Artículo

Un Real Madrid de guerreros y titanes
Por encima de los triples de Rivers, las asistencias de los Sergio y los rebotes de Ayón y Nocioni, la semifinal del Real Madrid fue la de la actuación coral. Un equipo sin fisuras que brilló en la faceta ofensiva (igualó el récord de triples en un partido de Final Four) pero que marcó la diferencia atrás con un equipo de guerreros

Redacción, 16 may. 2015.- Los ecos del brillante triunfo del Real Madrid aún resuenan en un Barclaycard Center que despertó este sábado entre la felicidad por el espectáculo vivido este viernes y el deseo de que llegue cuanto antes la deseada final del domingo.

En las retinas de sus cristaleras todavía se pueden ver reflejos de lo que aconteció en una semifinal que fue magnífica por momentos y donde el Real Madrid ofreció todo un recital ofensivo que tuvo su máxima expresión en el segundo cuarto. “Ha sido un segundo cuarto increíble, estuvimos muy acertados en defensa, reboteando y al final Nocioni, Reyes... todos han metido los tiros que han tenido” afirmaba Jaycee Carroll tras el partido.

10 minutos de pura fantasía baloncestística y efectividad anotadora (ganó el parcial por 35 a 14) que condenó a la miseria del olvido cualquier atisbo de sorpresa ante un Fenerbahçe literalmente superado por un vendaval ofensivo (7/9 en tiros de dos, 6/8 en triples a partir de 11 asistencias) que tuvo a K.C. Rivers (4/4 en triples) y Sergio Rodríguez (2/2 en triples y 5 asistencias) a su principal ejecutor y actor intelectual respectivamente.

Pero tras las luces de estos flashes ofensivos, el Real Madrid ofreció mucho más. Demostró ser un conjunto total, capaz de destacar en todas las facetas y donde la aportación de todos sus jugadores se hizo palpable. La versión más coral del conjunto blanco es lo que realmente distinguió a uno y otro equipo.

(Foto EFE)

Lo hizo desde el principio, con la salida en el quinteto titular de Jaycee Carroll. Un jugador más dado a revolucionar partido a base de triples que a empezarlos y tirar de defensa. Pero lo hizo fantásticamente, dejando en sólo seis puntos (2/6 en tiros de campo) a Andrew Goudelock desconocido en la primera parte.

Carroll fue el perro de presa y con piernas frescas se encargó de perseguir en bloqueos indirectos y sostener las penetraciones del máximo peligro exterior del equipo turco. Al final del encuentro, Carroll destacaba el valor colectivo de un equipo que rayó la perfección por momentos. “Ha sido un esfuerzo de todo el equipo. Ha habido muchos que jugaron bien y para ganar el partido esto era lo importante”, decía.

Y si difícil parecía la misión del norteamericano, a Andrés Nocioni le quedaba un reto aún mayor. Ya con el partido iniciado, el alero debía de salir para cubrir la baja de un Felipe Reyes acuciado por la celeridad de las faltas, y lo hacía con la tarea de incomodar a Nemanja Bjeliça, el MVP de la competición.

¡Y vaya si lo hizo! El jugador serbio se fue al descanso con cinco puntos y capturando un único rebote. La situación le superó y en el fragor de la batalla con su ex compañero, Bjeliça acabó perdiendo los papeles y siendo eliminado por faltas y con una técnica motivada por la desquiciante defensa de Nocioni.

“Son cosas que hay que hacer para ganar y a mí me gusta ganar, me gusta competir y , a veces, uno saca el orgullo que tiene dentro, el corazón. A veces uno se sorprende de las cosas que hace a una edad cuando ya piensa que no lo puede hacer”, señalaba tras el partido un jugador que, pese a ser rival ayer ensalzaba el valor de su oponente. “Nemanja es un gran jugador y traté de defenderle lo mejor posible como hice con los jugadores más importantes en los partios importantes”, añade. Él no tuvo una de sus mejores noches, pero tiene un talento increíble” apostilla.

Nocioni reconoció tras la batalla que el objetivo parar pararle pasaba por “tratar de que no le llegara el balón; cuando a él le llega el balón y tiene la cancha abierta puede penetrar, puede tirar...” anoche ni lo uno ni lo otro por que se fue al descanso con sólo dos lanzamientos a canastas. Prueba fehaciente de la exitosa defensa del argentino.

Y con los dos puntales ofensivos del rival parado, faltaba que emergiera la figura del Gustavo Ayón. El mexicano logró frente a Fenerbahçe sus topes en anotación (18), asistencias (6) y valoración (30) en Euroliga esta temporada.

Fue el partido más completo del pívot esta temporada (su máxima anotación en Liga Endesa también son 18 puntos) y da continuidad al momento más dulce de su temporada con grandes partidos en Liga Endesa frente a Río Natura Monbus (18 puntos y ocho rebotes) y MoraBanc Andorra (14 puntos y nueve rebotes). “Estoy muy contento porque es uno de mis mejores partidos desde que llegué aquí y ha sido en el momento más importante. Estoy contento por el partido que he hecho, pero lo importante es que el equipo ha ganado”.

Ayón y Nocioni formaron una cooperativa interior que dinamitó el encuentro en el segundo cuarto para sumar entre los dos 18 puntos, siete rebotes y cuatro asistencias (34 de valoración en ese período) para silenciar la portentosa actuación que estaba completando Jan Vesely en el otro aro.

El pívot mexicano se sumaba al discurso final del encuentro y ensalzaba el valor coral del equipo en la victoria. “Todos los jugadores hicieron un grandísimo papel y eso es lo importante, lo que hace el equipo y no lo que hace un único jugador”, decía añadiendo que la clave había estado en el equilibrio entre la defensa y el acierto triplista. “Hemos jugado un partido muy, muy duro. Hicimos bastante trabajo defensivo y estuvimos muy acertados desde la línea de tres y eso es lo que nos ha dado la victoria”, aseguró.

(Foto EFE)

A estas horas del sábado, el Real Madrid vive el reposo del guerrero. En la antesala de la batalla final, se recupera de las heridas de la batalla frente a Fenerbahçe, mientras diseña la estrategia para un último asalto a la Euroliga. Será un triunfo redentor para Carroll y la culminación a las carreras de Nocioni y Ayón.

Yo estoy puro, yo no perdí ninguna así que veremos qué pasa” decía con una sonrisa el pletórico Andrés Nocioni a la par que adelantaba que “va a ser una final difícil, competitiva. De Olympiacos ya no hay más nada que hablar. Es un equipo que le pisas la cabeza, una, dos, tres veces... y se vuelve a levantar”.

Un equipo orgulloso donde destaca por encima de todas la figura de un Vassilis Spanoulis que agrandó su leyenda tras el partido contra CSKA Moscú. “Lo que ha hecho Spanoulis es increíble, ese jugador es increíble. Veremos qué nos dice el entrenador, pero esperemos que nos salgan las cosas bien para poder pararle”, comentó Ayón.

Eso se verá este domingo, cuando el campo de batalla se vuelva a engalanar para recibir a un equipo que sabe poner el arte para dibujar sobre blancos lienzos auténticas obras de arte baloncestísticas, pero que también sabe bajar a la tierra y ensuciarse con pinturas de guerra para no desfallecer en la consecución de su más deseado anhelo deportivo.

ACB.COM

Últimos artículos relacionados con Real Madrid C. De F.
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-