Artículo

Cleveland Cavaliers: El ogro despertó a tiempo
Pese a un arranque pésimo que encendió las alarmas y alegró a sus detractores el proyecto estrella de la temporada reaccionó con el comienzo de año y llega a los Playoffs con la sensación de superioridad en el Este que se le presuponía al inicio de temporada. Descubre las claves del cambio de la mano de sus protagonistas

Redacción, 15 Abr. 2015.- Como si de poco sirviesen los pocos más de cinco meses vivido, la Liga Regular da paso a una nueva NBA. Esa donde cada balón vale un partido y cada partido vale una vida. Los Playoffs constatan la verdad absoluta de que la Liga Regular es una liga diferente donde sólo se pueden vislumbrar retales de lo que puede suceder en el momento donde, de verdad, se deciden las cosas importantes.

Entre lo que atacan esta máxima, las sorprendentes temporadas de Atlanta Hawks y Golden State Warriors capaces de dar un valor interesante a los 82 partidos previos; ahora poco más nos dejan unos meses que siguen sin descifrar en el Oeste la incógnita de la capacidad de los Spurs por renovar el anillo y en el Este el valor de Cleveland Cavaliers.

El equipo de Ohio comenzó la temporada en noviembre con la seguridad que daban los nombres propios de un conjunto donde destacaba el Big Three formado por Kyrie Irving, LeBron James y Kevin Love, pero donde la química y consistencia eran auténticas incógnitas. Pues bien, 82 partidos después seguimos sin calcular realmente el potencial de los Cavs y seguimos pensando que son los máximos favoritos al título en el Este… aunque la sombra de la duda les acompaña.

(EFE)

Un inicio gris... tirando a negro

No cabe duda que ellos, pese a tener el segundo registro tras los Hawks, son los favoritos al Este, pero la temporada ha dejado algunas dudas, sobre todo con los problemas físicos de varios jugadores (james se perdió varias semanas de competición y Anderson Varejao toda la temporada) y la irregularidad de un equipo sobrado de talento, pero donde se sigue hablando mucho de cosas externas al baloncesto.

Por suerte para Cleveland, el peor momento del equipo es cosa del pasado y la racha de nueve derrotas en 10 partidos en enero dio paso a otra serie de victorias que les han dado el segundo récord del Este con 52 victorias y 29 derrotas. “Creo que ha sido una buena liga regular, hemos crecido como equipo cada día y alcanzamos el parón del All Star en nuestro mejor equipo”, comentaba Kyrie Irving semanas atrás.

La estrella Cleveland reflejaba el sentir general de un equipo que sabe que la temporada ha sido una especie de montaña rusa con bajadas y subidas en busca de la regularidad y de encontrarse a sí mismo como equipo. “Necesitábamos desarrollarnos como equipo y coger ritmo de competición, además no hemos tenido mucha suerte con algunas lesiones y eso nos hizo perder más partidos de los que hubiéramos deseado”, señala Matthew Dellavedova. El base australiano, además, recuerda que “siempre se necesita desarrollar la química de equipo cuando llegan nuevos jugadores y un nuevo entrenador”.

Y Cleveland este verano cambió de equipo y de equipo casi al completo (sólo repiten tres jugadores). La aclimatación, además, se vio acelerada porque en este proceso natural la presencia de LeBron James obligaba a redireccionar gran parte de la estrategia planificada sobre Irving en una megaestrella con la que no se contaba cuando llegó David Blatt.

El entrenador aterrizó a Cleveland con unas premisas y unas exigencias que cambiaron diametralmente con el regreso del hijo pródigo. Eso causó una disfunción inicial en el equipo que provocó las derrotas iniciales y que se aceleró con las bajas de Varejao y James. “El comienzo de liga tuvo sus momentos buenos y sus momentos malo, pero hemos continuado creyendo en nosotros mismos y hemos mejorado continuamente”, recuerda Irving.

El equipo entró en un bache y sobre la marcha se reestructuró el equipo con las llegadas de J.R. Smith e Iman Shumpert procedentes de los Knicks y de Timofey Mozgov, desde Denver Nuggets. El pívot ruso ha sido una de las revelaciones de esta segunda parte de la temporada y actor principal del cambio de cara del equipo.

“Realmente no sé lo que sucedió antes de que yo llegara, yo jugaba en Denver y estaba centrado en el equipo con lo que realmente uno no sabe lo que sucede en otros equipos hasta que llega. Cuando he llegado he intentado ayudar al equipo hacer lo que sé hacer y tampoco he pensado mucho en lo que ocurría”, nos reconoce el jugador ruso.

(EFE)

Mozgov nos cuenta que “no estaba, pero por lo que he visto y lo que me han podido contar fue un inicio complicado que por suerte hemos podido encauzar y ahora todo está correcto”. El equipo ha encauzado su situación y en ello mucho han tenido que ver las nuevas aportaciones tal y como asegura Irving. “Son buenas noticias que el equipo haya mejorado con nuevos jugadores y hayamos encontrado el camino para ser mejores” señala la estrella, mientras que Dellavedova se añade al análisis afirmando que “con la llegada de Mozgov, J.R., y Shumpert hemos sido mejores. Hemos ganado como equipo y eso se ha reflejado en los partidos”.

De todas ellas, la más productiva ha sido la llegada de, precisamente Mozgov. Un jugador que no solamente ha cubierto el hueco de Varejao sino que ha provisto al equipo de una mayor versatilidad ofensiva con un gran rendimiento. “Mozgov es tremendo, es obvio”, exclama Dellavedova. “Defiende muy bien protegiendo el aro y provocando que los jugadores rivales tiren mal; cambia muchos lanzamientos y es muy habilidoso en ataque, es capaz de coger el balón cerca del aro y anotar con facilidad. Además, es buen reboteador ofensivo y tiene un buen lanzamiento lo cual le hace ser un jugador muy completo en ataque”, añade el australiano.

Por su parte, el ruso asegura sentirse “muy cómodo en el equipo. Viene aquí hacer mi trabajo y de momento me siento muy cómodo”. En ese proceso de adaptación ha ayudado mucho la presencia de Blatt, un técnico que conoce muy bien de su etapa en la selección rusa y que ha sabido extraer lo mejor del jugador. “Trato de dar lo mejor de mí mismo para hacer que el equipo gane”, dice Mozgov.

Quizá por esa proximidad y mayor conocimiento de la persona, nadie como el jugador para explicar cómo se siente el técnico en su primera experiencia en la NBA. “La liga es muy diferente a Europa, el tiene que hacer cosas diferente pero en general es la misma personal y entrenador”, nos cuenta. “Evidentemente ha tenido una carrera exitosa en Europa, es un gran entrenador y ahora necesita su tiempo para conseguir tener éxitos aquí también”, señala un Dellavedova que no se moja mucho al hablar de los estilos de dirección entre Blatt y otros técnicos NBA. “Sólo es mi segunda temporada en la NBA con lo que no puedo decir mucho con respecto al estilo americano, pero estoy disfrutando jugando con el aprendo mucho de él”, declara.

(Foto EFE)

En el lugar que les corresponde

Ahora, con todo en su sitio y con viento favorable para comenzar la carrera por los Playoffs, parece ser que Cleveland ha retomado el favoritismo en el Este. Algo que si irse de la cabeza a los jugadores, tampoco parece ser algo que les obsesione… quizá aprendieron del inicio de liga que el exceso de presión y las prisas son malas consejeras. “Tenemos que ser consistentes. Hemos mejorado como equipo, cada jugador ha dado un paso adelante y estamos jugando muy bien. Ahora necesitamos que nos respete la salud, que todos estemos bien y terminemos la liga aún mejor”, recuerda Irving.

Para Mozgov, más que mirar a otros lados, ahora lo importante es no desviarse del camino emprendido e ir con firmeza hacia adelante. “No pensamos mucho en otros equipos, queremos terminar lo mejor posible la liga regular y luego ir día a día. El camino es muy largo para pensar más allá del próximo partido”, dice. “Todavía queda un largo camino por recorrer y todo está abierto. Debemos mejorar pero el anillo es el objetivo al final de la temporada, es algo que todos tenemos en mente”, recuerda Dellavedova.

Y para que ese objetivo esté más próximo a nadie en Cleveland se le escapa que la presencia de LeBron James se hace inevitable. Sólo un jugador de su talla haría posible que un equipo que el año pasado acabó fuera de Playoffs 12 meses después aspire al título. “Es genial tenerle en el equipo, es uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, es fantástico jugar con él”, resume Mozgov.
Sus palabras son el sentir general de un vestuario que escucha con atención a un jugador único y al que es inevitable hacer referencia en cualquier análisis de la temporada. Para Dellavedova, la presencia de James, además, aporta un plus de experiencia y conocimiento del juego que el base agradece. “Es grande tenerlo en el equipo y entrenar cada día con él. Te ayuda todo lo que puede, es el mejor jugador del mundo, y es muy comunicativo con lo que ayuda muchos a los jóvenes a desarrollar nuestro juego y a mejorar cada día”.

(Foto EFE)

Hablar de las cualidades de James es una obviedad redundante a cualquier diagnóstico del equipo, pero ma´s allá de lo que el propio James produce, Timofey Mozgov y Matthew Dellavedova son dos jugadores que saben muy bien aprovechar las sinergias que produce jugar junto a King James.

La focalización de la defensa sobre James y la atención primaria que también provocan Irving y Love, genera muchos espacios tanto en el perímetro como en el centro de la zona, hábitats naturales de ambos jugadores. “Me siento muy cómodo en el equipo, creo que cada vez aporto más cosas y evidentemente es muy fácil jugar sabiendo que tanto LeBron como Kyrie centra la atención de la defensa. Ellos dejan muchos espacios libres para el resto y mi trabajo es sentirme cómodo y anotar lanzando desde posiciones abiertas”, reconoce Dellavedova.

“Es diferente porque aquí juegas con más espacio, pero también cuando te llega el balón sientes más responsabilidad y eso es bueno para mí”, asegura Mozgov, uno de los principales socios de James y gran beneficiario interior de las ayudas que recibe James tras el pick and roll.

Después de meses de ajustes y reestructuración, hoy Cleveland es el equipo (o se aproxima mucho) que quería ser a comienzo de temporada. Los Cavaliers están legitimados a soñar con el anillo, ese objeto de deseo por el que fueron diseñados. Para ellos no habrá consuelo alguno sin el preciado trofeo y todos parecen muy concienciados con lo que queda por delante hasta conseguirlo. “Tenemos que hacer lo que hasta ahora estamos haciendo que es jugar duro, ser inteligentes, correr siempre que podamos a partir de jugar una buena defensa, ser constantes y tenemos que aprender cosas de cada partido porque así seremos un mejor equipo cada día”, señala Mozgov.

Para Dellavedova, “necesitamos mejorar en defensa y en ataque, pienso que todavía tenemos margen de mejora en ambos lados de la pista” señala sin olvidar que "todavía el equipo debe construir la química de un equipo ganador”. Todo comenzó en verano buscando esa química como camino al éxito… hoy, meses después, es la misma palabra la que cierra el discurso de unos Cavaliers que vuelven a ser el ogro de la competición.

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-