Artículo

Nocioni: "No siempre gana el mejor, sino el que esté más fuerte"
En su primera Final Four, Andrés Nocioni derrocha experiencias. La contradicción del argentino, curtido en tres mil batallas y salto cualitativo del Real Madrid en cuanto a gen competitivo: “Esto es mucho vértigo, mucha adrenalina, son partidos que no siempre gana el mejor, siempre gana el que esté más fuerte, más bien de la cabeza”

Madrid, 15 May. 2015.- Cuando Andrés Nocioni firmó en verano por el Real Madrid lo hacía para aportar un salto competitivo y mental al equipo en momentos como este. Pero el Chapu nunca ha jugado una Final Four. Y en esa ilógica competitiva se anda el argentino, un novato en una tierra donde nadie osaría considerarle como tal.

Foto Euroleague/Getty

“Era algo que a mí me faltaba, obviamente siempre tuve una espina. Mi sueño desde que estaba en Argentina era jugar en Europa y tratar de competir y ganar torneos en Europa. No haber jugado una Final Four era una situación pendiente en mi carrera”, explica el ala-pívot el día previo a la semifinal ante Fenerbahçe Ülker. En las tres temporadas de su primera fase en el Baskonia el objetivo no se alcanzó. Más de siete temporadas NBA hicieron el resto. Su Baskonia allí estuvo, pero Nocioni ya había partido hacia Estados Unidos. Y suena extraño reparar en jugadores con una trayectoria FIBA tan extensa que no han pasado por una Final Four. “Yo tuve una carrera de ocho años en la NBA, por eso no me quejo tampoco. Se fue pasando el tiempo y el año pasado tomé la decisión de poder ir a un equipo que tuviera opciones de Final Four y el Real Madrid fue el elegido”, explica. Él buscaba volver a optar por títulos y el Real Madrid un perfil de jugador que parecía necesitar tras las dos derrotas en la final de la Euroliga.

El gen competitivo, la rabia ganadora, el hombre con el objetivo final por encima del método. “No es mi caso solamente. Los cinco fichajes que hemos hecho son los que cambian el juego. Son los jugadores que pueden darte algo importante que jugadores anteriores no es que no lo tengan, sino que por diferentes situaciones no se pudo dar. Las finales pasadas juegan una mala experiencia, pero también puede ser pro y contra. A veces la experiencia te fortalece y te ayuda para momentos como este”, analiza, juntando el poso que ha sido capaz de adquirir la plantilla de los sabores y sinsabores vividos con el añadido de piezas nuevas que parecen tener en común lo rocoso, lo mental o lo competitivo. “Ojalá que a los chicos que estuvieron aquí el año pasado y el anteaño les haya servido para mejorar y progresar, y aprovechar esa experiencia. Y poder ser campeón de Europa”.

Porque el Chapu ha sido dos veces campeón de Copa del Rey (ahora tres), campeón de Liga, medalla de oro y de bronce en unos Juegos Olímpicos, triple medallista de oro en el Torneo de las Américas (más otra de plata), subcampeón del Mundo, ha sido un jugador clave en una de las selecciones llamadas a ser míticas en la historia del baloncesto FIBA... Pero nunca había estado siquiera en disposición de ser campeón de Europa.

Mas la experiencia en citas de este calibre no le falta. “Esto es mucho vértigo, mucha adrenalina, son partidos que no siempre gana el mejor, siempre gana el que esté más fuerte, más bien de la cabeza”, analiza a la perfección extrapolando las sensaciones vividas en torneos como la Copa del Rey, los Juegos Olímpicos o los Mundiales, competiciones que equipara a esta Final Four. “Son torneos físicamente y psicológicamente muy fuertes. El que gane o pierda siempre se lleva un golpe difícil de llevar para las próximas semanas”, explica sabedor de que, pese a que la clasificación para ella es siempre celebrada como un éxito en sí mismo, la derrota en una Final Four es capaz de crear vacíos insalvables en el análisis de una temporada. O de una trayectoria.

Y el Real Madrid vive por tercera temporada consecutiva la posibilidad de optar al título. Y lo hace en casa, en un Palacio de los Deportes que conoce bien, por mucho que los entrenamientos sirvan para comprobar la existencia de nuevos aros, las nuevas redes, el nuevo look de la pista. “Jugar aquí es bueno y es malo”, empieza, “obviamente no vamos a ser locales, hay mucha gente de todo el mundo que viene a ver esta competición. Podrá haber una tendencia de gente del Madrid, pero no creo que sea tan grande”. Pero a los equipos locales también les asalta una dinámica diferente, una que es de menor abstracción que la de sus rivales. Porque el entorno es conocido. Y resulta imposible desprenderse de todo lo conocido. “Influye en el sentido de poder estar cómodo en nuestra ciudad, pero también creo que hay muchas distracciones al estar en tu ciudad, porque hay mayor cantidad de gente que se acerca: amigos, familiares, gente de alrededor... No digo que moleste, pero siempre puede llegar a ser una distracción en torneos como este, así que tiene sus pros y sus contras. Pero lo más importante está ahí dentro, dentro de la cancha: saber lo que hay que hacer”.

“El grupo lo veo tranquilo, sabiendo muy bien lo que tenemos que hacer. Creo que estamos totalmente preparados. Cuando digo tranquilos digo tranquilos en saber bien y confiar en las cosas que podemos hacer para ganar este torneo”, comenta. Y, de eso, Nocioni sabe.

ACB.COM

Últimos artículos relacionados con Andrés Nocioni
Últimos artículos relacionados con Real Madrid C. De F.
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-