Artículo

Una tormenta blanca engulle al Fenerbahçe (96-87)
Después de una genial primera parte donde el Real Madrid llegó a vencer por más de 20 puntos, el conjunto madridista tiró de oficio para aguantar la reacción y dar sentido a sus 14 triples, récord que vale una final... la tercera seguida



Redacción, 15 may. 2015.- No hay dos sin tres para el Real Madrid que jugará este domingo su tercera final de Euroliga de manera cosecutiva tras ganar por 96 a 87 a Fenerbahçe. El conjunto blanco dio una exhibición en al primera parte para vencer a un equipo turco desconocido que cuando se metió en el partido ya era muy tarde.

Fenerbahçe salió al encuentro con la clara idea de imponer su superioridad en la pintura y Luka Zoric y Jan Vesely lo lograron cargando de faltas a Felipe Reyes y Marcus Slaughter y sumando puntos que contrastaban con las canastas iniciales de un Real Madrid al que siempre se le vio suelto en ataque pero con problemas para ajustarse interiormente sobre el pívot checo de Fenerbahçe.

El primer cuarto terminó con una igualdad que se presuponía imperante en el resto del encuentro, pero entonces sucedió lo inesperado: la tormenta blanca. Porque lo del Real Madrid en el segundo cuarto fue rozar lo sublime. KC Rivers (17 puntos) y Sergio Rodríguez (13 puntos y siete asistencias) estuvieron perfectos desde el triple para encadenar seis triples que fueron clavándose como estacas en el corazón de un Fenerbahçe superado por algo que sabía que podía suceder, pero que no podía evitar.

Y si los triples (6/8 en el segundo cuarto) pusieron ruedas a la victoria blanca, es justo reconocer que fueron dos interiores los que abrieron el camino. Andrés Nocioni y Gustavo Ayón hicieron honor a la garra y el apodo que les acompañan y si el Txapu ( desquició hasta anular al MVP de la competición, Nemanja Bjeliça; el titán fue más titán que nunca con 12 puntos y cuatro rebotes puntos y seis rebotes) en un cuarto que dejó al Real Madrid al borde de la final con 20 puntos arriba (55-35) y con el doble de valoración (75-37)

El parcial de 35 a 14 del segundo período dejó visto para sentencia el encuentro, pero aún se prolongó el extasis blanco hasta verse 27 puntos arriba (64-37). Todo parecía que ahí se acabaría el partido, pero entonces un momento de atasco blanco permitió un parcial de 3-16 con el que Fenerbahçe entró en el último cuarto con la creencia de que todavía había partido.

Entendió que el duelo se debía endurecer antes los artistas blancos y así lo hicieron espesando el encuentro hasta hacerlo feo y desagradable. Los pívots del Real Madrid fueron cayendo eliminados y el Fenerbahçe a golpe de triple llegó a ponerse a 10 puntos (92-82) aunque para cuando lo hizo ya apenas quedaba tiempo.

Fue un final inesperado para lo visto en la primera parte, pero el trabajo estaba hecho y el Real Madrid logró estar por tercer año seguido en la gran final de la Euroliga.

(Foto Euroleague/Getty)

VESELY ES UNA PIEDRA EN EL CAMINO

Buscando ese equilibrio que siempre se le pide entre la excelencia exterior y la pintura. El primer ataque del Real Madrid buscó a Ayón hasta en dos ocasiones. No entró esa primera opción y pocos segundos después Fenerbahçe abrió la semifinal con una canasta interior de Luka Zoric.

Ambos equipos sabían de la importancia del arranque d epartido. Una buena puesta de escena podía quitar los nervios a unos y otros y por eso la defensa fue el focus de todos los jugadores. Todos ellos se empleaban hasta tal punto que sólo la explosividad de Sergio Llull y la potencia de Jan Vesely se colaron en las canastas de ambos equipos.

El inicio, en cualquier caso era más favorable para un Fenerbahçe que intimidaba con sus torres cerrando el aro para los grandes del Real Madrid y las penetraciones de los pequeños. Como tampoco había tiro exterior, el plan era magníficamente ejecutado hasta que Zoric se cargó con la segunda falta personal.

Poco a poco, los artistas fueron sacando la defensa ante el despliegue defensivo y si Andrew Goudelock se presentaba en el partido con un bello floater shot, Rudy Fernández y Jaycee Carroll lucían muñeca para poner tres puntos arriba a un Real Madrid al que le sentaba bien el paso de los minutos (11-8).

La presencia en el quinteto titular de Carroll había sorprendido, pero su defensa estaba controlando bien a Goudelock y si conseguía aparecer en ataque todo parecía darle la razón a Pablo Laso. Mediado el primer cuarto sólo la segunda falta personal de Felipe Reyes perturbaba el encuentro para un Real Madrid que ahora debía sufrir en el rebote.

Ello quedó patente con el mate de Vesely, aunque a continuación Sergio Rodríguez también recordó a la hinchada otomana que de tres en tres se llega más lejos que de dos en dos. Recordatorio que pillo al vuelo Bogdan Bogdanovic y respondió con otro que ponía por delante a los suyos.

El partido caminaba por el ritmo que quería el conjunto blanco y el acierto anotador y la velocidad al contraataque de Sergio Rodríguez eran grandes síntomas de concentración y efectividad ante la calidad de un rival que para nada lucía cartel de novato (18-15).

Y es que con cada falta que el Real Madrid se cargaba, Vesely hacía más grande el agujero en la zona. Cinco faltas colocaron con dos a Reyes y Slaughter y un nuevo mate del checo volador puso nuevamente a Fenerbahçe por delante obligando a Laso a pedir un tiempo muerto para buscar estrategias que paren el bloqueo directo de los turcos y a Vesely en la zona. Pero nada, abría que esperar al segundo cuarto porque el primero se cerro con una canasta sobre la bocina de un especialista como Emir Predlzic (20-21).

(Foto Euroleague/Getty)

CUANDO EL BALONCESTO SE HACE ARTE

Ante la carencia de centímetros, el Real Madrid tiró de coraje en sus pívots y Ayón recuperó el balón y corrió el contraataque en el inicio de cuarto para asistir a un Nocioni que sumó un dos más uno. El argentino daba un paso adelante ante las faltas de Reyes y ponía por delante al Real Madrid en el marcador y en sensaciones tras una asistencia a su compañero Ayón (25-21).

La cooperativa interior que formaron de inicio los dos madridistas seguía creciendo por momentos y, tras sacar Nocioni la falta en ataque de un desconocido Bjeliça, Ayón ponía la máxima diferencia en el marcador para mayor goce del público concitado (27-21).

Fenerbahçe tenía que volver a poner en pista a Vesely porque el parcial 7-0 sin él hacía mucho daño a los ojos de Obradovic. El primer ataque de los turcos buscaba a un checo que estaba sobremarcado por un Ayón que castigó el error con una bandeja tras pase de Sergio Rodríguez.

Tras el duelo de triples el partido entró en una disputa interior con las canastas de Vesely y Ayón. Los extras que llegaban a modo de triple de KC Rilvers hacía crecer la diferencia un paso más como antesala del doble dígito después de un parcial 14-2 que fue parado por un tiempo muerto (34-23).

Fenerbahçe tenía que sumar como fuera y Goudelock no esperó más para sumir más responsabilidad. Su penetración rompió la sequía turca pero no evitó romper la dinámica anotadora de un Ayón imparable en la zona (12 puntos en este cuarto y 27 de valoración al descanso). Entre Goudelock y Vesely sumaron 16 de los primeros 27 puntos de su equipo, evidenciando una clara dependencia que contrastaban con un Real Madrid donde Ayón brillaba, pero todos sumaban aportando granos al granero blanco. Los triples de Nocioni, Rivers y Maciulis así los firmaban y el Real Madrid disfrutó de 16 puntos de ventaja en pleno festival pasador de Sergio Rodríguez, el director de orquesta que suavemente entonaba una dulce melodía anotadora. 55 puntos, 18 asistencias y 0 pérdidas eran la evidencia numérica de lo visto en la primera parte.

El rostro enrojecido de Obradovic era el mejor retrato de lo que se veía en la pista y es que el cuarto triple blanco le mataba. El Chacho dejó por un momento la batuta para entonar un solo de guitarra previo al sexto triple seguido (8/13) del Real Madrid. El festival anotador del Real Madrid era orgásmico para el paladar del aficionado al baloncesto... bueno para el aficionado que no fuera de Fenerbahçe.

El carrusel triplista de Rivers (4/4) puso el listón de la ventaja del Real Madrid en los 20 puntos (53-32). La circulación de balón madridista era simplemente perfecta porque encontraba siempre a un jugador sólo. Y es que también cada triple era un clavo en al tumba de la moral turca. Las cabezas pesaban tanto como las piernas (ocho balones perdidos tampoco ayudaban para levantarlas) y Fenerbahçe estaba legitimado para coger un paraguas y protegerse del chaparrón ofensivo.

La defensa retroalimentó su ataque y los hombres de Fenerbahçe sólo sumaron en la zona hasta despedirse de un segundo cuarto nefasto para sus esperanzas y que se cerraba con un aclarador resultado: 55-35.

(Foto Euroleague/Getty)

DEL EXTASIS AL ATASCO Y VUELTA AL CAMINO

Ante lo acontecido, sólo te queda el recurso del orgullo y Bogdanovic quiso plasmarlo con su penetración inicial, pero no era ni su día ni el del resto del equipo. Todo lo que puede salir mal, lo hizo para Fenerbahçe y Sergio Llull anotó un triple justo en el momento en el que castigaban con falta a los turcos. El ataque siguiente acabaría con otro triple del Real Madrid. Rudy Fernández daba continuidad a la primera parte y ponía a su equipo con una nueva máxima ventaja nada más empezar el tercer cuarto (61-35).

Literalmente quedaban menos minutos que puntos a remontar para Fenerbahçe y eso siempre es un mal asunto, más cuando parece que nadie creía en la remontada. Y es que si alguno o creía con el triple de Goudelock, Carroll le mandaba callar con su respuesta triplista ¡Más 27 puntos!

¿Alguien recordaba a Vesely? Ni rastro de él durante muchos minutos (sumó 17 puntos en tres cuartos para acabar con 20 y seis rebotes) por más que se empeñara en recibir balones interiores. Lo único que al menos pudo sacar fue la tercera falta de un Ayón que sabía que su trabajo ya estaba realizado por más que Fenerbahçe encadenase canasta de sus tres mejores jugadores y cinco puntos seguidos de Bogdanovic bajaran la diferencia a los 18 puntos tras la primera pérdida de balón del Real Madrid en el partido.

El parcial creció hasta convertirse en un 3-14 que incomodó tanto al Real Madrid que con 67-51 obligó a Pablo Laso a cambiar el rumbo del partido mediante un tiempo muerto.

Pero el Real Madrid salió de este tiempo muerto con una falta en ataque que posibilitó a Fenerbahçe ponerse a 14 o 13 puntos. Ni lo uno ni lo otro porque Vesely falló su tiro interior sobre el propio Rudy. Lo malo es que los ataques sucesivos no cambiaron la cara al mal momento del Real Madrid y al final Fenerbahçe logró dar continuidad a su remontada. Lo hizo además sacando la quinta personal a Slaughter.

El Real Madrid necesitaba recuperar su frescura en ataque y eso se consiguió con una gran defensa colectiva que aprovechó Llull para recuperar le balón y anotar dos tiros libres que calmaran el 3-16 que finalmente encadenó su rival.

No era el camino, pero los tiros libres se aliaron con el Real Madrid mientras esperaba un mejor momento anotador. Tras Llull, visito esa línea Rivers y los madridistas estabilizaron la diferencia entre 15 y 20 puntos gracias a un nuevo triple de Sergio Rodríguez.

Era el punto de inflexión necesario para dar por cerrada la pájara del tercer cuarto. Ayón (acabó como el más valorado del partido con 30 puntos de valoración gracias a sus 18 puntos, siete rebotes y seis asistencias) volvió a aparecer y Obradovic volvió a enfadarse porque después de todo lo recorrido se veía en el mismo punto que nueve minutos antes... muy fuera de la final (76-57).

Por mucho que gritase hay cosas que no estaban en su mano. Cosas como que Nocioni apareciera de la nada para poner un soberano tapón a Goudelock y cerrar en éxtasis un período extraño pero que apenas afectó al transcurso del choque.

(Foto Euroleague/Getty)

COLOFÓN A LA ANTESALA DE UN SUEÑO

Lo que no cambió para anda es al efectividad de Rivers que empezó el último acto interpretando lo que mejor hacía, anotar. Y es que el quinto triple del americano sin fallo era la mejor noticia para alejar cualquier atisbo de nuevos sustos.

Ahora sí el partido parecía virtualmente visto para sentencia. Los jugadores corrían de in lado para otro, Fenerbahçe movía el balón y lanzaba pero como no anotaba no encontraba sentido a sus esfuerzos. Por su parte el Real Madrid ya comenzaba a gestionar esfuerzos y ataques. Le quedaba también gestionar emociones para evitar caer en provocaciones y confrontaciones que, viendo el resultado, sólo podía perjudicarle para el futuro inmediato.



El duelo enfadaba a Fenerbahçe y eso al final supuso la técnica a Bjeliça después d euna canasta del propio jugador. Era el punto y final a su decepcionante paso por la Final Four. Los 11 puntos y cinco rebotes eran fuegos artificiales porque cuando hubo partido él no estuvo.

Tras la técnica del ala pívot, llegó la antideportiva y falta técnica de Preldzic. El bochornoso espectáculo que ofrecía el equipo turco era alimentado por un Vesely que arengaba a una afición que lanzó un objeto a la pista en medio del descontrol arbitral.

Todo lo hermoso que se había vivido minutos antes ahora era algo espeso y feo hasta hartar. Ya le fue bien al Real Madrid porque el partido fue consumiéndose sin mayores complicaciones, pero empobrecía lo realizado anteriormente dejando para al videoteca un partido de 20 minutos.

Entre el berenjenal creado por la bronca turca, Goudelock apareció para ponerse a 12 puntos (84-72). Era la mínima diferencia desde la primera parte y por eso el triple posterior de Llull fue profundamente festejado. Era el 14º triple del Real Madrid en el partido igualando el récord de triples en una Final Four.

Llull siguió anotando y dejando sin efecto la eliminación de Ayón. El Real Madrid se había quedado sin pívots y eso obligó a la entrada de Ioannis Bourousis después de 36 minutos de banquillo.

Los cinco puntos seguidos de Llull fueron el epílogo del partido porque, por mucho que Goudelock siguiera sumando puntos (acabó con 26) y recortando las distancias, el resultado estaba sentenciado y el Real Madrid iba a jugar su tercera final consecutiva de la Euroliga; justo premio para el equipo que brilló en 20 minutos y tiró de oficio en los otros 20.

REAL MADRID96
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFTCFPFRVAL
4RIVERS, K.C. 21:3917-5/6 2/2 211 2 1221
5FERNANDEZ, RUDY 22:07120/2 2/6 6/6 4221 1 4511
6NOCIONI, ANDRES 26:52123/4 1/3 3/5 6511 113718
7CAMPAZZO, FACUNDO DNP - ---- - - - - - - - - - -
8MACIULIS, JONAS 06:3421/1 0/1 - 3 -2
9REYES, FELIPE 12:16 0/2 -- 51-6
13RODRIGUEZ, SERGIO 27:39131/3 3/6 2/2 7 1 1114
14AYON, GUSTAVO 26:47188/11 -2/2 74363 15530
20CARROLL, JAYCEE 12:0571/4 1/4 2/2 11 1 12
23LLULL, SERGIO 31:01122/6 2/4 2/2 211911 3216
30BOUROUSIS, IOANNIS 03:5610/1 -1/2 1
44SLAUGHTER, MARCUS 09:042--2/4 22 11 53
Total9616/3414/3022/273019112474133028110


FENERBAHCEULKER ESTAMBUL87
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFTCFPFRVAL
0GOUDELOCK, ANDREW 34:03269/11 2/6 2/4 6514 1 11429
1ZISIS, NIKOS 19:0521/4 -- 2 1 21-1
8BJELICA, NEMANJA 21:24111/4 1/2 6/8 5412141 5712
9ERDEN, SEMIH 01:36 0/1 --1 1 11
10MAHMUTOGLU, MELIH 17:026-2/4 -4311 2 7
13BOGDANOVIC, BOGDAN 35:43121/3 2/5 4/4 33 4 21 4413
15CETIN, SERHAT DNP - ---- - - - - - - - - - -
21SAVAS, OGUZ 04:202--2/2 1 1 1 13
22ZORIC, LUKA 06:2263/4 --11 11 325
24VESELY, JAN 36:54206/8 -8/10 65121 41031
25SIPAHI, KENAN 06:08 ---11 1 3 -3
55PRELDZIC, EMIR 17:2321/1 0/1 -2112 2 5 -2
Total8722/367/1822/28342591721331303098


Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos relacionados con Real Madrid C. De F.
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-