Artículo

Olympiacos pone al límite al Barça (73-71)
Olympiacos está a un triunfo de la Final Four, tras derrotar al FC Barcelona (73-71) en un partido en el que los azulgrana supieron sufrir, volvieron varias veces y vivieron al límite en un final en el que Olympiacos consiguió triunfar



Redacción, 21 Abr. 2015.- El Olympiacos deja al límite al FC Barcelona, tras anotarse el tercer partido de la serie (1-2), que pone a los griegos a un paso de una Final Four que alcanzarán si repiten victoria el jueves (21:00). En el primer partido de la serie que ha seguido el guion de dureza y de punto a punto que se preveía, Olympiacos obligó al Barça a sufrir. Y los azulgrana mantuvieron el nivel de dureza, de capacidad defensiva, de templanza para rehacerse de los momentos importantes –que fueron múltiples en el partido–, pero acabó cayendo.

Lo hizo en uno de esos finales en los que cada ataque es un sufrimiento, tras un último periodo en el que los azulgrana se pasaron más de seis minutos sin anotar. Al límite. Juan Carlos Navarro (14 puntos, con 9/9 en tiros libres) tiró del equipo en los instantes finales, pero acabó sucumbiendo ante un Olympiacos cómodo llevando el partido a guerras finales de esta intensidad física y mental.

Los azulgrana supieron competir, sobreponerse, igualar la dureza con una defensa por momentos excelente, ante un Olympiacos físicamente poderoso y un arbitraje criticado por los azulgrana. Esa capacidad que no mostró en el segundo partido, la introducción de Justin Doellman y la recuperación de Brad Oleson pesan en el lado bueno de la balanza azulgrana. La que necesita un nuevo esfuerzo –como si los de este partido no hubieran sido suficientes– para devolver la serie al Palau Blaugrana.

Foto Euroleague/Getty

Inicio Spanoulis

La verdadera dimensión de Vassilis Spanoulis en el Olympiacos se mide casi más por lo que supone que por lo que directamente es. Cuando el genio griego empieza creando para su interior físico de referencia –Bryant Dunston, de inicio–, cuando para pararle a él está diseñado el 2x1 defensivo, cuando para él hay un hombre llamado a terminar exhausto en lo físico y lo mental por perseguirle –Tomas Satoransky, en su ardua misión–, cuando Georgios Printezis encuentra sus espacios para jugar en un poste medio y terminar con su característico tiro –hecho mítico en Estambul 2012– gracias a la rotación defensiva a la que obliga el temor a la creación de Spanoulis. Cuando anota solo dos puntos y sus cuatro asistencias son apenas la sensación inicial de que todo –pero especialmente el éxito– pasa por su mano y que, de ella, el Olympiacos arranca 15-12 en el tercer partido de la serie de Playoff de Euroliga ante el FC Barcelona.

Pero si el crecimiento de Spanoulis es una historia en sí misma dentro de la serie, también lo es la dureza de los de Xavi Pascual. La capacidad para adaptarse a los 2x1, a la dureza interior, a cuán arriba puede llegar a estar la línea defensiva de los de El Pireo, para sobreponerse al ambiente y a los envites que es capaz de propinar en lo mental un rival de tortura como Olympiacos. Y los catalanes, con dos triples de Satoransky, con los espacios que genera Ante Tomic, la sobreatención que requiere Navarro, con el desparpajo de Mario Hezonja, la opción de Maciej Lampe –titular en detrimento de Doellman–, no solo aguantan los envites del inicio de partido y de la primera rotación (donde Pascual apuntó que se habían decidido los dos primeros partidos), sino que manejan hasta pequeñas ventajas (15-18, minuto 8).


En la lucha

Pero, de nuevo Spanoulis –ahora en su versión triplista más genial–, la añadidura de un Dimitris Agravanis capaz de incrementar el nivel de exigencia física desde la posición de cuatro y un nuevo triple, de Matt Lojeski, ponían al Pabellón de La Paz y la Amistad en modo igualar cada canasta a una fiesta, para irse al final del primer cuarto con ventaja. Sobre todo, con un magistral Spanoulis (7 puntos, 5 asistencias y 14 de valoración en este periodo), a un nivel que no volvería a alcanzar en el resto del encuentro. El 26-23 final era el resultado más apretado y el más anotador de la serie. Algo que decaería en el inicio segundo cuarto, con menor capacidad por parte de los dos equipos sobre el parqué.

Con Olympiacos extraordinario en su resolución en la pintura (nueve de sus primeros diez tiros de dos terminaron en canasta) y con Printezis ampliando su dimensión en el partido, el Barça recurrió al tiempo muerto cuando caía por seis (33-27, minuto 14), así como a Navarro y Tomic, sus dos jugadores con mayor capacidad para el desequilibrio. Y así sucedió de inmediato con el de Sant Feliu: triple al primer balón que tocaba. La asistencia de Tomic para Satoransky completaba la versión de ese Barça que luchaba con éxito contra la negación para crear desde el bloqueo y continuación: 33-32, creando los peores momentos ofensivos de su rival.

Foto EFE

Dos minutos para el olvido y cinco para la recuperación

Álex Abrines, que venía de una relevancia mínima en los dos partidos del Palau Blaugrana, asumía responsabilidades ofensivas en la recta final del segundo cuarto, hasta igualar el partido a 36 antes de que el equipo cayera en un desacierto en tiros relativamente cómodos que impidieron completar la remontada e hicieron sucumbir al peligro griego, capaz de asestar los golpes más duros en el menor tiempo posible. Brent Petway sacando a relucir su muñeca, Spanoulis forzándole la tercera falta personal a Tomic y un parcial de 8-0 para marcharse al descanso con un 44-36, en el golpe más duro recibido por los barceloneses en el partido. Apenas un instante de desacierto ofensivo, arrastrar las preocupaciones a la defensa y ver cómo los dos minutos finales de cuarto pueden tener un precio muy alto, eliminando la sensación del buen trabajo defensivo de los anteriores.

Esa sensación perduraba en el inicio de tercer cuarto, cuando Printezis extendía la ventaja hasta los 10 (46-36) y el Olympiacos forzaba faltas a la defensa culé. Una sensación que desapareció cuando el FC Barcelona recuperó para la anotación a dos hombres a los que ansiaba. Doellman encestaba su primera canasta en juego de la serie (102 minutos después) y lo hacía desde 6,75, al igual que instantes después lo haría Brad Oleson, recuperado a marchas forzadas para perseguir a Spanoulis y para anotar tiros como esos, que pusieran a los suyos a dos (48-46) y que elevaran el autoestima azulgrana. Un autoestima capaz de tambalearse cuando, poco antes de esa estocada de Oleson, la misma pareja estadounidense había fallado dos tiros abiertos relativamente cómodos.


Esfuerzos y esfuerzos

En cinco minutos, el FC Barcelona había espantado las miserias recogidas en los dos minutos del final del segundo cuarto, para ponerse a dos puntos (50-48). Pero pocos equipos con la capacidad para castigar los sobreesfuerzos rivales como Olympiacos. Un triple lejanísimo de Spanoulis con Oleson encima suyo. Una antideportiva a Lampe cuando caía encima de Dunston, que terminaba con triple de Vangelis Mantzaris (57-50). Y el rival y el entorno que ponían una nueva prueba de dureza sobre el Barça, cuando la primera parecía ya superada.

Con el regreso de Tomic y los esfuerzos de Lampe, el FC Barcelona recorrió las debilidades griegas y volvió a mostrar su mejor cara defensiva y su templanza ante la presión atmosférica y una actuación arbitral que despertaba quejas. Hizo todo lo que requerían los esfuerzos de seriedad, de oficio, de sufrimiento, de experiencia, de colectivo, de responsabilidad defensiva. Y se fue al final del tercer cuarto con un punto de ventaja (59-60), en otro escenario de guerra, pero uno en el que la resistencia azulgrana permitía abordar el asalto definitivo al enemigo.

Sin la ruptura por talento, el Barça sufría –y hasta llegaba a gozar en ese proceso– para vencer, ante un rival que se sentía cómodo como pocos en ese terreno, por su capacidad para contemporizar sus ataques, para elegir los momentos concretos en los que atacar, por su capacidad para confiar en su resolución en los instantes finales. El guion de un Olympiacos-Barça, ese de dureza, de desgaste físico-mental, de punto a punto, que no se venía cumpliendo en toda la serie, llegaba listo para el último periodo.


El guion original

Y lo hacía favorablemente para los de Giannis Sfairopoulos, con un Othello Hunter poderoso en el rebote y en el remate final (favorecido por la defensa de un Tomic que se ponía con cuatro faltas nada más empezar el último periodo) y el peligro triplista de Printezis, que acababa en un 66-60 (minuto 33). El Barça forzado al límite de la posesión era la fiesta de un abarrotado pabellón, que veía como los visitantes sangraban a cada ataque y, en los pocos en que encontraban tiros lógicos, erraban. Los minutos se sucedían y el Barça no anotaba. Más de seis minutos tardarían los barceloneses en estrenarse en el último cuarto (lo haría Tomic, desde el tiro libre). Y, pese a que el marcador se estancaba durante cuatro minutos en el 66-60, era difícil tener la sensación de que el Olympiacos estaba desperdiciando una ruptura en el partido. Era el guion. Ese que dice que los griegos condenan al final apretado, donde sobreviven como nadie.

En esa fase de los partidos en la que cada instante es un mundo, en la que cada canasta que es capaz de generar Kostas Sloukas para Printezis parece decisiva, en la que la agonía del tiempo puede llevar a alterar la lógica ofensiva, el Olympiacos sigue llevando la delantera (70-64 a minuto y medio del final).

Pero Juan Carlos Navarro tomó el control del balón. Forzó una falta y un posterior 2+1 en un ‘aquí estoy yo’ de manual para poner al Barça a solo un punto en el último minuto (70-69), mientras Spanoulis fallaba dos tiros libres. Un nuevo esfuerzo azulgrana para un último minuto al límite, de continuo instant replay.

Spanoulis no volvería a fallar en los tiros libres (72-69), tampoco lo haría Navarro (72-71). Y, con nueve segundos, el Barça ya se veía obligado a llevar a su rival al 4,60, donde Olympiacos selló la victoria. Con sufrimiento, con dolor; ahora sí a lo Olympiacos. Corrió Abrines buscando la canasta, pero no terminó en falta (para la polémica) ni en tiro. Y cayó el Barça (73-71), puesto al límite por un Olympiacos que tiene en su mano decidir el jueves, en su infierno.

OLYMPIACOS73
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFTCFPFRVAL
4PETWAY, BRENT 09:0060/1 2/3 -11 11 2 3
5HUNTER, OTHELLO 19:4963/4 -0/2 761 1 328
6DUNSTON, BRYANT 19:5382/4 -4/5 211 121238
7SPANOULIS, VASSILIS 28:11151/3 2/5 7/10 11 8 3 2920
9PAPAPETROU, IOANNIS 07:07 ---431 2 2
10SLOUKAS, KOSTAS 13:2021/1 0/1 -11 51 316
15PRINTEZIS, GEORGIOS 26:27195/7 2/6 3/4 4311111 1421
16AGRAVANIS, DIMITRIOS 04:5131/1 0/1 1/1 31
17MANTZARIS, VANGELIS 25:2250/1 1/1 2/2 22 2 426
20LAFAYETTE, OLIVER 14:3821/1 0/3 -11 311 41
21DARDEN, TREMMELL 04:2821/1 --11 3
24LOJESKI, MATT 26:5451/2 1/5 -211 31
Total7316/268/2517/24312561931041292480


FC BARCELONA71
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFTCFPFRVAL
5DOELLMAN, JUSTIN 30:02101/3 1/5 5/5 22 1 2611
8HEZONJA, MARIO 09:4621/1 0/1 -11 2
9HUERTAS, MARCELINHO 15:19 0/1 0/1 -22 613 312
10ABRINES, ALEX 13:2242/4 0/1 -1 1 123
11NAVARRO, JUAN CARLOS 28:59141/5 1/4 9/9 2116 1 12819
13SATORANSKY, TOMAS 24:55122/5 2/3 2/2 32122 25412
21PLEISS, TIBOR 10:2742/4 --33 1 213
23THOMAS, DESHAUN 08:4621/3 -- 1 -1
24OLESON, BRAD 19:1151/1 1/5 -22 2 1
30LAMPE, MACIEJ 15:26104/5 0/1 2/2 5321 1112112
34NACHBAR, BOSTJAN DNP - ---- - - - - - - - - - -
44TOMIC, ANTE 23:4782/3 -4/8 55 421 4615
Total7117/355/2122/26332310205714242986

Árbitros: Ilija Belosevic (SRB), Fernando Rocha (POR) y Milija Vodjinovic (SRB).

Incidencias: tercer partido correspondiente a los cuartos de final de la Euroliga, disputado en el pabellón de la Paz y de Amistad de Atenas, completamente lleno con 12.000 aficionados

David Vidal
ACB.COM

Últimos artículos relacionados con F.C. Barcelona
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-