de valoración suenan mejor que el impacto global en el equipo. Esta temporada, sus números recuperan el lucimiento que le lleva al Top10 en valoración de la competición. Aunque tras su escándalo en Valladolid cualquier número parezca menor, lo cierto es que DaFlow Martín recupera sensaciones, cifras y reconocimiento público.

ACB Photo /V. Salgado

Álex Abrines (FC Barcelona)
2013-14: 8,3 puntos, 1,7 rebotes, 0,8 asistencias y 7,7 valoración en 20 minutos
2014-15: 10,8 puntos, 2,1 rebotes, 1,1 asistencias y 11,2 valoración en 21 minutos
Diferencia: +2,5 puntos, +0,4 rebotes, +0,3 asistencias, +3,5 valoración (+1 minuto)

A Álex Abrines tal vez las sensaciones le potencien más que los números. Cuando juegas para uno de los equipos más poderosos de la competición, con una plantilla larga, reparto de minutos y, además, te corta una lesión en el mes de diciembre, aumentar tu aportación en 2,5 puntos y 3,5 de valoración con respecto a la temporada anterior es remarcable. Sobre todo si disputas prácticamente los mismos minutos. Pero lo es todavía más el hecho de que por momentos se le haya considerado el líder de la línea exterior azulgrana, que su porcentaje de triples esté por encima del 52%, que la conciencia general sea de “ya está aquí”. Que su presencia en la Selección este verano se de por hecha. Esas sensaciones no formaban parte del aura de Abrines el curso pasado. Este sí. Como si fuera poco crecimiento...

ACB Photo / A. Martín

Jaime Fernández (Movistar Estudiantes)
2013-14: 4,6 puntos, 1,5 rebotes, 1,7 asistencias y 4,7 valoración en 14 minutos
2014-15: 8,6 puntos, 1,7 rebotes, 2 asistencias y 8 valoración en 20 minutos
Diferencia: +4 puntos, +0,2 rebotes, +0,3 asistencias, +3,3 valoración (+6 minutos)

Creciendo año a año, en minutos y aportación, el canterano está viviendo el mayor salto entre cursos. De los 3,1 puntos de la 2011-12 a los 3,6 de la 12-13, a los 4,6 de la 13-14 y los 8,6 de esta. Con Javi Salgado como base de corte más clásico en la dirección y subida de balón, Jaime Fernández ve potenciado su perfil anotador, jugando minutos como escolta, esa posición en la que tenía reservados los veranos con las selecciones españolas de formación. Su anotación, desplegada especialmente a inicios de temporada, le consolida para siempre como pieza mucho más allá del "canterano".

ACB Photo/R.Comet

Luke Sikma (Iberostar Tenerife)
2013-14: 9,9 puntos, 7 rebotes, 2 asistencias y 14,3 valoración en 26 minutos
2014-15: 12,7 puntos, 6,5 rebotes, 2,4 asistencias y 16,7 valoración en 29 minutos
Diferencia: +2,8 puntos, -0,5 rebotes, +0,4 asistencias, +2,4 valoración (+3 minutos)

Poco importa que sus números sean los peores de toda esta lista, cuando el salto es tan grande que te lleva a pasar de estar a la sombra de Sekulic a ser un dignísimo candidato a MVP Orange de la temporada. En Sikma el brillo es la madurez de su juego, la constancia, el nivel de armas de su juego abierto y al poste, su capacidad de pase, todas ellas cualidades ya presentes pero ni mucho menos al mismo nivel que la temporada pasada. Si el mundo se moviera por booms, Sikma sería acción y movimiento.

David Vidal
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-