Artículo

Olympiacos: Con carácter ganador
No es ni la plantilla más glamorosa ni la más profunda de las presentes en la Final Four, pero nadie se atreve a infravalorar la capacidad ganadora de un equipo que ante el talento de otros equipos tira de orgullo y carácter ganador. Printzis y Lafayette hablan de la química y el corazón de un equipo que intentará volver a dar la sorpresa en una Final Four

Redacción, 15 May. 2015.- Nunca puede hacerse una predicción de favoritos para ganar la Turkish Airlines Euroleague sin contar con Olympiacos, pero a buen seguro que este año en muchas predicciones su nombre no sonaba con la fuerza de otros años. La marcha de jugadores por la crisis económica, las lesiones de jugadores clave como Vassilis Spanoulis o Georgios Printezis y un prematuro cambio de entrenador hizo que Olympiacos apareciera en un segundo plano entre los favoritos.

Lo hacía con menos creencia en comparación a rivales como los presente en Madrid o FC Barcelona y Anadolu Efes inclusive, y de él siempre se recurría al orgullo y corazón del campeón como principal aval.

En un equipo donde el talento se gestiona en pocos nombres, el orgullo de llevar la camiseta rojiblanca es el principal valor y lo que le hizo seguramente superar todas las dificultades del camino hasta superar en cuartos de final al FC Barcelona incluso teniendo en contra el factor pista. Todo un mundo de vicisitudes que sin duda hacen más satisfactoria su presencia en Madrid. De ello da buena fe Printezis al asegurar que “seguro que es un placer para el equipo, para el club y los aficionados estar aquí y tener la oportunidad de volver a ganar la Final Four”.

El veterano pívot, además, valora mucho todo el camino recorrido hasta la Final Four porque en el plano personal la temporada no ha sido nada fácil. “Me siento muy feliz, especialmente este año después de tantas lesiones. Hasta bien avanzada la temporada no he podido estar bien físicamente”, reconoce.

(Foto Euroleague/Getty)

En la antesala al inicio de la competición, Printezis señala que “venimos aquí a disfrutar y a desplegar nuestro juego. Es una Final Four, seguro que va a ser dura porque hay tres equipos muy buenos, el Real Madrid, además, juega en casa; CSKA Moscú tiene una plantilla muy profunda y Fenerbahçe cuenta con grandes estrellas”.

Quizá por todo ello que muchos vean a Olympiacos como la cenicienta del torneo. Un equipo, empero que ya le gustaría repetir el papel de Maccabi Tel Aviv cuando el año pasado ganó la Euroliga contra todo pronóstico. “No sé si somos un equipo infravalorado, pero seguro que nos gustaría imitar lo conseguido por Maccabi Tel Aviv y vamos a dar el 100% para conseguirlo”, afirma.

Para ello, Olympiacos cuenta con la experiencia acumulada en los últimos años y ese carácter especial que le hace ser implacable al desaliento. Un carácter único que Oliver Lafayette reconoce que se forja dentro del vestuario con una química especial.

“Desde el principio todo el equipo se mostró muy unido y concentrado en un único objetivo en la mente. Sabemos que la química es muy importante si quieres ganar la Euroliga y por ello somos un equipo donde estamos muy unidos unos con otros. Jugamos como hermanos”, dice el base norteamericano. “Somos unos jugadores que lo damos todo por el equipo y eso nos hace tener una gran química”, añade Printezis.

La química del vestuario y el corazón del campeón son valores recurrentes en el discurso del equipo heleno y Printezis reconoce que los jugadores “nos sentimos orgullosos y felices de lo que somos y hacemos. Jugamos en equipo, nos encanta jugar a baloncesto y nos encanta estar en grandes finales”.

Pero un equipo que se precie no puede pretender ganar sólo con orgullo y química, hace falta talento y como declara Lafayette. “Esto es la Euroliga, si no tienes talento no estás aquí. Somos un gran equipo que juega muy unido y donde los jugadores trabajan para el compañero”.

Y entre esa amalgama de talento griego, hay un jugador que destaca por sacarlo a relucir especialmente en los momentos finales de partido. Printezis se ha convertido en el hombre de los balones calientes y los últimos lanzamientos. Una canasta suya dio la última Euroliga a Olympiacos, precisamente, frente a CSKA Moscú y recientemente un triple del pívot le sirvió para eliminar al FC Barcelona y alcanzar la Final Four de Madrid.

Un carácter de ganador que el propio jugador explica. “Tengo la mentalidad y la psicología de querer jugar bien los momentos finales porque sabemos que muchos partidos se deciden en esos momentos. Entreno mucho para llegar de la mejor forma a los segundos finales, para dar el 100% en esos momentos porque sé que son los más importantes”. Veremos si este viernes agranda su leyenda de ganador.



ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-