Artículo

Towns salva una humana Kentucky. Dekker y Kaminsky, demasiado para Arizona
Noche para el recuerdo del March Madness. En dos partidazos, Wisconsin y Kentucky han sabido sufrir para repetir presencia en la Final Four, necesitando la mejor versión de sus estrellas Dekker, Kaminsky y Towns, los grandes protagonistas de la jornada

Redacción, 29 Mar. 2015.-La primera jornada del Elite Eight no pudo dejar mejor sabor de boca. En 80 minutos de baloncesto para el recuerdo, Wisconsin y Kentucky confirmaron su número uno consiguiendo el billete a la gran Final Four de Indianapolis. Los Badgers superon deshacerse en una apretada segunda mitad de una aguerrida Arizona, mientras que los Wildcats sobrevivieron en los últimos instantes ante una Notre Dame que humanizó a los de Calipari durante 40 minutos. Una noche que tuvo tres grandes nombres propios: Frank Kaminsky, Sam Dekker y Karl Anthony Towns.

(Kentucky Basketball)

  • Así queda el cuadro del March Madness


  • Notre Dame roza la épica ante una terrenal Kentucky

    Notre Dame Fighting Irish (#5) 66 - Kentucky Wildcats (#1) 68



    Extraordinario encuentro en Cleveland... que pudo ser histórico. Por primera vez en la temporada, Kentucky conoció el miedo de la derrota. Del fin de la temporada. De la debacle. Y es que, a seis minutos para el final, los de John Calipari vivían uno de sus peores momentos del año, cayendo por 59-53 ante una Notre Dame controladora y que conseguía sumar en cada uno de sus ataques. Sin embargo, esta selección de enormes talentos jóvenes (muchos de ellos viviendo su primera experiencia universitaria) trabajó en la recta final como si de grandes veteranos se tratara. Dos tiros libres de Andrew Harrison a seis segundos y el posterior fallo final de Jerian Grant ponen la histórica cifra de victorias imbatidos en 38 y dejan al gran favorito en la semifinales del campeonato. ¿Y si hubiera entrado ese último tiro?

    Mike Brey preparó a conciencia un partido que Notre Dame afrontó desde el descaro y la falta de respeto a su rival. Kentucky no pudo intimidar en ningún momento a unos Fighting Irish que, incluso, llegaron a sumar más puntos en la zona que estos extraordinarios físicos de los Wildcats. Gran culpa de ello la tuvo un Zach Auguste que desafió de tú a tú a toda la batería interior de Kentucky, finalizando con 20 puntos y 9 rebotes. El pívot completaba con ferocidad cada una de las asistencias de Grant y se convertía, por méritos propios, en el gran protagonista del partido. Pero hubo un rival que sí aceptó dicho desafió: Karl Anthony Towns. La segunda mitad del dominicano, simplemente perfecta.



    Towns se fue hasta los 17 puntos (25 en total) con un impecable 8/8 en tiros en los segundos veinte minutos. Fue la pesadilla de una Notre Dame que nunca pudo abrir, por su culpa, una brecha relevante en el electrónico. Ni los tiros de Grant, Jackson o Vasturia servían para descentrar a una nerviosa Kentucky que nunca perdió la estela de los Fighting Irish. Y cuando el tiempo más apretaba, los de Calipari volvieron a encontrar sensaciones que parecían perdidas. El ya clásico triple de Aaron Harrison en un momento clave era contrarrestado por otra brutalidad desde diez metros de Jerian Grant, que, sin embargo, se vió taponado por Cauley-Stein en el penúltimo tiro de los Irish. 34 segundos esperaban por delante. Una falta sobre Andrew Harrison y sus dos aciertos dejaron el resultado final. Sufrir para ganar. Una nueva lección aprendida para un equipo que parece destinado a dejar la mayor marca en la historia de la NCAA


    Sam Dekker y Frank Kaminsky marcan el camino a Indianapolis

    Arizona Wildcats (#2) 78 - Wisconsin Badgers (#1) 85



    Llegó el gran momento del Staples Center en este March Madness. Dos de los equipos más fiables del país frente a frente. Una de las mejores defensas de la liga, la de Arizona, contra uno de los equipos más trabajados, Wisconsin. Y la ciudad de Los Angeles disfrutó especialmente con unos Badgers que repetiran presencia en la Final Four, buscando la revancha ante Kentucky. Y en especial, con la pareja Frank Kaminsky- Sam Dekker, los dos grandes artífices de su triunfo.

    El siete pies de Wisconsin fue la gran estrella de la primera mitad. Abrió el choque con un 0-5 y marcó el ataque de los de Bo Ryan, haciendo del poste bajo su propio territorio, para abrir un primer parcial de 2-10. Pero Arizona encontró en Stanley Johnson a su referente para reaccionar. El freshman anotaba suspensión tras suspensión y los Wildcats igualaban el choque. Clave fue el intenso trabajo de su Rondae Hollis-Jefferson en los siguientes minutos. El alero cambiaba el signo del partido para dejar a los de Sean Miller por delante al descanso (33-30)

    Pero en la segunda parte, Wisconsin lució su mejor repertorio. A un Kaminsky demoledor cerca del aro, los Badgers sumaron un gran acierto desde el perímetro, con siete triples y un Sam Dekker desatado. Dicha aparición rompió claramente a una Arizona que vivía de momentos puntuales de sus interiores Ashley y Tarczewski. Una canasta de Josh Gasser dejaba a Wisconsin con un muy favorable 51-62 a seis minutos para el final, pero Arizona vendió muy cara su piel. Hasta que topó con Dekker. El alero anotó 9 puntos en los últimos minutos, incluyendo dos triples extraordinarios que acabaron con la resistencia de los Wildcats. El Staples acabó rendido a sus pies


    Gerard Solé
    @gsole14

    Últimos artículos del autor



    © ACB.COM, 2001-