Artículo

CSKA Moscú: el talento, la química y los fantasmas
"Es una historia diferente, un año diferente, un equipo diferente", dice Teodosic sobre las últimas derrotas ante Olympiacos. "El único problema es decidir a quién se la pasas", declara Aaron Jackson sobre el talento del equipo. El CSKA Moscú, entre el talento, la química y sus fantasmas

Madrid, 14 May. 2015.- El CSKA Moscú afronta este viernes (18:00 horas) la semifinal de la Euroliga ante el Olympiacos, en lo que es a la vez la posibilidad de exorcizar a todos sus demonios. Los que han dejado a los del Pireo como la némesis moscovita.

“Es una historia diferente, un año diferente, un equipo diferente. No quiero hablar más de ello”. Los demonios parecen más presentes en Milos Teodosic que en Andrei Kirilenko, que ha encajado cada una de las preguntas acerca de Estambul y Printezis con una sonrisa y un “el pasado es pasado”.

Kirilenko, melena al viento en el entreno del jueves (Foto EFE)

Aaron Jackson no estuvo en el horror de Estambul, pero sí en la derrota en semifinales en Londres 2013: “Queremos escribir nuestra historia y ese equipo está en nuestro camino hacia la historia. Queremos llevar la gloria al CSKA” declara después de recordar las últimas derrotas. Quien si representa savia completamente nueva en esta intrahistoria es Nando de Colo, llegado esta temporada al equipo, pero que no es ajeno al pasado moscovita: “Hemos hablado una vez de eso, pero creo que hay que olvidarlo un poquito. Tenemos nuevos jugadores, nuevo entrenador y todo el mundo está aquí para ganar”.

Nuevos jugadores con un talento difícil de igualar. “El único problema es decidir a quién se la pasas. Es increíble estar en este equipo”, lo resume gráficamente Aaron Jackson, que comparte posición con dos superestrellas como Teodosic y De Colo, con los que a veces comparte también pista, con un trío exterior de absoluta dinamita.

Y, ante esa pléyade de estrellas aparece la duda de la química, de la facilidad para encajar roles (más con la llegada a mitad de temporada de un jugador que da otra dimensión al equipo como Andrei Kirilenko), de la locura que puede llegar a ser un balón compartido. “Hay que hablar. Hablar con tus compañeros, es lo que he hecho durante toda la temporada, para entenderlos mejor. Y como tenemos un equipo muy completo se sabe que una vez puede ser un jugador que juega bien, otra vez otro... Lo más importante es no estar enfadado por eso. Si queremos ganar lo haremos como equipo”, explica Nando de Colo. Especialmente ante un equipo que se ha convertido en la perfecta representación del juego colectivo: “Juega con mucha agresividad en la pista. Juegan juntos, como un equipo”, reconoce el francés.

“La química es realmente buena”, expresa Jackson. “El entrenador ha hecho un gran trabajo. La directiva ha hecho un gran trabajo seleccionando a un gran grupo de tíos, que pueden tener esa química en el vestuario. Todos nos queremos. Este es mi tercer año aquí y este es probablemente el mejor año en cuanto a química”, explica el base estadounidense.

“La química es acerca de aceptar el rol del otro”, explica un Sonny Weems que también le da un extra a la química entre la colección de estrellas. El alero, que vivió la experiencia NBA, reconoce las diferencias entre las conexiones que puedan establecerse en una plantilla NBA y otra Euroliga. “Es diferente en la NBA... Hay más individualidades, superestrellas... No digo que los equipos NBA no tengan una gran química, porque cuando estuve en los Raptors, en los Nuggets teníamos una gran química, pero...”.

Si el CSKA Moscú representa la unión de un buen puñado de jugadores de primerísimo nivel europeo, Olympiacos responde a un modelo radicalmente diferente. A la estrella máxima rodeada de un grupo de jugadores que orbitan a su alrededor, responden a sus necesidades y crean la representación más fidedigna posible del concepto de equipo.

“¿Cuando pensamos en Olympiacos? Spanoulis”, responde Weems cuando le preguntan en lo primero que le sugiere la palabra Olympiacos. “Sí, por supuesto. Es campeón de la Euroliga en back-to-back consiguiendo el MVP... Tenemos que estar concentrados en él y no solo en él. Él no podría hacer lo que hace sin todo el equipo, así que tenemos que centrarnos en todo el mundo”, resume.

Habla ahora De Colo: “Sabemos que es un jugador muy importante para este equipo, el que puede cambiar un partido y estamos preparados para esto”. Preparados para arrancarse sus fantasmas.

ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-