Artículo

Astou & Laia: Caminos divergentes que se cruzan en Praga
La joven Astou Ndour se enfrenta con el poderoso Fenerbhaçe al anfitrión de la Finla Four. Un USK Praga que cuenta con Laia Palau, toda una experta en finales (lleva seis seguidas)

Redacción, 09 Ab. 2015.- Historias de ilusión y presión, esperanzas y ambiciones se entrelazan en el duelo de semifinales entre Fenerbahçe y USK Praga. El todopoderoso equipo otomano inicia ante el anfitrión checo su enésimo intento por conquistar un título con el que parece peleado pues ya son varios los años donde se le escapa el triunfo final.

En la edición más abierta e imprevisible que se recuerda, quizá tenga la oportunidad de conseguir aquello que tanto se le ha resistido, pero, en cualquier caso, no parece que sea una tarea fácil por más que el relumbrón de los nombres de Angel McCoutghtry, Tina Charles, Shavonte Zellous, Quanitra Hollingsworth, Agnieszka Bibrzycka o Birsel Vardarli brille con luz propia. El equipo turco ha consolidado el equipo con pequeños recambios lo que refuerza su química y consolida una estructura de equipo donde no podemos obviar la importante presencia de la pívot española Astou Ndour.

En conjunto, el equipo de Jacek Winnicki es temible se mire por donde se mire, pero es que delante hay un rival que no le va a la zaga en talento y que combatirá su menor rotación con la dosis de animosidad que le aporta jugar con su público alentando sus lícitas aspiraciones de título. El equipo de Natalia Hejkova repite presencia en la fase final y se consolida de la mano de ese seguro de éxito que es Laia Palau.

La base volvió a liderar la competición en asistencias (7,2 asistencias) y ofrece el carácter, experiencia y liderazgo que se requiere para acometer la misión de doblegar a un equipo muy duro sin que la presión de ser anfitrión pase de ser una aliciente motivador a un elemento contraproducente. Junto a Laia Palau el grueso de la selección checa ( Katerina Elhotova, Ilona Burgrova y Jana Veselà) da forma a un equipo con la eléctrica Danielle Robinson, la polivalente Sonja Petrovic y la poderosa pívot Kia Vaughn como estiletes más reconocidos.

Pese a la inesperada y fulminante retirada de Eva Viteckova hace unas semanas, Laia observa con optimismo el partido de semifinales “A pesar de haber perdido a una de nuestras referencias en ataque como es Vitechkova, el equipo supo adaptarse bien para disputar los cuartos de final contra Salamanca. Creo que estamos en un buen momento, con una buena química y con ganas de disfrutar de esta Final Four”, comenta.

Un torneo que la base catalana ve muy abierto y con posibilidades para sus cuatro participantes. “Parece que va a ser una Final Four con muchas oportunidades para todos los equipos. Kursk ha ganado varias veces al poderoso Ekaterimburgo, que aun sin Taurasi sigue teniendo un gran equipo; y Fenerbache, a pesar de ser uno de los grandes, también ha estado sufriendo en la liga turca. Después estamos nosotras, que llegamos a competir con mucha ilusión y con menos presión, a pesar de ser las anfitrionas. Será un gran torneo, seguro”, asegura.

(Foto C. Junes)

Polos opuestos, misma ambición

El de este viernes, será un duelo de estilos que enfrente a USK Praga, el quinto mejor ataque de la competición, con la defensa turca, la que menos puntos ha permitido y la segunda que más rebotes captura. Un duelo divergente que también tiene su microhistoria en el duelo de la joven gigante debutante que es Astou Ndour, con la veterana y menuda Laia Palau. Polos opuestos para un partido de extremos.

Sin duda un duelo especial que vivirá intensamente Astou Ndour en su año de debut en Euroliga. “Soñaba un día con lograr jugar en una Final Four”, comenta una pívot que asegura vivir “una nueva experiencia con ganas e ilusión de poder jugar esta Final Four”, con los nervios propios del momento Astou reconoce que “necesitare concéntrame y escuchar las consignas que dará el entrenador y aportar algo a mi equipo”.

Bien distinta es la situación de Laia Palau, que en Praga vivirá su sexta fase final de Euroliga de manera seguida. Toda una experta en finales (ocho en total) que nos descubre las sensaciones por las que ambas jugadoras pasaran. “Seguramente se vive diferente cuando se trata de la primera vez, pero lo importante es cómo se siente una en el equipo, que sensaciones se tiene dentro de la dinámica del grupo. Al fin y al cabo es un partido importante más. Si estas acostumbrada a competir en momentos importantes, da igual cual sea el rival o cual sea la competición”.

Para la ocasión, el Fenerbahçe afronta la cita “muy preparado porque ha llegado la fase más importante de la temporada. Desde mi punto de vista tendremos que estar más unidas que nunca, jugar como un equipo y estar fuertes mentalmente y físicamente”. No le falta razón a la española porque delante va a tener a todo un pabellón en su contra y con un equipo con sus propias armas. “Tendrán un punto superior que es su casa supongo el afición estará allí, reconoce Astou.

Bien lo sabe Laia Palau que nos indica que “el club creo que ha demostrado su ilusión por estar en una Final Four por primera vez en su historia queriendo ser el anfitrión del evento. El año pasado ya nos clasificamos para la final a ocho, empezamos la temporada disfrutando de nuevas instalaciones, nos hemos clasificado para la Final Four… El club va dando pasos adelante. Espero que esto siga así en el futuro”.

En cualquier caso, los estados de ánimo también jugarán un papel importante según avance el encuentro y en ese sentido Astou Ndour recuerda que algunos tropiezos recientes enturbian la preparación de Fenerbahçe. La jugadora asegura que el equipo llega “bien, pero podríamos hacer más de lo que estamos haciendo para estar más fuertes porque hemos perdido cuatros partidos muy importante”. Pese a ello, Ndour sabe que “lo importante era estar en los cuartos mejores”.

Una situación en la que muchas compañeras suyas ya han estado otras veces y siempre con un resultado adverso. Pese al recuerdo amargo de la última final perdida contra Galatasaray, Astou señala que esa derrota no pesa en la mente del equipo, todo lo contrario. “Eso nos motiva más para lograr este título que ya es hora porque estuvieron tres veces y no lo pudieron conseguir”, dice.

(Foto Ahmet Hopyar)

Desde el plano táctico, Astou cree que el del viernes “será un partido de físicos. Ellos usan mucho los brazos y el cuerpo para defender y quien defienda más tendrá la posibilidad de ganar”. La pívot sabe que sólo a través de la defensa se ganan campeonatos y los números avalan a Fenerbahçe en este sentido. Números y una filosofía de juego que ha implantado su técnico esta temporada. Astou nos recuerda que Jacek insiste más en la defensa. Puede ser porque tenemos un bueno juego de interior y cada una de nosotras hace su trabajo”. Sin duda que el trío de pívots que forma ella junto a Charles y Hollinsworth será una de las claves de la semifinal y una hipotética final.

Sobre el rival y el encuentro de semifinales, Laia Palau reconoce que “Fenerbache es un equipo de los grandes. Potencial ofensivo y solidez en defensa. Equipo con carácter. Subcampeon de Europa en las últimas ediciones y jugadoras con experiencia. Nosotras tenemos menos quilos en la pintura, pero más versatilidad de jugadoras en el exterior. Tendremos que tener paciencia, ser solidarias en defensa y esperar nuestro momento. Tenemos mucho que ganar y poco que perder”.

A favor de Laia y USK Praga está el conocimiento que tiene la jugadora de Jacek Winnicki, técnico con el que llegó a una Final Eight con Polkowice. Laia sabe perfectamente el estilo de juego y partido que el entrenador buscara y nos adelanta que “Jacek es un entrenador que imprime carácter a sus equipos. Le da mucha importancia a la defensa y tiene talento de sobras para el ataque. Sus equipos son muy luchadores. Tenemos que estar preparadas para un partido muy duro y no dejar que se escapen en el marcador. Muy atentas a Tina Charles, sobre todo en los momentos calientes”. Laia sabe que muchas opciones de victoria pasaran por “llegar al final con opciones de partido”.

Para que así sea la jugadora confía en exprimir al máximo los puntos fuertes de un equipo que presentará batalla con sus propias armas. “La ilusión del novato, juego de equipo y sentirnos en casa. En mi equipo siempre hay alguien que puede sorprender, tenemos muchas opciones en ataque siempre y cuando atrás seamos una sola”, concluye Laia Palau.

Poco importa hablar de presupuestos, experiencia o ambiciones… Al final, el baloncesto no entiende de dinero, ni sabe de presupuestos o edades y el viernes sólo habrá dos equipos y dos jugadoras luchando por una final ¡Qué gane la mejor!

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-